konzapata.com

Héctor Navarro: ¿Por qué la Asamblea Nacional no ha investigado lo que pasa en el Arco Minero? (I)

martes 09 de enero de 2018, 13:00h
Por Alejandro Ramírez Moró[email protected] Oro,diamante, coltán y torio. La reserva de agua más grande e importante del planeta. Se trata del Arco Minero del Orinoco, donde –a esta hora- tiene lugar un ecocidio sin parangón. Las consecuencias pueden navegar incluso hasta Europa. Más de 150 firmas, entre nativas y multinacionales, hacen parte del lamentable banquete. “Yo conversé con De Grazia y Andrés Velásquez. Nos reunimos una tarde, y yo les pregunté qué estaba pasando. Velásquez me dijo que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en su conjunto, estaba de acuerdo con la explotación del Arco Minero”.
Por Alejandro Ramírez Moró[email protected] Para ser muy exactos: 111.843 kilómetros componen el Arco Minero del Orinoco. Acá yacen nuestras reservas minerales más preciosas, y se trata de uno de los reservorios más descollantes de todo el orbe. Es también la reserva de agua más relevante de la Tierra. En febrero de 2016, y ante la abrupta caída de los precios del petróleo, el presidente Nicolás Maduro decretó estas vastas extensiones “Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco”.

Héctor Navarro, ex ministro de Energía Eléctrica.

Pero parece que allí se mueven aguas muy turbias. El mismo Hugo Chávez lo alertó: no había que tocar esta zona hasta no disponer de la más adecuada tecnología. A rey muerto, rey puesto: Maduro –denuncia Héctor Navarro, ex ministro de Chávez- es el mayor culpable de este ecocidio sin parangón. Le pasó por encima a los criterios del comandante eterno. Maduro y varias fichas de su entorno cercano, en el Alto Gobierno. Se usa cianuro a esta hora, y las consecuencias pueden ser incalculables.

-El Arco Minero tiene casi 12.000 kilómetros cuadrados…

-Si tú buscas los territorios de las diversas naciones en el mundo, el Arco Minero es más grande que la mitad de los países que están en la ONU. Incluso más grande que Cuba. También Bélgica y Holanda son territorios más pequeños que todo lo que fue decretado como Arco Minero del Orinoco. Ocupa una parte importante de los estados Bolívar y Amazonas, los cuales comprenden más de la mitad del territorio venezolano. El Arco Minero, en sí, corresponde a 12% del territorio de nuestro país. 

-¿Tiene lugar un ecocidio sin parangón?

-Sí. Es un ecocidio sin parangón. Pero hay antecedentes en el mundo. Esto ocurre por la forma de explotación. Estas no son minas convencionales. ¿Qué es lo que pasa? Empecemos por el oro, que es uno de sus atractivos. El oro está distribuido en la arena. Uno agarra un puñado de arena, y allí hay oro disperso. A lo largo de los casi 12.000 kilómetros referidos.  Las concentraciones son tales, que hace 50 años no era apetecible, porque no había la tecnología, había que mover cantidades ingentes de tierra. Era demasiado complicado. Pero hoy en día sí existe la tecnología para esto.

-Cuando usted compareció en 2016 ante la Comisión de Energía de la Asamblea Nacional (AN) dijo que el presidente Chávez le comentó en algún momento que él no estaba seguro de tocar el Arco Minero hasta no tener la tecnología apropiada. ¿Qué pensaba Hugo Chávez de esto?

-Eso fue durante una visita que hicimos a los Carbones del Guasare. Fuimos allá a reactivar las minas del Guasare, las cuales son muy parecidas a las del Arco Minero: los minerales a explotar están en la superficie, pero con mucha más concentración; de otro modo no sería rentable. Cuando íbamos en camino, primero en el avión y luego en el helicóptero, Chávez estaba muy silencioso, lo cual no era usual en él. Llegamos allá y había una tarima. Todo comenzó con la voladura. Luego vino el discurso del presidente, que fue muy corto, lo cual tampoco era muy usual en Chávez.  Comencé a preguntarme si Chávez estaba enfermo, o se sentía mal. Cuando nos montamos de regreso en el avión Falcon –que lleva muy pocos pasajeros-, me tocó sentarme frente a él, y entonces me dice: “Héctor, Guasare es una gran riqueza, como el Arco Minero. Pero la tecnología que acabamos de ver va a destruir el ambiente. ¿No será que tenemos que dejar esta riqueza enorme para las próximas generaciones, cuando existan tecnologías amigables?”. Ese comentario se lo hizo después también a Ana Elisa Osorio. Pero ya hablando concretamente del Arco Minero.

-Ahora bien, usted dice que el ecocidio que a esta hora tiene lugar no tiene parangón, pero sí precedentes. ¿Cuáles son?

-En Canadá y Brasil. Precedentes muy recientes. Incluso en Estados Unidos han tenido que cerrar minas como estás, por la presión social.

-O sea que es una tendencia, tal vez para suplir las carencias del mercado petrolero con minerales…

-Claro, eso viene del petróleo. Pero, ¿qué es lo que pasa? Que esta minería, la cual se llama “Minas a cielo abierto”, rompe la tierra. Tienen que talar todo, quitan la capa vegetal en vastas extensiones, y empiezan a sacar grandes volúmenes de tierra para mezclarla con cianuro.

-¿Y con mercurio?

-No. Con mercurio ya no. Hace dos años, cuando comenzó con estos anuncios, Nicolás Maduro prohibió el uso de mercurio. El problema es que es más rentable usar cianuro que mercurio. No porque sea menos venenoso. Ambos matan igual, pero el mercurio tarda más, es acumulativo.

-¿Esas son las dos únicas sustancias que se pueden emplear?

-No, pero son las dos más rentables.

-¿Cuánto dinero puede implicar la riqueza mineral contenida en el Arco Minero?

-Solamente de oro hay 8.000 toneladas. Saca la cuenta… 

Los capitales en juego

Navarro fue ministro de Educación, Cultura y Deporte en el primer gabinete de Chávez (1999). El 24 de junio de 2014 el PSUV lo suspende y pasa al banquillo de su tribunal disciplinario, por defender a Jorge Giordani, titular de Planificación en ese primer equipo de gobierno de Chávez, y que se iba, con críticas de por medio, del Ejecutivo de Maduro. Fue ministro de Energía Eléctrica hasta abril de 2013. También fue presidente de la Comisión de Contraloría de la AN bajo el mandato de Diosdado Cabello.

-¿Qué papel está jugando acá la empresa Gold Reserve?

-Es una empresa que había sido sacada. Ana Elisa Osorio, siendo ministra de Ambiente, le suspendió las concesiones por daños ambientales en lo que hoy es el Arco Minero. Eso fue una suspensión, pero luego Chávez toma la decisión de quitarles la concesión y sacarlos del todo. Entonces, ellos demandan a la República ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial. Ese es el litigio que hay.

-Que se resolvió y ahora Maduro los vuelve a meter en el Arco Minero…

-Sí. Maduro lo resuelve devolviéndole las concesiones.

-Y, a parte de Gold Reserve, se habla de más de 150 empresas entre nativas y multinacionales, que no se han certificado todas debidamente ante los organismos correspondientes…

-Las empresas canadienses Gold Reserve y Crystallex, entre otras multinacionales. Oswaldo Cisneros está metido hasta el cuello con concesiones en el Arco Minero.

-¿Usted garantiza que Oswaldo Cisneros tiene negocios en el Arco Minero? 

-Con respecto a Oswaldo Cisneros, él ha aparecido en actos formales con Nicolás Maduro relacionados tanto con concesiones en el Arco Minero, como en empresas mixtas de la Faja del Orinoco. Incluso en una de esas actividades aparecía con collarín por algún problema de cervical.

-¿Qué papel tiene acá la Asamblea Nacional? 

-¿Tú no te has fijado que la AN no ha dicho que no formalmente al Arco Minero? ¿A las concesiones?

-Pero el diputado Américo De Grazia ha sido un duro crítico… 

-Yo conversé con De Grazia y Andrés Velásquez. Nos reunimos una tarde, y yo les pregunté qué estaba pasando. Velásquez me dijo que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en su conjunto, estaba de acuerdo con la explotación del Arco Minero. Por eso es que en la AN no se toma ninguna decisión. Las concesiones –que deben pasar por la AN- que se han entregado allá, y todo el Decreto Arco Minero del Orinoco (Gaceta Oficial N° 40.855), son violatorios de la Ley Orgánica del Ambiente. Una de las motivaciones para que se creara la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) era legalizar lo que ya estaba hecho en esta materia.

-Se dice que hay mafias, pranato, crimen organizado. ¿Usted qué sabe?

-Allí hay de todo. Ahí siempre ha existido la pequeña minería, desde la Colonia. Después empezaron los Garimpeiros, y se arranca la destrucción de grandes zonas. Estos están usando la minería a cielo abierto, o sea, mangueras de alta presión, y agarran todo ese material para mezclarlo con mercurio, se forma una amalgama, y eso es lo que aprovechan. Es algo altamente contaminante. 

-Del 1 al 10, ¿qué tan grave -en términos de medio ambiente- es lo que pasa allá abajo?

-La gravedad de esto no está en el presente, sino en sus consecuencias a futuro. Todos estos contaminantes son arrastrados por los ríos, la mayor parte cae al Río Caroní, al Caura, etcétera, afluentes del Río Orinoco, lo cual va contaminando a este último y a sus desembocaduras. Esto va a acabar con la ecología de toda la zona. Eso es en cuanto a la contaminación, propiamente dicha. Pero, más allá de la contaminación, está la devastación del territorio, lo cual va a producir que los regímenes ambientales de la zona, es decir, lluvias y sequías, van a modificarse. Se van a producir grandes sequías en esa zona. Hay un estudio reciente de La Universidad del Zulia (LUZ), en el cual se establece que dichas sequías van a modificar los regímenes de lluvias, y hay unas corrientes en el Hemisferio Sur que se mueven de Este a Oeste. Pasan por allí, por todos los humedales, tanto en Venezuela como en Brasil, arrastran humedad, producen lluvias en Venezuela y Centroamérica, y esa corriente (llamada La Corriente del Golfo) sube para producir lluvias en Estados Unidos también, y terminan en Europa. Especialmente en Europa Occidental. Estamos hablando de países como Inglaterra, Francia o España. Para explotar el Arco Minero no hay alternativa: tienen que acabar con la vegetación. Y allí no va a nacer vegetación más nunca. A lo mejor, dentro de tres mil o cuatro mil años.

KonZapata