Edición testing
5 de agosto de 2020, 9:07:57
Konfidenciales


Se hunde la industria de autopartes y repuestos para vehículos

Por KonZapata

Por Roberto Deniz @robertodeniz.- El que en el pasado fuera una de las áreas industriales más importantes del país avanza hacia el colapso. La falta de divisas, la incapacidad de las empresas básicas del Estado para suministrar materia prima, y el desplome de la producción de las ensambladoras de vehículos explican el calvario de los autopartistas. Al 30 de septiembre de este año, la industria trabajaba al 21% de su capacidad instalada, 15 puntos porcentuales menos con respecto a septiembre del año pasado. Las previsiones para 2018 apuntan a que será un año “similar” al 2017.


Por Roberto Deniz @robertodeniz.- La industria de autopartes continúa su particular agonía y su descenso al colapso definitivo. Así lo muestran las cifras de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Favenpa). Pese a que 2016 fue el peor ejercicio de la historia del sector y parecía imposible repetirlo, 2017 tendrá ese nuevo récord. Por si fuera poco, las previsiones para 2018 van en la misma dirección.



La situación es tal que al 30 de septiembre de este año el “nivel de operatividad” de la industria de autopartes estaba al 21% de su capacidad instalada, 15 puntos porcentuales menos con respecto al 36% registrado al 8 de septiembre del año pasado. Los industriales reportan caídas en las ventas tanto de “equipo original” como en el “mercado de reposición”.

Al cierre de este año, la venta de “equipo original”, los productos que van a las ensambladoras de vehículos, tendrá una caída de 40,3% con respecto al año pasado. Ese es uno de los principales factores que explican el desplome de la industria: Las ensambladoras locales prácticamente se han ido extinguiendo de manera sostenida en la última década hasta llegar a los niveles mínimos de supervivencia de 2017.

En el segmento de “mercado de reposición”, aquel dirigido a atender el parque automotor circulante, este año el retroceso rondará el 30%. El efecto de la inflación en los costos de producción y, en consecuencia en los precios finales de los productos, así como la poca disponibilidad de materia prima explican el declive.

Las cifras de Favenpa indican que en 2017 las empresas fabricantes de repuestos apenas han recibido 2.881 toneladas métricas de acero, cantidad que sólo equivale al 4,6% de lo requerido. Con el aluminio ocurre lo mismo: Han recibido 50 toneladas métricas del producto, cifra que apenas supone 14% de lo demandado.

Para tener una idea de la escasez de materia prima basta recordar que en 2015 las empresas agrupadas en Favenpa recibieron 22.111 toneladas de acero y 1.201 toneladas de aluminio, cantidades que ya en ese momento eran insuficientes. Desde esa organización empresarial insisten la necesidad de “reestructurar las empresas básicas del Estado mediante su devolución al sector privado con asociación a empresas mundiales del acero y el aluminio”.

Con las resinas y los insumos petroquímicos provenientes de Pequiven las empresas del sector también consiguen cantidades por debajo de lo requerido.

En Favenpa prevén que el comportamiento para 2018 será “similar” al de este año y que se mantendrá la incertidumbre con respecto a la disponibilidad de divisas y materia prima. Ante ese escenario, además de la recuperación de las empresas básicas, los industriales solicitan al Ejecutivo nacional medidas estructurales como “liberar el control de cambio”, “combatir la inflación” y “solicitar financiamiento a los organismos multilaterales que permita resolver el problema de falta de divisas y reestructuración de la deuda”. Otras acciones son más particulares como la de “congelar la importación de vehículos terminados por tres años” o “crear el cronograma de liquidación” para cancelar la deuda de 406 millones de dólares que aún tiene el Gobierno con el sector por concepto de importaciones no liquidadas.
Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  konzapata.com