konzapata.com

Los amigos le reclaman al operador de los billetes

viernes 31 de agosto de 2018, 10:01h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Le reclamaron. Por andar hablando. El andar ufano. Con los billetes. Que eso impacta a otros dirigentes que a lo mejor nada tienen que ver con las operaciones ocultas del tal operador financiero de esa candidatura. ¿O sí?
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- El operador financiero es también operador político. Va de un lado a otro. El adelanto que hicimos esta misma  semana (Ver más en: https://konzapata.com/2018/08/el-operador-de-un-excandidato-carga-muchos-billetes-encima/) originó un reclamo. Hacia el operador. A quien algunos amigos  le señalaron el descaro. El andar hablando. El andar ufano. Es que las formas impactan. Y afectan al entorno del que fuera candidato. Pues tanto fue su empeño en señalar que su candidatura era realmente una candidatura opositora frente a Nicolás Maduro para que ahora se tire todo a la cuneta. Y no es solo el excandidato. También otros dirigentes que movieron esa candidatura, y estuvieron metidos a fondo en la campaña. No nos vayan a confundir, señalan estos dirigentes. Aseguran que no tienen nada que ver con operaciones ocultas de ése o ningún operador financiero que también es político y se muestra cercano al poder del Palacio  de Miraflores, al círculo  de este poder. Demasiado, demasiado, dicen amigos del operador, cuyas conexiones parecen ser más amplias en el poder por lo que él mismo afirma y asegura, comparando, recordando, de paso, los tiempos en que Hugo Chávez lo tenía marginado, lo tenía presionado, y el operador andaba, anduvo, entonces, diciendo que lo habían dejado sin nada,  que le habían  quitado todo, y decía que estaba viviendo de la ayuda de los amigos, y vivía en un hotel de lujo del este de Caracas, hotel que, decía, no lo pago yo, me lo pagan los dueños, me lo pagan otros. Me quedé hasta sin tarjetas de crédito. Me las bloquearon. Eso aseguraba. La voz  detallaba el drama pero no así su cuerpo pletórico, que sigue siendo igual, o ahora más, dada la nueva condición que exhibe de estar muy enchufado en el poder, ficha de confianza. Y allá, en otro hotel, sigue con un discurso. Sin embargo,  ya no  es el discurso del primer hotel. Este discurso es el de quien va ganando. O ha escalado. O ha subido peldaños. O ha vuelto. Solo que los billetes no pueden esconderse, y menos cuando se trata de euros, y menos que menos si son billetes de 500. Paquetes de billetes. Pero al fin y al cabo tiene que mover los billetes para hacerse de bolívares, así sean devaluados.

KonZapata