konzapata.com

¿Se quedará el chavismo con Venezuela? ¿Ya se cogió al país?

martes 28 de agosto de 2018, 10:01h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- He hablado en los últimos días con políticos de la oposición. De la vieja y nueva generación. He hablado con figuras del capital. Y les he preguntado lo mismo. ¿Ganó el chavismo la partida? ¿Se toma el país? ¿Derrotó a los demócratas? ¿Derrotó al capital? La respuesta siempre fue la misma, con matices. Con algunas acotaciones. No estamos ganando, responden. He hablado con banqueros que responden: Saco cuentas a ver cuánto resisto.  
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Nos han derrotado varias veces, admiten los políticos. Y argumentan: En esta ocasión, en este tiempo, deben considerar que cuentan con cierta fortaleza más allá de los aparente, para que Nicolás Maduro llegue al extremo de lanzar un paquete de medidas económicas y sociales de tal ajuste, de tal impacto social económico.



La visión económica no los dividió. Con eso contaban algunos dirigentes de la oposición y también del capital. El IV Congreso del PSUV tampoco los dividió. Por el contrario, a Maduro le  fue entregado más poder. Por el contrario, algunas voces disidentes, del chavismo crítico, de la gestión económica, se apagaron o se volcaron a defender el paquete, con algunas excepciones entre las que se encuentran el ex ministro Rodrigo Cabezas.

Un viejo dirigente de AD señaló a KonZapata: Se unieron más. Y de este lado, observo más incertidumbre. Y hay mucha desinformación. No logramos  descifrar lo que pretende el Gobierno. No hay diagnóstico acertado.

Después de dos décadas de chavismo, después de un combate sin tregua, después de la muerte del líder fundador, después de eventos que parecían definitivos, con toda la comunidad internacional en contra, con casi toda la opinión pública mundial en contra, el chavismo sigue en el poder, y es la oposición la que se asoma más debilitada.

Ayer lunes mismo, Oscar Schemel, director de Hinterlaces, señalaba que la guerra ideológica la está ganando el chavismo.  “Hay un nuevo sujeto social, una especie de chavista progresista, chavista moderno, neo chavista, se podría decir que la batalla hegemónica e ideológica la está ganando el chavismo en este momento”. Es otro punto de vista. Las encuestas apuntarían hacia otro lado. Que el chavismo es minoría. Y si bien Maduro no supera el 22% en las encuestas, ya eso casi duplica lo que en su peor momento –y la crisis no llegó a tanto- registró el gobierno de Rafael Caldera, el último de la democracia. Si Maduro registra 20%, el chavismo es más.  Tal vez 30, tal vez 35 y hasta 40%. Un universo disperso hoy, a la espera de otro líder que lo vuelva a aglutinar. ¿Pero cómo es que Maduro aún se sostenga en esos índices? Y pretende recoger los frutos del paquetazo a la vuelta de dos años. 

Qué pasa en la dirigencia política y con los empresarios 

De la vieja dirigencia opositora destila algo de resignación sino de derrota. En la nueva, algo de cansancio. Las apuestas a la caída del régimen no se han cumplido. Los pronósticos fallidos. La crisis no ha sido suficiente. La destrucción del país tampoco. Ni el derrumbe de PDVSA. Ni las sanciones internacionales. Tampoco la pérdida de aliados. No se ha alzado la Fuerza Armada. La protesta en la calle no funcionó. No ha venido el estallido social. Más bien se ha cumplido lo que aquel estudio de la Iglesia Católica decía y que KonZapata analizó hace tres meses: en los barrios lo que hay es resignación, y la opción es migrar.  Y sigue siendo un régimen antidemocrático, represor, ecocida y violador de los derechos humanos. Es un régimen que intenta acabar con el capital privado, al menos con el que estuvo vigente en el siglo XX y esta parte del siglo XXI. Un banquero me dijo: El régimen sabe a dónde va. A Cuba. Ese mismo banquero, veterano, agregó: Saco cuentas a ver cuánto resisto.

Hablando de capital, dos señales pueden indicar el cambio de este tiempo. La declaración de Juan Carlos Escotet al cumplirse los 90 días de intervención de Banesco. Dijo que no lo atendían en el alto gobierno. ¿Cómo así? ¿Se interviene al primer banco del país y no se conversa? ¿Se quedará el régimen con Banesco? La otra señal son las imágenes de Lorenzo Mendoza promocionando la arepa en los Estados Unidos. Lo que parece un buen signo de entrada a un mercado distinto de la empresa emblema del país, puede ser interpretada de otra manera: que cada vez hay menos que hacer en Venezuela. Que hay que apurar la marcha de la conquista internacional. Porque aquello, el territorio nacional, puede estar perdido. ¿Está perdido?

KonZapata