Volumen de los bonos venezolanos cae 70% desde inicios de año

Por Alejandro Guilarte (@Rendivalores).- Los bonos venezolanos alcanzaron su menor nivel de volatilidad desde que empezó el año, disminuyendo 70%. La causa principal de esto es la incertidumbre con los compromisos de deuda pendientes, y la falta de información sobre la renegociación de la deuda. A su vez, y debido a los últimos eventos, agencias como S&P redujeron la nota crediticia de PDVSA, llevándola a “D” lo que representa default.


Por Alejandro Guilarte (@Rendivalores).- Los bonos venezolanos han tenido un comportamiento bastante irregular durante el último mes, esto acompañado de una profunda caída en el volumen de operaciones, sobre todo de los títulos PDVSA. Con 5 jornadas consecutivas de caídas para los bonos, cada día se observa más cautela o miedo de los inversionistas hacia los títulos valores venezolanos.

Al observar los datos estimados por Trace, en lo que a volumen de operaciones se refiere, vemos como una caída profunda al compararlo con sus niveles históricos. La caída desde inicios del año ha sido mayor al 70%, lo que responde al default técnico en el que se encuentran los títulos de deuda venezolana. Lógicamente, los tenedores no quieren vender sus bonos porque, de buena o mala manera, las autoridades se han mantenido honrando sus compromisos, además que tendrían que hacerlo a un precio bastante inferior al que los adquirieron, y los compradores no arriesgan sabiendo que aún existe una gran cantidad de cupones por honrar, al igual que el default técnico podría pasar a ser completo.

El volumen de operaciones comenzó a caer el 13 de noviembre, cuando el presidente Nicolás Maduro invitó a los inversionistas a reunirse con sus principales funcionarios, algunos de los cuales están sancionados por Estados Unidos, para renegociar la deuda. La reunión, a la que asistieron pocos, duró unos 30 minutos y no pudo aclarar las intenciones del Gobierno. Desde entonces, las calificaciones de PDVSA y de la deuda soberana se han reducido a default selectivo ya que los períodos de gracia de 30 días se vencieron para varios pagos de intereses atrasados en sus bonos.

En la jornada del martes, Standard & Poor’s (S&P) disminuyó la nota crediticia de PDVSA a “D”, lo que representa default, por el atraso en el pago de intereses del PDVSA17n, título que venció hace un mes, pero cuyos acreedores nunca recibieron el pago final del cupón.

La mayor parte de la deuda de la estatal petrolera cotiza actualmente en un rango entre 20 y 30 centavos por dólar invertido, y se valoran por el mercado como “bonos basura”, de un alto rendimiento por el altísimo riesgo en el que se encuentran.