Edición testing
23 de octubre de 2019, 12:22:23
Katalejo


@Chávezcandanga no descansa

Por Producción KonZapata


Publicado en El mundo 10 de mayo de 2010 “Si, pues, no fueron fieles en el dinero injusto, ¿quién les confiará lo verdadero?”. Lucas 16-11

    1-  Pudo haber sido un acto de primera, y no lo fue. El equipo organizador se había esmerado con los mapas y las maquetas y con la presentación de Rafael Ramírez para seguir la ruta de la Faja del Orinoco, los campos, los bloques, en la pantalla electrónica. Se pensó inclusive montar el acto en medio de la Faja, a lo que Chávez se opuso. Todo había comenzado perfectamente bien con aquellas explicaciones de Eulogio del Pino sobre la maqueta en el piso y el mapa colgante. Entonces Chávez soñaba en La Campiña, sede de PDVSA, con el futuro, con las ciudades ecológicas del S.XXI, y veía al Río Orinoco sembrado de empresas, plantas, y desarrollos agroindustriales, apalancamientos agrícolas. Y en la maqueta, la red ferroviaria, y el trazado de una autopista que no le gustó mucho. El presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, intentaba explicar, pero Chávez como si no lo oyera, pues soñaba, soñaba con su propio plan.

    2- Todo parecía ir bien, comenzando porque no se veía ninguna estampa militar. Se habían vestido para ocasión. De negro estricto y formal; claro con la corbata roja para abrir el color, como dicen por ahí; para confirmar la ideología. Parecían ejecutivos, empresarios; en todo caso, formales funcionarios de una multinacional llamada PDVSA. Empresarios socialistas, si se hiciera la concesión, siguiendo el patrón de aquella Asociación de Empresarios Socialistas en la cual figuraban José Vielma Mora, Johnny Yanez Rangel, Rodolfo Sanz y Alito Uzcátegui, entre otros. Más allá aguardaban, también de negro, con la excepción del ministro indio que vestía de traje natural, los chivos de Chevron, Repsol, Mitsubishi, Petronas, y Suelopetrol. Pintaba eso como el gran acto de relanzamiento de la política petrolera. No era para menos, tratándose de la gran apuesta gubernamental de la Faja y el Bloque Carabobo, que abrió los apetitos de otras multinacionales como la Exxon Mobil para los futuros contratos, aceptando el llamado reciente de Rafael Ramírez en Estados Unidos, de que nadie puede quedar al margen de esta oportunidad llamada el negocio de la Faja. Además, ya Chávez se había fajado por el twitter anunciando la inversión: 40.000 millones de dólares.

    3-Las cosas cambiaron a mal cuando empezó a caminar sobre la maqueta, poniendo en peligro las torres simuladas, y los taladros, y la red ferroviaria, y la autopista, y hasta el curso del Orinoco. Pisaba aquello y la imagen era la del déspota del S.XIX, Guzmán Blanco, pisando el cuero seco de la geografía nacional. Desde un costado observaba, silente, Baldo Sansó, artífice del éxito del Bloque Carabobo; cuñado de Rafael Ramírez, y éste, sin mencionarlo, en su discurso de “orden”, intentará reivindicarlo junto al equipo por lo realizado hasta ese momento.

     4-En efecto, hasta ese instante. Pues de pronto el mundo chavista volvió a la normalidad de la informalidad con Chávez pegado al Blackberry y al Twitter, y era dale que dale a los dedos, pues en la tarima del poder no era el Presidente de Venezuela quien presidía el acto sino un individuo transformado en @chávezcandanga; y entonces el traje negro de Alí Moshiri y su corbata a rayas cremas y azules, de las que le gustan al ministro Jorge Giordani, se iban arrugando, porque Moshiri hizo como un gesto de enterrarse en la silla.

    5-Y la informalidad fue cogiendo cuerpo gordo y pesado cuando interrumpió a Ramírez quien no había llegado ni  a la cuarta parte de su discurso, un discurso aceptable en tanto técnico y líder de una de las petroleras más importantes del mundo que intenta mostrarle al mundo que lo posee todo; que posee la mayor reserva de petróleo del planeta. Ya para ese momento Antonio Brufau, el de Repsol, tenía cara del que atiende pero que no desea estar allí; y el ministro Indio, más impávido, metido en los audífonos, oyendo la voz de la traductora. Y dale otra vez con el twitter y el Blacberry para leer un mensaje urgente que resultó ser nada, pero que de todas maneras algunos trataron de aplaudir, sin que la sala siguiera el intento.

   6-Dado el curso, el final (al final) fue sin pena ni gloria. El discurso, repetitivo. Peor, insultante para aquellos invitados a la fiesta. Los invitas a la casa, pasas un año conquistándolos, según confesión de Ramírez, y de paso terminas embadurnándoles la cara con el imperio, y la explotación, y las transnacionales malditas, y el robo de las concesiones, y los dobles fondos de los barcos para robarse el petróleo, y de la gesta anti imperial de Cipriano Castro, y de las fortunas nacidas bajo el yugo de Juan Vicente Gómez. Qué clase de historia, sin mencionar las concesiones de Marcos Pérez Jiménez, el dictador que él mismo defiende como emblema del progreso; sin mencionar que su gobierno es el único en un siglo de explotación petrolera en haber hecho de puño y letra el primer magnate petrolero, Wilmer Ruperti, y que en estos años, se han formado decenas de fortunas de cientos de millones de dólares a la sombra de los negocios gubernamentales.

    7-Sobre eso callaba, mas seguía manipulando allí, frente al país, la memoria de Juan Pablo Pérez Alfonzo, sin admitir que a éste no se le puede entender sin Rómulo Betancourt ni Acción Democrática, y sin los escritos de Betancourt sobre el petróleo, y sin las decisiones de los gobiernos de Betancourt, el fifty-fifty y la creación de la Opep, que también fueron decisiones de Pérez Alfonzo. Es más, a la PDVSA del acto, es imposible comprenderla sin la nacionalización llevada a cabo por Carlos Andrés Pérez, y sin el cuerpo técnico y gerencial que formaron las multinacionales, un tren de ejecutivo que llevó a la corporación a ser ejemplo de gerencia pública en el mundo. Por lo demás, un discurso largo. Fuera de contexto. Con el hambre apretando los estómagos de los japoneses, y los malayos, y el de Henrique Rodríguez, presidente de Suelopetrol; y hasta desorientado en los datos, con el enredo ese de quién había acuñado antes la frase de sembrar el petróleo.

    8-Sin pena ni gloria, pues lo medular pasa a segundo plano en medio de tanta verborrea. Y lo peor, se servía la impresión de  que a @chávezcandanga o al Presidente –ya no es posible discernir quién es quién- le interesaba más el dinero, pues puntualizaba que ya  Putin había mandado su cheque de los otros convenios, o precisando si con la firma de los firmantes venía la plata, y sacando a cuenta los pagos pendientes.

    9-Todo parece broma, pero en la broma hay una obsesión, como la del tipo que hace un negocio y le han prometido el pago mediante una transferencia bancaria pero él no se lo cree, quiere la plata allí, en sacos, en marusas. Y en este sentido, la realidad se inventa juegos para superar la ficción, pues en el turno de Chevron, para la firma del consorcio que comparte con Suelopetrol, Mitsubishi, Inpex y por supuesto PDVSA, Moshiri no acude solo, con él va su jefe, como testigo, por si acaso.

El padre es el mercado negro

    1-Tanto discurso para nada. En la Asamblea Nacional volvieron a destaparse contra el capitalismo. Los especuladores y etcéteras. Un gloamoroso diputado como Elvis Amoroso hablando contra operadores y banqueros. Amoroso, gordo, bien vestido. Cada discurso parecía una competencia más para ganar un puesto en las listas que Chávez prepara y analiza. Ese no es el caso de Amoroso quien aspira otra vez apoyado por Maduro, por Isea, y el grupo Aragua. A Ricardo Sanguino se le escucha porque sí, es la voz de Jorge Giordani en el Parlamento. ¿Qué sale al final del debate y la reforma de la Ley de Ilícitos Cambiarios? Lo obvio. Lo que nunca debió trastocarse, que el BCV tuviera la potestad de las operaciones. Ahora se dan golpes de pecho, ¿pero quién le dio tanto poder a Alejandro Andrade en Finanzas? ¿Y quién convirtió a PDVSA en una segunda mesa de cambio, con bonos y dólares? Pujó Nelson Merentes y logró amarrar el control. Claro, siempre con Giordani en el respaldo. Pero sin decirlo, Merentes se los dijo: me trajeron al BCV para que pusiera orden en el permuta y no me han dejado actuar. El día en que Medrentes cumplía 60 años, ese mercado alcanzaba los 8.

    2-Ahora, esta es una historia repetida. Pues el BCV venía fijando esa banda de precios con las subastas anteriores. ¿Se recuerda? Por los alrededores de 5 bolívares  fuertes por dólar. En ese sentido, el piso no causa sorpresa. Lo que parece sorpresivo es el techo de  7. Por una sencilla razón: es reconocer los problemas estructurales del país. Y es la aceptación, por fin, de que el permuta no es un mercado marginal. De allí que sorprendía escuchar a algunos de esos parlamentarios decir que el permuta marcaba los precios cuando ministros como Rodrigo Cabezas y Giordani habían dicho que era un mercado inexistente. ¿En qué quedan?

     3-Hasta el lunes pasado, los 7 del permuta no parecían importarle al Gobierno hasta que vino la escalada de los 8. Ahora se anuncia la banda. Que en realidad era la que ya existía. Esa es la consecuencia, dijo un banquero, de manejar la economía con golpes de escritorio, de manejar el mercado con soluciones de escritorio. -Lo que ocurrió es que el mercado paralelo los arropó.

    4- El reto es cómo sostener las bandas. ¿Hay dólares? ¿Hay bonos? Hace un mes Rafael Ramírez descartó nuevas emisiones en PDVSA. Y los 1.500 millones de dólares del vencimiento del Boden 2010, que serán pagados según parece con nuevas emisiones, no  pintan suficientes para sostener la banda. El Boden vence en agosto. El BCV puede controlar el permuta, pero si persiste la falta de coordinación entre los organismos, si cadivi continúa sin entregar divisas,la situación volverá a escaparse de las manos. De hecho, ya no podrá ser como antes.

    5-¿Y por qué? Lo dijo Chávez ayer en el acto de la Faja: las divisas son del pueblo. Pero esta concepción entraña otra verdad: que el Gobierno considera que el sector privado, que los bancos, y los operadores, no producen divisas, que son apenas unos agentes distribuidores de las mismas, y por tanto, el Gobierno no se siente obligado a entregárselas, a traspasárselas, de gratis; menos considerando el Gobierno que los privados son sus enemigos. Esa es la verdad, y eso explica el discurso de Chávez ante los inversionistas: arriesgan en el país, se tapan los oídos ante el riesgo Chávez, traen miles de millones de dólares, y viene el @Chávezcandanga y los ataca. Y si los ataca a ellos, ¿qué pueden esperar los privados locales con menos recursos y más aprehensiones?

    6-De verdad, lo que va a cambiar en el panorama del permuta no son las bandas, sino la presión ejercida contra los operadores. La reforma de la Ley de Ilícitos Cambiarios amenaza con ser un instrumento punitivo que   se va aplicar, dado el anuncio del presidente de Chávez, de que se le va a dar  en la madre a los especuladores. La madre es el mercado. Y el padre, el mercado negro.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com