konzapata.com

El gobierno de Lenín Moreno se aleja cada vez más del chavismo

viernes 24 de agosto de 2018, 11:35h
Por Leticia Núñez - @alnaviocom (ALN).- El guion tiene dos partes. Primero, el presidente de Ecuador se distanció de su antecesor, Rafael Correa. Después, este jueves, llegó la separación del bloque bolivariano, el ALBA que fundaron Hugo Chávez y Fidel Castro en 2004. Ecuador se aleja del chavismo.

Por Leticia Núñez - @alnaviocom (ALN).- Ha sido un alejamiento gradual, paulatino, con características propias. Nada más llegar al poder en mayo de 2017, el presidente deEcuador, Lenín Moreno, rompió totalmente con el exmandatario Rafael Correa, con quien ejerció como vicepresidente. Fue la primera parte. Después, Moreno marcó distancias con los que habían sido aliados tradicionales de Quito, especialmenteVenezuela. Hoy ese proceso culmina con la salida de Ecuador de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) que promovieron Hugo Chávez y Fidel Castro a finales de 2004.



“Ecuador ya no pertenece al bloque chavista” / Flickr: Presidencia Ecuador

Ecuador se aleja del chavismo. “Concluye un proceso de ruptura con el bloque bolivariano y con todos los lineamientos políticos internos y externos”, asegura Rogelio Núñez, investigador del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad deAlcalá de Henares (Madrid), en declaraciones a ALnavío. En su opinión, “la decisión de salir del ALBA deja las cosas más claras: Ecuador ya no pertenece al bloque chavista”. Es la segunda parte del guion. Moreno rompió con Correa y ahora lo hace con los aliados que este tenía en la región.

En esta misma línea se expresa Alfredo Rodríguez, director del Máster en Políticas Públicas de Seguridad en la Universidad Camilo José Cela (Madrid). “Desde su llegada al poder, Lenín Moreno se ha distanciado de Correa y de sus muestras de amor a la revolución. También lo ha hecho de la organización bolivariana y de Venezuela, poniendo distancia con las artimañas dictatoriales”, dice a este diario.

La salida de Ecuador del ALBA llega, precisamente, en un momento nada bueno para el proyecto de integración que impulsó Hugo Chávez en América Latina. “Todo eso está viniéndose abajo. El proceso no arranca ahora, sino con la muerte de Chávez en 2013. Fue un golpe duro y ahora se suma la crisis económica venezolana”, explica Núñez. El argumento es sencillo: Caracas era el banco que financiaba a la izquierda latinoamericana. Ahora ha pasado de ser un país donante de dinero a uno necesitado de donaciones (Ver más: Venezuela, el país rico que despilfarró la plata).

Siga leyendo esta información en ALnavio.com

KonZapata