konzapata.com

El Gobierno sentencia que el Dicom vuelve para quedarse

miércoles 12 de septiembre de 2018, 13:00h
Por Orlando Zamora.- El mercado cambiario libre es incompatible con el modelo socio-económico chavista, con sus profundos desequilibrios fiscales, externos y con el uso profuso del dinero digital, el oxígeno principal de la catastrófica gestión de Nicolás Maduro. 15 años de control cambiario no bastan. El control lo prolongan con subastas que ignoran la realidad económica del país y que no expresan las condiciones reales tanto de la oferta como la demanda de moneda extranjera.
El Gobierno sentencia que el Dicom vuelve para quedarse
Ampliar
Por Orlando Zamora.- El mercado de divisas libre que conocimos 16 años antes no volverá mientras subsista el esquema que centra en el Estado el manejo del poder cambiario. No bastan que se anuncie un nuevo esquema y que se diga que PDVSA está obligada a entregar los dólares que genere en menos de 72 horas al BCV.



Esta gris generación de gobernantes insiste en que siga siendo así el mecanismo cambiario.

Un mercado libre incluye al sistema financiero, en especial al bancario como agente activo en la formación del precio. Le permite acumular divisas que libremente son trasferidas al sector productivo nacional, que las acumula para adquirir inventarios o equipos. Hoy en sólo 2 agencias de un banco de capital extranjero, 15 cajeros automáticos están fuera de servicio en el casco de Caracas, eso es porque no puede retener divisas. Igual ocurre con los fabricantes de pan, no acumulan ni trigo ni divisas, para que los hornos marchen.

Mercado libre es también la participación del BCV como estabilizador del mercado mediante suministros diarios e intervenciones en coyunturas de fuertes variación en las cotizaciones. El BCV apoyado en el mercado interbancario drena la totalidad de divisas disponibles hacia los ciudadanos y el aparato productivo nacional. Eso no es lo que piensan Nicolás Maduro y su gente.

El chavismo no cree en eso, prefiere despilfarrar, atrasar a la Nación, robar, mal administrar a nombre de los desvalidos a los que día a día empobrece más.

El Dicom vino para quedarse

El Dicom debe cambiar sus siglas, ya no son divisas complementarias a las protegidas (Dipro), ahora es el Sistema de Mercado Cambiario, es la misma apuesta que falló, por el cero aporte oficial, por el rezago de la cotización de cierre con respecto al paralelo, que con sus grandes imperfecciones atendió con mayor sinceridad a la oferta y demanda en momentos de aguda escasez de divisas por irresponsabilidad del Gobierno.

El insincero Dicom de las últimas horas se fraccionó en tres niveles distintos, porque tres bancos aportaban las divisas. Esto fue bueno para ellos, ganaban más, al cierre de las subastas el Ejecutivo (que manda sobre el BCV), hasta llegó a bajar el cierre de alguna de ellas. Esta maniobra de manejo indebido hizo incurrir en pérdidas a quienes deben transar bienes sometidos a control de precios.

Es muy posible que el Gobierno haga correr más el precio de las próximas subastas, porque la hiperinflación sí puede llegar al 4.000.000% y cualquier modelo que incluya los precios históricos recientes arriba a la misma conclusión.



Pero la política del Estado es la de un fuerte control de bienes básicos, y con seguridad va amarrar en lo posible al nuevo Dicom. Para ello extrae liquidez con la modificación de encajes excedentes, con lo cual asfixia a los bancos más pequeños, que reducen hasta las solicitudes de transferencias electrónicas.

Las insignificantes colocaciones de certificados de ahorros en oro (CAO), no hacen mella en la colosal emisión de dinero inorgánico y muchísimo menos sobre el dólar paralelo.

La suerte de este nuevo intento de subastas administradas dependerá de la audacia de sus precios, que deberán ser inexorablemente altos, los flujos de divisas importantes no se sentirán atraídos por la enorme diferencia entre la cotización oficial única y la del paralelo.

Los aportes de consulados y empresas públicas encabezadas por PDVSA (produce ya 1,1 millones de barriles diarios), de las remesas, del turismo, serán irrelevantes.

El Banco de Inversión Torino Capital y los principales economistas y analistas financieros sostienen que el nuevo esquema cambiario es otra versión del Dicom. Y ello queda demostrado con el anuncio de este martes del vicepresidente para la Economía, Tareck El Aissami, del regreso del Dicom.

Aunque Maduro sostiene “hay que borrar de la mente de los venezolanos el dólar”, el convenio cambiario más extenso, elaborado, manipulado para que el Dicom subsista, demuestra que ese mercado es trascendental para Venezuela y hasta se olvidaron de recordar en él la pantomima del petro, un lapsus mental.

KonZapata