konzapata.com

Dr. Arnoldo Gabaldón: El chavismo colapsó hace tiempo

miércoles 01 de agosto de 2018, 17:00h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Exministro de Ambiente, expresidente de la Copre. El Dr. Arnoldo Gabaldón cree posible un golpe de Estado promovido desde el propio chavismo. “Pueden producirlo los propios chavistas. Un golpe de este tipo comenzaría por exonerar a Maduro”.
Dr. Arnoldo Gabaldón: El chavismo colapsó hace tiempo
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.-  El Dr. Arnoldo Gabaldón es de los venezolanos que puede mostrar una hoja de vida y profesional impecable. Ministro en el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, fue actor y testigo de grandes transformaciones. Estuvo los 5 años con CAP. Primero en el Ministerio de Obras Públicas y luego en el Ministerio del Ambiente, en el que nadie le discute credenciales ni los avances que experimentó el país durante su gestión. Cuando se dice que estuvo los 5 años con CAP no es cualquier cosa. Solo otro ministro presenta ese récord, Valentín Hernández, en la cartera de Energía y Minas, el hombre de la nacionalización del petróleo. Y es importante señalar que otro Arnoldo Gabaldón, el padre de este que hoy conversa con KonZapata, también fue ministro de Sanidad, pero con Rómulo Betancourt, y ostenta el récord de ser el único de aquellos gabinetes del primer periodo de la democracia, en haber permanecido en el cargo también por 5 años. Y con Betancourt. Este Gabaldón también estuvo 5 años en la Copre. La Comisión para la Reforma del Estado. Cinco años en el periodo de Jaime Lusinchi, observando al Estado, el poder económico, la sociedad, la política, los partidos, desde adentro. En consecuencia, el Dr. Arnoldo Gabaldón tiene argumentos para hablar de un tema delicado. El fracaso de la sociedad venezolana.      



-Nos hemos encontrado con unas declaraciones del banquero Pedro Tinoco en las que señala que a Salvador Allende no había que tumbarlo sino esperar a que el modelo fracasara de manera que la gente se percatara de lo que es el socialismo: represión, hambre y miseria. La declaración cobra vigencia en Venezuela. El modelo chavista presenta síntomas peores de lo que era el Chile de Allende. Pero sigue en el poder. ¿O es que acaso el modelo chavista no ha llegado al fracaso total?

-Desde hace tiempo el chavismo llegó a su colapso. Sin embargo, ha sido la falta de capacidad para organizarse de la sociedad venezolana la que le ha permitido mantenerse en el poder.

-¿Cuáles son los síntomas de ese colapso?

-El fracaso económico. Las consecuencias sociales, que ha traído la pobreza más extrema. La pérdida de capacidad para administrar los servicios públicos. Y otro testimonio que engloba a los anteriores: la muerte de la democracia y el establecimiento de una dictadura, que es más perversa que todas las otras que conoció Venezuela. 

-Desde el chavismo se está clamando por un cambio aunque con diversos matices. El exministro Jorge Giordani habla ya de cambio. Y también el expresidente de PDVSA, Rafael Ramírez. Este inclusive le pide a Diosdado Cabello que desde la Asamblea Nacional Constituyente se atreva a corregir la historia.

-Ambos personajes son de un caradurismo impresionante. Amos están comprometidos con los peores aspectos del régimen. Uno destruyó la economía. El otro no solo a PDVSA sino a toda la industria petrolera. Pienso que no debemos enredarnos en estas menudencias. El pensamiento tiene que estar puesto sobre lo que hay que hacer al cambiar el régimen.

-Pero no es una menudencia. El chavismo intenta resolver la crisis sin que los demás actores tengan participación.

-Creo que una iniciativa del propio chavismo sería de muy poca duración ya que movilizaría, además de la propia oposición, a factores internacionales poderosos. Insisto en que lo que procede es prepararnos para el cambio.

-¿Cómo hay que abordar el cambio?

-Ello implica inventariar las causas que generaron el fracaso de la sociedad venezolana hasta esta dimensión. No se trata de una coyuntura económica solamente, sino el fracaso de toda una sociedad. Un fracaso que se fue engendrado desde décadas atrás. La superación de ese fracaso no es responsabilidad solo de las élites sino de todo el cuerpo social. Ello exige conocer las causas de la regresión social y los correctivos que habrá que aplicar.

-¿Y cuáles son los síntomas de ese fracaso?

-La continua disminución, por décadas, de la productividad laboral. El derrumbe de las instituciones. El escaso o nulo crecimiento económico. La progresiva disminución de la calidad de vida del venezolano.

-Otros países han pasado por lo mismo. Y peor. Hay que fijarse en Colombia. Y la violencia en Colombia.

-No. Analice la situación de los últimos treinta años y verá que nuestra situación es atípica. Colombia tiene el problema de la violencia. Pero pudo mantener las instituciones y crecer.

-¿Cómo llegamos a la disfuncionalidad de la sociedad venezolana?

-Se puede hacer un catálogo. Alto nivel de indisciplina social. Niveles de corrupción desbocada. Nulo respeto al estado de derecho. Desestímulo al mejoramiento constante de la educación. La falta de compromisos de las élites en resolver esos problemas.

-Tal como lo presenta, es un problema histórico y crónico.

-Hay causas más profundas. Por ejemplo, la cultura rentista de la economía petrolera. El caudillismo. La creencia de que la Fuerza Armada es la salvadora. Un déficit muy grande de democracia.

-Resulta que esas causas profundas, esas mismas, el chavismo, mejor dicho, Hugo Chávez, las profundizó.

-Sin duda que Hugo Chávez potenció las causas que estaban produciendo la disfuncionalidad de la sociedad venezolana.

-Siempre me ha preguntado cómo las élites se dejaron quitar el país por unos advenedizos.

-Mi experiencia en la Comisión para la Reforma del Estado, Copre, me llevó a la convicción de que los partidos políticos habían sido asaltados por sargentos. Eso también ocurrió en otras instituciones como Fedecámaras que era manejada por gente mediocre. Pasó igual en las universidades. Rectores que nunca han debido llegar al cargo. La Universidad Central tuvo rectores impresentables como Edmundo Chirinos  y Trino Alcídes Díaz.

-¿Cómo comienza la recuperación?

-Sin que se postule que Venezuela deba seguir siendo un país petrolero, un factor muy importante para la normalización del país será lo que hagamos con la industria petrolera. En el  Grupo Orinoco de Energía y Ambiente ha preparado un programa para la recuperación de la industria petrolera. El programa aborda todos los aspectos del colapso. Y ofrece soluciones a cada uno de ellos. Las variables para la recuperación de la industria petrolera son: Aumento de la producción. Eliminar los sacrificios parafiscales que comprometen a la industria a sostener programas sociales. Eliminación de los subsidios a los combustibles. Atraer inversión extranjera.

-Un programa lógico. Racional.

-Pero la solución no depende exclusivamente de la industria y de quienes la manejan sino del entorno político que tiene que aprobar los cambios necesarios. Así entonces: si no se logra llevar la producción a tres millones de barriles diarios, si no se eliminan los subsidios a los combustibles que le restan a la industria doce mil millones de dólares cada año, si no se suspende el financiamiento a los programas sociales que le restan otros diez mil millones de dólares, y si no se logra atraer inversión privada, la industria no será viable desde el punto de vista financiero.

-¿Considera factible la opción del golpe de Estado contra Nicolás Maduro?

-Pueden producirlo los propios chavistas. Un golpe de este tipo comenzaría por exonerar a Maduro.

-¿Qué debe hacer la sociedad?

-Que comience a tomar responsabilidades. Que sea dueño de su destino y tome conciencia de sus debilidades.

KonZapata