konzapata.com

A qué fue el general Vladimir Padrino López a Rusia

jueves 05 de abril de 2018, 10:00h
Por Redacción @konzapata.- En Rusia ironizan con un “por fin”. Que por fin, en 2019,  se  producirán fusiles Kalashnikov en la planta de Venezuela, un sueño que Hugo Chávez no vio realizado. Pero hay mucho más en el viaje.
Por Redacción @konzapata.- El general Vladimir Padrino López está en Rusia. Por fin. El tan ansiado viaje. Después de tantas promesas de Nicolás Maduro. El “por fin” viene al caso pues remite a una Fuerza Armada que llegó a manejar presupuestos milmillonarios en dólares y ahora, calculan expertos, ni supera los 70 millones de dólares al año.

Vladimir Padrino López, Ministro de la Defensa.

Algo había que anunciar en el viaje. Por lo pronto, la fecha en la que, por fin, otra vez  el por fin, habrá producción de fusiles Kalashnikov en la planta que se levanta en el estado Aragua. Una planta producto de un acuerdo firmado en 2006 entre Hugo Chávez y Vladimir Putin. La planta se paralizó porque Rusia detectó hechos de corrupción por 14 millones de dólares. Pero Rusia sí  investigó y castigó a los responsables. La prensa Rusia, en particular Sputnik, tituló la información también  con un  “por fin”. Por fin la planta en Venezuela producirá fusiles. Será en 2019.

Aquello es lo público. Y lo que no se anuncia se conjetura:  Y esto es que el refinanciamiento de la  deuda con Moscú para la compra de armas debe estar a punto de cerrarse luego de un año de proceso.  Ya el año pasado se había convenido el retraso del pago de 500 millones de dólares para 2019 y 2020. La deuda proviene de atrás, y en 2015 se registraron los primeros atrasos. Había 2.200 millones  de dólares que  Caracas debía pagar a Moscú en 2017. Y eso es lo que entró en proceso.

Por ahora, se informa lo que puede ser informado. Que el ministro fue a participar a la VII Conferencia Internacional de Seguridad, y de paso declaró que “más allá de la intención de seguir comprando armas es sentar bases muy sólidas en todos los ámbitos, en el económico, en el político, en lo social, en lo industrial, en lo agroproductivo, lo alimentario, y por supuesto, en el tema militar”

Un plan ambicioso para ser anunciado por el ministro de la Defensa. Pero Padrino López sabe a quién le habla. U mensaje con destino para el Palacio de Miraflores. Como un actor político de primera línea, el general Padrino expresa: “Percibo que la cooperación entre Rusia y Venezuela se está profundizando cada día más. Hemos recibido el respaldo del presidente Putin ante las agresiones que recibe constantemente Venezuela, y nosotros hemos hecho lo propio ante las agresiones que constantemente está recibiendo la Federación Rusa”.

Y entonces aquí viene la otra noticia. La fábrica de fusiles Kalashnikov. Sputnik abre con este titular: “Anuncian la fecha en la que Venezuela producirá por fin fusiles Kalashnikov”. Hay que fijarse en el “por fin”. La nota explica: “La planta de fusiles de asalto AK-103 empezará a funcionar en 2019, declaró a los medios el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, tras las negociaciones con su homólogo ruso, Serguéi Shoigú”, apuntan en Moscú. Según subrayó el militar, "la fábrica empezará su trabajo antes de finales del año que viene". También agregó que "los trabajos de construcción están en marcha" y que "la planta es de importancia estratégica para la independencia de Venezuela y sus Fuerzas Armadas".

Los detalles vienen después, los detalles del atraso de la planta con la que soñaba Hugo Chávez y no vio en vida: “La construcción de la fábrica fue suspendida en 2014, después de que la Fiscalía de Rusia descubriera que en 2010 y 2011 fueron malversados alrededor de 14 millones de dólares del fondo destinado a la obra. No obstante, en abril de 2016, la construcción se reanudó. La fábrica de Kalashnikov es producto de un acuerdo de venta de armas y cooperación militar firmado por Vladímir Putin y Hugo Chávez en 2006. El fusil de asalto AK-103 es una versión modernizada del Kalashnikov AK-74. Este rifle usa cartuchos de 7,62 mm, pesa 3,6 kilogramos, tiene capacidad para 30 balas y una cadencia de tiro de 600 disparos por minuto”.

KonZapata