Edición testing
14 de julio de 2020, 15:11:18
Katalejo


A Maduro no le creen en el estado más chavista

Por KonZapata

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- En Portuguesa, otro estado revolucionario, están a punto de protestar los integrantes del gremio de la salud. El gobierno les debe desde curitas hasta el modo de caminar. Los obreros dicen que no aguantan la crisis y por ningún lado mencionan “guerra económica”. A Nicolás ni los suyos le creen.


Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- En Portuguesa el gremio de la salud se declara en emergencia y piensa protestar en las próximas horas, según declara Jesús Yépez, Secretario General del Sindicato Único de Obreros de la Salud de la entidad. El gobierno rojo les debe desde curitas hasta el modo de caminar: afirman que “se les adeudan bonos vacacionales, tabulador de salarios, manos de obras clasificadas, bonos nocturnos, el 30% de aumento decretado Maduro el primero de mayo de este año (…) estamos a la espera que la Dirección Regional de Salud, se siente con nosotros para la firma del nuevo contrato que entrará en vigencia con todos los beneficios firmados por el gobernador del estado Portuguesa Wilmar Castro Soteldo para los trabajadores”, según reseña el diario El Regional.

No podrán decir que se trata de guarimberos pagados por el imperio norteamericano, puesto que el estado es rojo-rojito y en la coyuntura de febrero a junio, fue la región que menos presentó conflictos. Es el estado Portuguesa, donde a pesar de que hubo división del chavismo en las elecciones de 2012, apenas sacó un 20,9% del total de los votos. El restante se lo llevó la alianza del PSUV (53,76%) y la del PCV (24,88%). Si de elecciones municipales se trata, en Agua Blanca el PSUV alcanzó hasta el 83,54% de la votación.

Cabe preguntarse si el gobierno “obrero” de Nicolás Maduro, cuyo lugarteniente en Portuguesa es Wilmar Castro Soteldo, acusará al sindicato obrero de saboteadores por afirmar que “nos declaramos en emergencia y no aguantamos la crisis económica y la inflación se ha comido lo poco que ganamos; no es justo que los trabajadores tenemos que trabajar a veces con las uñas al no contar con coletos, cepillos, desinfectantes, ceras y medios de seguridad como guantes y mascarillas”.

Esos trabajadores que hoy reclaman y amenazan con protestas, no dijeron en ningún momento que había guerra económica. Decretaron que el asunto es una crisis, como se lee en sus declaraciones. El cuento de Nicolás de que lo están saboteando no termina de calar ni en Portuguesa, por lo visto.
Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  konzapata.com