Edición testing
20 de septiembre de 2019, 9:30:48
Katalejo


Nicolás Maduro llega al cine en una comedia mala y barata

Por KonZapata

Por Elizabeth Fuentes @fuenteseliz.- La exitosa productora Netfix acaba de lanzar un filme que se desarrolla en Venezuela “True memories of an International assesin”, donde el protagonista debe asesinar al Presidente, un hombre déspota que ejerce el poder en un país miserable y se la pasa comiendo hot dogs. Como en la vida misma, la crítica la destrozó por aburrida.


Por Elizabeth Fuentes @fuenteseliz.- La mala noticia es que, seguramente, el filme no llegue a las carteleras venezolanas. La buena, es que los venezolanos la podrán ver gratis a través de YouTube cualquiera de estas noches cuando la delincuencia y la economía les impidan salir a una sala de cine.

Kim Coates, actor. Kim Coates, actor.

Protagonizada por el comediante Kevin James, la historia “Memorias verdaderas de un asesino internacional” cuenta cómo un escritor de novelas negras termina secuestrado y depositado en Venezuela para cometer magnicidio -esta vez también de ficción-, uno más de los 20 y tantos que ha denunciado el presidente Maduro.

En esa Venezuela de Netflix, el presidente es interpretado por el actor canadiense Kim Coates, a quien ridiculizan por su trato déspota, sus ansias de poder y la manera como devora la comida. Aunque el actor se negó a aumentar los kilos suficientes para interpretar a Maduro, las semejanzas siguen allí, en el bigote y el estilo amenazante. ¿Y quién hace del bueno de la película? Nada menos que el buenmozo de Andy García, un guerrillero que busca liberar a su país de la dictadura de semejante patán y del narcotráfico internacional. Y para ese intento se alía con una espía de la DEA, que está buenísima obviamente, quien se disfraza de militar  venezolana -como quien dice Aristóbulo Istúriz-, para colarse y hacerse pasar como una más  entre los amigos del presidente.

Lamentablemente al guionista le faltó investigar mejor al personaje y sus circunstancias y quizás por ello los críticos de cine -como suele ocurrir-, la han destrozado llamándola “comedia barata”, “pérdida de tiempo” o una historia “buena para nada”, vaya casualidad.Porque de haber auscultado mejor al país, han podido exhibir al presidente recibiendo un mango por la cabeza donde estaba escrito un presunto número telefónico de una señora que luego recibió una casa por semejante puntería; o al presidente bailando salsa en su programa de radio mientras sus sobrinos eran condenados por narcotráfico: Eso si es comiquísimo.

O han podido mostrar también a la Canciller de esa República -Sofía Vergara habría quedado estupenda en el rol-, amenazando a un gobernador de la Oposición porque “falsificó documentos oficiales para engañar a la opinión pública”, cuando resulta que, en la vida real, lo que Capriles mostró al país fue la foto tomada por la DEA de los pasaportes diplomáticos que usaban los dos sobrinos de la pareja presidencial para viajar por medio mundo traficando cocaína, asunto que ha quedado demostrado en una Corte de Manhattan. Pero la Canciller, en lugar de demandar a la DEA -que es quien sostiene que eran pasaportes diplomáticos otorgados por su cancillería y fueron quienes tomaron la foto-, a quien demanda es a Capriles porque mostró la foto. No me negarán que eso es comiquísimo también, porque en esa comedia de enredos que es el Gobierno, la señora Rodríguez no especifica si lo que falsificó Capriles fue la foto o los pasaportes. O si fueron los sobrinos de la familia presidencial los que falsificaron el documento. O si resulta que el documento es verdadero y los sobrinos son falsos. Esto le habría agregado mucho color al guión final. Aunque tampoco deja de sorprender la metáfora oculta en la trama, porque es un intelectual el encargado de acabar con aquel bruto.

Por ahora y para tranquilidad de Maduro, la taquilla del filme recién estrenado no ha sido exitosa. Aunque, viéndolo bien, se corresponde con su “taquilla” personal que anda tan, pero tan baja que ha sido superada abiertamente por Diosdado Cabello, un personaje perfecto para  protagonizar un guión, esta vez de terror, que podría arrancar cuando su esposa manda a meter preso a un gentío porque la abuchearon en una playa. Susto.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com