konzapata.com

Enrique Márquez: Buscamos un CNE ajustado a la Constitución (I)

viernes 15 de diciembre de 2017, 15:35h
Por Ascensión Reyes R. @ascer19.- El diputado de Un Nuevo Tiempo admitió que la propuesta de la oposión es que el Poder Electoral esté integrado por dos rectores propuestos por el oficialismo, dos por la oposición y el quinto se escoja de común acuerdo. La idea es lograr el equilibrio en el organismo comicial.
Enrique Márquez: Buscamos un CNE ajustado a la Constitución (I)
Ampliar

Por Ascensión Reyes R. @ascer19.- En menos de un mes el presidente de Un Nuevo Tiempo (UNT) y diputado Enrique Márquez podría ser el nuevo presidente de la Asamblea Nacional. Es el nombre que más suena dentro de su partido para ocupar ese cargo que se elige el 5 de enero, cuando el Poder legislativo instala su primer período ordinario anual.



Enrique Márquez, diputado y presidente del partido Un Nuevo Tiempo (UNT).

De mantenerse el acuerdo dentro de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de 2015, cuando se decidió que el primer año la máxima autoridad parlamentaria recaería en la figura de un adeco y a saber, fue Henry Ramos Allup, el segundo año, para Primero Justicia con Julio Borges, en este tercer año del periodo constitucional del Poder Legislativo corresponde a UNT, como tercera fuerza más importante dentro de la Asamblea Nacional.

Márquez con modestia y diplomacia no descarta ni admite su posible designación. Argumenta que en su partido en los próximos días hará el anuncio y destacó que en la fracción hay muy buenos parlamentarios para ocupar la presidencia del Poder Legislativo.

A pocas horas de sentarse de nuevo en la mesa de negociación con el Gobierno se mostró un tanto optimista de que se llegue a un acuerdo o por lo menos a un preacuerdo, que ayude al país a salir de la crisis económica, social y política que atraviesa.

No descartó que de darse un acuerdo en República Dominicana que contemple las elecciones presidenciales transparentes, la ayuda humanitaria, el nuevo CNE y el respeto a la Asamblea Nacional, esta de manera institucional ayude al Gobierno a que le levanten las sanciones que tienen que ver con el bloqueo del financiamiento externo.

-¿Qué esperan de la reunión del 15 de diciembre en el proceso de negociación con el Gobierno? Jorge Rodríguez, ministro de Información y principal vocero gubernamental, afirmó que están próximos a un acuerdo.

-Sí… correcto. Precisamente este viernes 15 de diciembre en República Dominicana se reinstala la mesa de conversaciones, que como sabemos tiene la particularidad en esta oportunidad de que cuenta con respaldo y participación de seis países que han enviado sus cancilleres. Es una mesa de negociación con mucho apoyo internacional. Efectivamente, la última vez se avanzó en la discusión de importantísimos temas. Ya hemos informado que son seis temas y esperamos que en esta reunión podamos avanzar ojala aún más en la construcción de un preacuerdo o acuerdo en cada uno de estos puntos. Como se sabe tales puntos van desde la activación de una solución a la crisis económica y humanitaria que hay en Venezuela, pasando por la convocatoria transparente a un proceso presidencial el año que viene con un Consejo Nacional Electoral ajustado a la Constitución. Luego, la libertad de los presos políticos y el respeto institucional a la Asamblea Nacional. Y el Gobierno, ha mostrado su interés en que la Oposición lo acompañe, una vez cumplido un acuerdo, a la suspensión de sanciones internacionales y a una coexistencia con la Asamblea Nacional Constituyente.

-Pero ¿están cerca de un acuerdo?

-Yo percibo que sí, porque Venezuela ya no aguanta más. Sí hay la necesidad de un acuerdo, no es la necesidad del Gobierno o la necesidad de la Oposición, sino que es un grito del pueblo venezolano que requiere que la clase política encuentre un sendero común y un mínimo entendimiento, y de esa manera poder construir las condiciones no sólo para la recuperación económica del país, sino para poder visualizar un camino de esperanza, tranquilidad, de estabilidad política y social en Venezuela.

-Se tiene entendido que el punto de honor para la Oposición es un nuevo CNE que esté integrado por dos rectores propuestos por el oficialismo, dos por la Oposición, y el quinto de común acuerdo.

-Hemos hablado de un CNE apegado a la Constitución. ¿Cuál es el origen del conflicto que tenemos? El origen del conflicto es que por la acción política del Gobierno dejó de imperar la Constitución y se impuso una interpretación a través del Tribunal Supremo de Justicia, con lo cual se cercenaron las posibilidades de que la Asamblea Nacional cumpliera con sus responsabilidades. La designación del CNE es una atribución del Parlamento. No estamos pidiendo si no que se restituya esta atribución y que fruto de un acuerdo político se tenga un árbitro electoral que le dé confianza a Venezuela, que genere el cumplimiento estricto de la Ley Electoral, genere el cumplimiento estricto de la carta magna y con esto avanzar. Eso debe ser un cuerpo electoral imparcial. Eso significa que debe haber una ponderación de la participación política de sus rectotes y debemos tener, como efectivamente lo hemos dicho, un CNE estructurado: Dos, dos y uno. Siendo el uno un rector que pueda darle confianza a ambas partes, y de esta manera generar un equilibrio. Ese equilibrio es esencial en Venezuela. Ahora, ¿hay fórmulas para lograr esto? Si las hay. Están dentro, primero en el respeto a las atribuciones de la Asamblea Nacional, y segundo en un acuerdo político para que las elecciones presidenciales  puedan realizarse de una manera mucho más armónica y menos atropellada. No es posible que el actual CNE haya convocado a la carrera de la manera como lo hizo las elecciones para gobernadores, y luego las de alcaldes, generando un rompimiento completo tanto de la Constitución como de las leyes. Exigimos que esto cese y la única manera de hacerlo es a través de un Poder Electoral equilibrado.



“Sí hay la necesidad de un acuerdo (…) que requiere que la clase política encuentre un sendero común y un mínimo entendimiento”.

-Algunos voceros del Gobierno luego de la primera reunión en República Dominicana han señalado que no van a aceptar la ayuda humanitaria. ¿En qué puntos estarían dispuestos a ceder en aras de logar un acuerdo? Si no les dan el CNE y la ayuda humanitaria, ¿estarían dispuestos a firmar ese acuerdo?

-Eso es algo muy difícil de responder porque eso forma parte de la estrategia de negociación. Será en la mesa de conversaciones en la que veremos cuál es la intención del Gobierno. El tema humanitario es muy importante. Lo hemos llamado emergencia económica o humanitaria. La verdad es que el pueblo venezolano está sometido a una condición de vida sumamente precaria: Escasez de alimentos, de medicamentos, una inflación que es la mayor del planeta, un sistema cambiario que es sinvergüenza, porque privilegia precisamente los negocios turbios por sobre la estabilidad de la moneda. Se trata de que el Gobierno entienda que el pueblo no puede pagar los platos rotos del modelo económico fracasado como el que impera en Venezuela, y que se generen mecanismos de emergencia para subsanarlos. Estos mecanismos de emergencia incluyen: Ayuda humanitaria. Eso puede ser visto como la participación del sector no gubernamental nacional e internacional ayudando a través de diferentes organizaciones a Venezuela. Puede ser la figura de obtención de créditos internacionales para que el propio Estado pueda proveer lo necesario en relación con medicinas y alimentos. Puede ser visto de muchas maneras y están en la mesa propuestas interesantes que pueden llegar a un punto medio para este elemento, que el Gobierno ha rechazado públicamente. Lo que sí está claro es que cuando el Gobierno habla que no va a aceptar ayuda humanitaria, quien sufre es el pueblo. El resultado de estas conversaciones en materia económica y humanitaria no es para beneficiar a un sector político en particular, sino para el pueblo. Ojala que fruto de estas negociaciones el Gobierno entendiera que tiene que ajustar la economía y acabar con el control cambiario que ha traído problemas a la producción, y abatir la inflación a través de una política monetaria más responsable. Que debe generar una política fiscal que no sea de financiamiento al déficit. Es decir, que hay una cantidad de correcciones que el Gobierno pudiera aprovechar este marco de conversaciones para lograrlo, y además de la atención inmediata de la emergencia económica y social que tiene Venezuela.

-Sin embargo, la Oposición prácticamente no puede complacer al Gobierno porque no puede eliminar las sanciones.

-Exactamente… Le hemos dicho al Gobierno que analice bien el terma de las sanciones porque no han sido generadas por la Oposición. Hay una diatriba pública en relación con si la Oposición ha pedido la sanciones o no. Lo  que ha hecho la Oposición desde la Asamblea Nacional es decirle al mundo que cualquier endeudamiento generado por el Gobierno sin pasar por el Parlamento es ilegal. El mundo, no es un solo país, ha sido Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá y el Cono Sur quienes han interpretado que el Gobierno no puede endeudarse sin pasar por la Asamblea Nacional, y han generado un esquema en el cual han detenido las operaciones de crédito público por parte del Estado. Eso es lo que ha ocurrido. Ahora, ¿qué tiene que hacer el Gobierno para que esto vuelva a su carril? Tiene que respetar a la Asamblea Nacional. Si el Gobierno acepta volver a la Constitución, es decir, buscar un equilibrio institucional la propia Asamblea generaría los esquemas que permitan recuperar las posibilidades de que el Estado venezolano tenga acceso a todos las facilidades de endeudamiento, créditos, etc. porque lo que es verdad  que el país no puede continuar endeudándose, ni utilizando el poder del Ejecutivo para empujar créditos públicos y contratos de interés nacional sin el aval del Parlamento. Ahí está el quid del asunto. Si en estas conversaciones, como espero que sea, sale el respeto al Poder Legislativo, además la convocatoria a unas elecciones transparentes, entonces, estoy seguro, que la Oposición no tendría inconveniente en acompañar institucionalmente al Ejecutivo a que esta situación generada por las sanciones contra Venezuela que tengan que ver con el endeudamiento y el crédito público pueda ser subsanada.

KonZapata