Edición testing
18 de octubre de 2019, 23:38:50
KonDinero


Argentina toma una ruta poco convencional en política económica

Por Krystel Montes De Oca

Por Krystel Montes De Oca (@Rendivalores).- El Banco Central Argentino (BCRA) anunció el miércoles un par de líneas de acción para estabilizar la economía: una mejora en la política fiscal y un aumento del financiamiento junto a nuevas políticas monetarias. Sin embargo, estas medidas poco convencionales no ofrecen ninguna pista si resultarán en el tiempo.


La inestabilidad de Argentina comenzó en el primer semestre del año cuando la desconfianza hacia los mercados emergentes provocó una primera depreciación del peso, que ya acumula una caída del 50%, además de previsiones de inflación de un 40% para 2018.

Para estabilizar la economía, el gobierno de Mauricio Macri planteó un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 7.100 millones de dólares, adicionales al préstamo de 50.000 millones aprobado en junio, logrando hacerle espacio al financiamiento del sector privado. La directora del FMI, Christine Lagarde, anunció conjuntamente un desembolso adicional de 19.000 millones de dólares en el 2019.

El presidente argentino señaló que el país tendrá más apoyo del FMI y que, si bien la economía argentina atravesará entre cuatro y cinco meses de recesión, no existen posibilidades de que la nación vuelva a caer en una cesación de pagos de deuda.

Argentina recibió anteriormente 15.000 millones de dólares de la línea de crédito del FMI, por el que el Gobierno se comprometió a eliminar el déficit fiscal y recuperar la confianza de los mercados.

El gobierno de Macri presentó un proyecto de presupuesto para 2019, año en el que estima alcanzar el equilibrio fiscal primario y recortar la contracción económica a 0,5%, desde el 2,4% esperado para el 2018.

El presidente argentino señaló que el país tendrá más apoyo del FMI y que, si bien la economía argentina atravesará entre cuatro y cinco meses de recesión, no existen posibilidades de que la nación vuelva a caer en una cesación de pagos de deuda.

Aunado a esto, la política monetaria experimentará un cambio drástico en cuanto a su incidencia. El peso argentino flotará sin intervención del Banco Central dentro de la banda 34 a 44 pesos por dólar, ajustando el rango mensualmente y reducirá a 0% la variación de la base monetaria hasta junio de 2019, como medida antiinflacionaria.

Ante los anuncios emitidos el miércoles, el peso argentino cerró el jueves con una depreciación de 2,7%, en cambio, la deuda soberana presentó un buen desempeño ante la expectativa de los inversores de reducir el riesgo crediticio con el nuevo financiamiento.

El nuevo régimen no es ortodoxo, al eliminar el crecimiento de la base monetaria en una economía con un impulso inflacionario como el argentino, arriesga a padecer de una recesión más pronunciada; el tiempo calificará estas políticas y los mercados emergentes reaccionarán ante las medidas argentinas.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com