konzapata.com

El Gobierno tiene un enredo con el dólar y el mercado cambiario

miércoles 12 de septiembre de 2018, 10:08h
Por José Manuel Rotondaro.- Tareck El Aissami mandó a la gente, en especial a los empresarios, a “estudiar” el nuevo convenio cambiario. Pero quien realmente necesita con urgencia al menos leerlo es él mismo.

Por José Manuel Rotondaro.- El vicepresidente de Economía, Tareck El Aissami, lo ha vuelto a confundir todo. En las declaraciones que lanzó este martes 11 de septiembre afirmó:

“Evidentemente, gradualmente, el mercado cambiario comenzará a funcionar con normalidad una vez que entre en vigor las operaciones cambiarias”.

¿Qué quiso decir con esta gradualidad? El convenio cambiario no contempla gradualidad alguna en la entrada en vigencia de sus disposiciones. ¿Y a qué se refiere con la entrada en vigor de “las operaciones cambiarias”?

Pero la confusión la incrementa cuando explicó lo que ocurrirá “mientras tanto”:

“[en] el Dicom toda persona natural, cualquier ciudadano de a pie o cualquier persona interesada en hacerse de divisas, oigan bien, pueden colocar su demanda o solicitar la compra de divisas a través del Dicom”.

El Dicom funcionaba de acuerdo con lo contemplado en el Convenio Cambiario Nº 39, derogado el viernes 7/9. Entonces ¿Cuál será la base normativa del Dicom? El convenio cambiario vigente, el número 1, no lo contempla en ninguno de sus artículos.

Claramente transpira que El Aissami no se siente cómodo con una flexibilidad del régimen cambiario. La frase “hacerse de divisas” la pronunció con un cierto desprecio. Tampoco se entiende mucho la diferencia que establece entre las tres categorías de demandantes.

En lo único que acertó el Vicepresidente del Área Económica sobre el nuevo convenio cambiario fue en recalcar, repetidamente, la incorporación de la banca como operadores cambiarios, pues esa fue la única modificación real al régimen cambiario.

Para quienes estaban esperando claridad luego de los anuncios del ministro de Finanzas y del presidente del BCV el viernes, la alocución de El Aissami más bien enredó el panorama.

Faltará ver las condiciones de la subasta pero no hay que abrigar muchas esperanzas de un cambio genuino. Mientras persista la visión antagonista contra quienes quieren deshacerse de bolívares por divisas, no habrá libertad cambiaria real.

KonZapata