Edición testing
5 de agosto de 2020, 10:01:32
Katalejo


La industria automotriz cerró el peor año de su historia y se asoma al colapso definitivo

Por KonZapata

Por Roberto Deniz @robertodeniz.- Las ensambladoras de vehículos acaban de completar el peor año de su historia. La caída casi ininterrumpida que se inició en 2008 se agudizó en 2017 hasta el punto de que las siete automotrices privadas apenas armaron 1.774 carros. Ese resultado es casi 40% más bajo que el de 2016, pero es también el peor desde que comenzó el ensamblaje de vehículos en Venezuela en 1962.


Por Roberto Deniz @robertodeniz.- Es oficial: La industria automotriz cerró el peor año de su larga historia. Las cifras de la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez) indican queen 2017 las ensambladoras privadas apenas armaron 1.774 vehículos, el rendimiento más bajo en casi seis décadas.

En 2017 las ensambladoras privadas apenas armaron 1.774 vehículos, el rendimiento más bajo en casi seis décadas.

El rendimiento del año pasado todavía fue un 37,73% más bajo que el registrado en 2016, cuando la industria apenas ensambló 2.849 unidades. Para encontrar un resultado peor hay que retroceder hasta 1962, considerado el año de inicio del ensamblaje en el país y cuando se armaron 10 mil automóviles.

Los números no sólo confirman la agudización de un desplome casi ininterrumpido desde 2008, sino que muestran la inutilidad de las medidas del Gobierno tomadas para lograr la “recuperación” de la que durante años fue unas de las principales industrias del país y de las mayores creadoras de empleo.

Los 1.774 autos ensamblados el año pasado no representan ni siquiera el 1% de la capacidad instalada de la industria, estimada en alrededor de 200 mil carros por año. A mediados de 2016 el entonces Vicepresidente de Economía, Miguel Pérez Abad, anunció un plan de recuperación para el sector que contemplaba hasta la exportación de vehículos, pero en la práctica ese plan nunca fue tal y sólo sirvió para confirmar que las ensambladoras locales vendieran su producción en dólares como mecanismo para la obtención de divisas.

Al detallar el reporte de Cavenez se aprecia que Toyota de Venezuela, que empezó la comercialización en dólares en 2016, fue la ensambladora con mejor rendimiento en 2017 al lograr despachar desde su planta en Cumaná 1.170 vehículos, un 66% del total ensamblado por toda la industria. Ford Motor de Venezuela, que asumió desde 2015 la comercialización en dólares, fue la segunda y apenas armó 360 carros en todo el año pasado.

Ni General Motors, que durante décadas fue la principal ensambladora del país y que hace meses cesó definitivamente su operación en el mercado venezolano, ni Iveco, ni MMC Automotriz reportaron producción en el año recién terminado. Sólo Mack y FCA -antigua Chrysler- completaron la producción con 35 y 209 vehículos, respectivamente.

El colapso de las ensambladoras ha estado empujado por el cierre de las fuentes oficiales para la compra de divisas, que en el caso del sector, comenzó desde finales de 2013. Desde entonces se aceleró una contracción comenzada en 2008 y ha tenido un impacto en los niveles de empleo del sector, así como en el resto de la cadena que involucra a los autopartistas.

“Estamos muy cerca del colapso”, advirtió a finales del año pasado José Luis Hernández, presidente de la Cámara Venezolana de Fabricantes de Productos Automotores (Favenpa). En esa oportunidad el directivo también alertó que para este año tampoco vislumbraban cambios, razón por la cual para muchas empresas puede ser el año del fin.
Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  konzapata.com