konzapata.com

La operación poder de Nicolás Maduro lo destruye todo

miércoles 04 de abril de 2018, 10:00h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Crecen las alarmas por lo que ocurre en Guayana con el Arco Minero. Explotación desmedida. El arrase de la naturaleza. Todo por obtener ingresos que ayuden a Nicolás Maduro y al grupo que lo apoya a sostenerse en el poder. Fue lo mismo con Hugo Chávez. Historia repetida de la destrucción de PDVSA.
La operación poder de Nicolás Maduro lo destruye todo
Ampliar
Arrasan con todo. Lo que ocurre en Guayana es el ejemplo patente de la voracidad. No importa el ecosistema. No importa la naturaleza. Y recordar que entre las propuestas de la ANC estaba la protección del planeta. Y el chavismo se ha llenado la boca señalando que el capitalismo lo destruye todo. Dicho esto hay que pasar al punto. La explotación minera, tal y como se ejecuta, es la prueba de un régimen dispuesto a cualquier operación para sostenerse en el poder. Comenzó con PDVSA. La PDVSA destruida de hoy. De Guayana sale el oro que aporta una cuota de ingresos que sostiene al régimen. Se calculan entre 70 y 80 millones de dólares mensuales. Pero a qué costo. El costo de la propia destrucción de PDVSA y de las empresas básicas, y de la Cantv, y de La Electricidad de Caracas, y de Dianca, y las compañías que fueron estatizadas en los tiempos de Hugo Chávez. No hay nada que quede pie. Quien vea desde el aire lo que ocurre en Guayana podrá darse una idea de la magnitud del problema, de la magnitud de la destrucción. Pero del Palacio de Miraflores solo se escucha la orden de seguir adelante. Todo por el poder.

Luis Miquilena

Por estos días, un banquero recordaba el testimonio de un ex alto ejecutivo de PDVSA que participó en una comisión que informó al candidato electo, 1998, Hugo Chávez de la situación de la petrolera, de lo que era la corporación, y de los planes futuros. El ejecutivo le dijo al banquero:

-Vende todo. Vende el banco y todo lo que tengas.

-¿Y por qué?

-Este hombre tiene en mente ponerle la mano a PDVSA para un proyecto de poder peligroso.

-¿Y cómo lo sabes?

-Por las preguntas que hizo.

El petrolero aplicó intuición y lógica. Y cuando al banquero se le presentó la oportunidad de vender, y no porque estaba siguiendo las instrucciones de su amigo, sino porque el negocio tocó a la puerta, fue y le consultó a Luis Miquilena. ¿Y qué le dijo este?

-Vende. No lo dudes. Este no es el mismo Chávez. Este es otro.

Esta historia se repite. Por la voracidad con que se ejecuta la explotación minera. Por la manera con que Nicolás Maduro y el grupo que lo apoya vienen marcando el rumbo del país sin importarles las consecuencias. Por la naturaleza del control que ejercen sobre la Fuerza Armada, destruyéndola también. Por los aliados internacionales a los que se recuestan con el fin de garantizarse suministros claves para el proyecto de poder. Por ejemplo, han logrado que Turquía sea ahora el país de donde llegue buena parte de los alimentos para las bolsas Clap. Resisten, dijo hace unos meses una fuente que se involucró en las mesas de negociación de República Dominicana. Actúan como vietnamitas, desde una trinchera. Y si tienen que arrasar con lo que queda de riqueza del país para sostenerse, lo harán. Y aquí cabe el otro ejemplo. La deuda comercial que dejaron de pagar. El retraso en el pago de los bonos. Lo impensable también llegó. Pasaron de buenos a malos pagadores. Pero se acostumbraron. Como se acostumbra el mala paga a no pagar. Pero los que están en el poder no pagan por una estrategia de poder. Mientras, el país se cae a pedazos.

Cuando el país mire hacia el Sur, la explotación del llamado Arco Minero, que apenas comienza, será la prueba de una gran catástrofe.

KonZapata