Edición testing
11 de diciembre de 2019, 19:54:37
Konfidenciales


En educación, Rafael Correa se divorcia del chavismo

Por KonZapata

Por Manuel José Rotondaro. (Bruselas).- Esta historia puede llamarse Yachay Tech vs. la Universidad Bolivariana. Es sencillo. El gobierno de Ecuador ha salido a buscar talento, profesores y científicos en Europa para un proyecto de ciudad universitaria. El lapso para postulantes abre pasado mañana.


Por Manuel José Rotondaro. (Bruselas).- Son varios los países que se  han propuesto contar con centros de estudios superiores capaces de impulsar el desarrollo de sectores tecnológicos de punta locales. Por ello no sorprende ver en las páginas del semanario británico The Economist un aviso, publicado por una firma internacional de reclutamiento, buscando interesados en ocupar 11 altas posiciones académicas en una universidad recientemente creada, Yachay Tech. Los puestos ofrecidos abarcan todas las jefaturas de todos los departamentos y escuelas de la universidad; es decir todos menos el de rector (ya nombrado) y las exigencias son las habituales para centros similares de alto prestigio.

Tampoco sorprende leer que la universidad se inserta en una denominada “ciudad del conocimiento, una moderna y vibrante metrópolis con incubadoras de nuevas empresas, facilidades de investigación y desarrollo, y parque industrial”, como expresa el aviso.

La nueva ciudad en sí misma ha sido planificada por las autoridades responsables de la “Zona Libre Económica de Incheon”, de Corea del Sur, que tiene similares características. Pero Yachay, la universidad y la ciudad, no está en los países que uno normalmente asocia con estos proyectos (Asia o Medio Oriente). No, está ubicada en la zona norte de Ecuador, cerca de la frontera con Colombia. Más allá de la viabilidad y el éxito que pueda tener el proyecto, financiado y propulsado por el gobierno de Correa, es notorio el contraste con la visión que en materia de educación e investigación de alto nivel ha tenido el gobierno chavista.

En primer lugar, el gobierno ecuatoriano decidió que la selección de las personas para ocupar los puestos no podía estar restringida al comprensiblemente limitado número de ecuatorianos y residentes, sino que debía salir a buscar talento donde estuviese, sin limitaciones de nacionalidad e incluso, hasta los momentos, dominio del idioma.

En segundo término, en lugar de seleccionar los postulantes internamente, recurren a una firma extranjera, especializada en reclutamiento para instituciones universitarias y de investigación, sin presencia en la región.

Finalmente, la oferta es clara: la remuneración será “totalmente acorde con la experiencia y la naturaleza de la designación, y reflejará el alto calibre de los candidatos seleccionados.”

Menos mal para los jóvenes ecuatorianos que Correa no copió la estrategia chavista, tristemente reflejada en la Universidad Bolivariana y en menor medida en la UNEFA, donde ha prevalecido la desorganización, la satisfacción de egos personales, peleas internas donde el interés burocrático se combina con diferencias ideológicas y planes de estudio que poco le servirán a sus estudiantes para afrontar los retos de un mercado de trabajo (privado) cada vez más restringido.

Claro, lo ocurrido con la Universidad Bolivariana sólo refleja un gobierno más interesado en cómo repartir la renta petrolera que en propiciar nuevas fuentes de creación de riquezas en el país.

Del 11 de julio al 4 de agosto, la Universidad Yachay abrirá el período de postulaciones. Sería interesante saber cómo tratará la firma reclutadora la experiencia docente y directiva en la Universidad Bolivariana (si es que pueden escribir su currículo en inglés).

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com