konzapata.com

El éxodo empresarial de Venezuela también tiene su historia

viernes 07 de septiembre de 2018, 10:01h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Hay otros que están saliendo es ahora. No se atrevían a dar el paso. Lo están dando. Están explorando. A veces piensan que salieron tarde. Pero no es así. En estos días un empresario tradicional le señalaba a un emergente de los años 90 que no pensara eso. Que a los 60 años es una buena edad para comenzar de nuevo. El tradicional tiene más de 80 años y sigue explorando negocios en farmacia y centros comerciales.
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Que se va la gente. Que se van las empresas. Los banqueros dicen que es cosa de tiempo. Que el Gobierno se quedará con la banca. O por qué no se quedan con los bancos de una buena vez. Que la intervención de Banesco es un paso firme en tal dirección. Así descartan que Banesco vuelva a manos de Juan Carlos Escotet. En el propio Banesco comienzan a pensar de forma similar.

Nueva York.

Hay empresarios que también acortan su tiempo. El cierre de la empresa ocurrirá. Va a ocurrir. Y si no cierra, llegará el Gobierno, o llegará alguien, conectado con el Gobierno, y pagará un precio. Y ese empresario, se irá. O ya se fue. Solo que por los activos aun mantiene los nexos con el país. Hay otros que están separando operaciones, como es el caso del Grupo Mercantil. Desconectándose del riesgo Maduro. Es el caso del Grupo Polar, que apura su plan internacional.

Hay banqueros quejándose de por qué no vendieron antes. Cuando la fiesta de la compra de bancos, y cuando los boliburgueses pagaban los grandes precios. Claro, se cubrían de no hacer una operación extraña, aunque ahora la situación no es extraña, es un cuento de terror. Es una pesadilla.

Hay banqueros que vendieron una vez y volvieron a comprar, y hoy se arrepienten. ¿Ganaron dinero? Pero ese no es el caso. El caso es estar al frente de un banco que no pueden manejar como las leyes, el mercado y Dios mandan.

Hay aquellos que montaron operaciones en el exterior en 2003 y 2004 y 2005. Y no a todos les ha ido bien. Se cuentan los casos en Colombia, en Panamá, en Estados Unidos, en República Dominicana, en Perú, en México, en España. Mercados con otros perfiles. Y otra competencia. Para algunos, apenas ahora la operación cuaja. Otros fracasaron. Hasta boliburgueses fracasaron afuera.

Hay otros que comenzaron en periodo más reciente. Después de 2009 e inclusive en la etapa Maduro. Están comenzando. Hay otros como el Mercantil cuya expansión viene de atrás. De los años 90. Es un caso de éxito concreto. Ha llegado a Wall Street.

Los que salieron entre 2003 y 2012 se puede decir que lo hicieron dejando medio cuerpo en el país. Y poco a poco se fueron convenciendo de que había que hacer el trasvase completo. Y lo están logrando. Con negocios de diversa especie. Cambiando de ramo en muchos casos.

Hay otros que están saliendo es ahora. No se atrevían a dar el paso. Lo están dando. Están explorando. A veces piensan que salieron tarde. Pero no es así. En estos días un empresario tradicional le señalaba a un emergente de los años 90 que no pensara eso. Que a los 60 años es una buena edad para comenzar de nuevo. El tradicional tiene más de 80 años y sigue explorando negocios en farmacia y centros comerciales.

El tradicional también anotaba el siguiente aspecto: Tienes una ventaja. Vas a hacer negocios afuera convencido. Ya expulsado del país. Quemando las naves. Sabiendo que Venezuela cada vez está peor y será difícil volver. Quienes lo hicieron con medio cuerpo afuera cargaron con ese problema. Tú no. Y de paso. Estás líquido. Lo tienes todo. Cabeza, voluntad y liquidez para comenzar otra vez. Además, ya hay experiencias que se cuentan. Y errores que no se deben repetir. Y hay venezolanos expertos que asesoran a los que llegan. Todo ha cambiado.

KonZapata