konzapata.com

El Presidente y el Congreso de Perú están a punto de chocar de nuevo

miércoles 12 de septiembre de 2018, 16:00h
Por Ernesto J. Tovar (Lima/@alnaviocom (ALN).- Los cruces de declaraciones entre el presidente peruano, Martín Vizcarra, y el partido fujimorista Fuerza Popular (mayoría en el Congreso) sugieren que el Ejecutivo presiona para imponer su agenda, amenazando con una posible disolución del Legislativo opositor, mientras que un tercio de la opinión pública cree que la oposición se alista para destituirlo.
Por Ernesto J. Tovar (Lima/@alnaviocom (ALN).-La temperatura política en Perú aumenta tras la amenaza velada del presidente Martín Vizcarra sobre una eventual disolución del Congreso, que domina el partido fujimorista Fuerza Popular, alegando que los congresistas se han negado a avanzar en las propuestas de reforma judicial y legislativa que se aprobarían, en última instancia, en un referendo popular anunciado por el propio Vizcarra. Martín Vizcarra amenaza con una eventual disolución del Congreso / Foto: Presidencia Perú Gobierno y oposición abandonaron el discurso conciliador y pasivo manifestado desde marzo, cuando el mandatario accedió al sillón presidencial, una vez que Vizcarra presentó a finales de julio una propuesta de reforma política y judicial que incluye eliminar la reelección legislativa, reformar el sistema de justicia (donde el fujimorismo tiene varias fichas de poder), y regular el financiamiento de los partidos políticos, entre otras medidas para luchar contra la corrupción y la burocracia. El jefe de Estado, entrevistado en CNN, afirmó que si el Congreso no avanza en aprobar esas reformas podría plantear una “cuestión de confianza” ante la Cámara, que podría conducir a una disolución del Legislativo, tal y como prevé la Constitución, en una subida de la apuesta del presidente ante el fujimorismo con el argumento de la lucha contra la corrupción. Recordó que en la Constitución peruana “está establecida la cuestión de confianza que si no se da permite el cierre del Congreso. Hemos dicho que no descartamos ni una medida para lograr el objetivo de luchar y de destruir la corrupción que tanto daño le ha hecho al Perú”. Vizcarra ha apostado a esta agenda de reformas con aprobación popular vía referendo en diciembre para imponerse al Congreso, encabezado por el fujimorismo y que ya forzó la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski (PPK) ante su inminente destitución, entre acusaciones de tráfico de influencias y presunta corrupción en contrataciones públicas. Siga leyendo esta información en ALnavio.com

KonZapata