Edición testing
16 de septiembre de 2019, 12:28:00
Poder Kaníbal


La realidad social de Cuba y Venezuela cada vez se parece más

Por Orlando Zamora

Por Orlando Zamora.- El régimen de Nicolás Maduro asume y aplica en profundidad los característicos rasgos de laconducta socialista y de burocracia que tanto destacan en el modelo cubano. Esta es una comparación.


Comencemos diciendo que un solo hombre rodeado de una cúpula impone presidentes herederos (Manuel Díaz Canel-Nicolás Maduro). El poder no retrocede ante sus errores, la consecuencia es la de nuevos fracasos y estancamiento.

En ambos países los militares dirigen innumerables empresas y son parte sustancial del cuerpo dirigente del proceso, se partidizan como cualquier militante revolucionario.

Los cubanos destacaron por la disciplina para hacerse de bienes y servicios luego de pasar por largas y pacientes colas. Venezuela ya adoptó esa voluntad de paciencia.

En Cuba deslumbran edificios derruidos, la falta de mantenimiento de equipos como ahora en Caracas. Los semáforos dañados nos recuerdan a aquella eficiente empresa privada que mantenía al día cada uno de los semáforos.

Hay menos autos circulando, y los nuevos son menos aún. Los bombillos sin reemplazo, colas para la gasolina, oscuridad planificada, pues las calles con poco uso no requiere iluminación; plazas y autopistas en tinieblas.

Ambos gobiernos-estados se eternizan y sobreviven cercenando la división de poderes, manejando los resultados electorales. Y también gracias al comercio de hambre y al uso disuasivo de la represión en cualquiera de sus manifestaciones posibles e imaginables.

En ambas naciones hay mendigos en las calles, aunque los tapen.

En lo político el régimen de Venezuela adoptó una hábil política internacional. Una geopolítica con 100.000 millones de dólares regalados o atizando otros procesos políticos similares semejando la política externa rusa, la TV rusa, Telesur. La TV cubana ataca las 24 a uno solo de los imperialismos. Ocultan el propio. Cuba conspiró en toda América y parte de África.

Cuba siempre se expuso como víctima del bloqueo, el cual fue desestimado por el propio Raúl Castro. En efecto, el 18 de diciembre del 2010, Raúl Castro relató que ”enseñamos a sembrar café a los vietnamitas y hoy Vietnam es el segundo exportador mundial de éste, ellos nos preguntaron ¿qué pasó con ustedes que nos enseñaron a sembrar café?” Raúl Castro agregó entonces: “no sé qué le habrá contestado el cubano, seguro le dijo el bloqueo”.

Esta es exactamente ahora la excusa de la fracasada revolución bolivariana: con billardos de dólares y bolívares la conspiración financiera internacional nos impide producir.

El modelo de ambas naciones fue imaginado por el mismo inventor: Carlos Marx desde hace 160 años. Meta: eliminar los mercados y sostener la economía bajo una eterna burocracia y enfocar todo en el gasto público, altamente improductivo que consigue devorar todo posible valor agregado del resto de la sociedad.

Ambos gobiernos-estados se eternizan y sobreviven cercenando la división de poderes, manejando los resultados electorales. Y también gracias al comercio de hambre y al uso disuasivo de la represión en cualquiera de sus manifestaciones posibles e imaginables.

En Cuba el azúcar y sus derivados constituían el renglón principal de la economía, junto a la pesca, el café, el cobre, el tabaco, y todo se redujo sustancialmente por el modelo estatista que absorbió la economía para destruirla. En Venezuela produce más dinero el BCV que PDVSA divisas, el café y la azúcar como en Cuba se redujeron a la mínima expresión.Hugo Chávez imitó a Cuba…con éxito. / Flickr: Bernardo Londoy

En Cuba se apoderaron del 70% de las tierras. En Venezuela en un 35%. La agricultura murió aquí y allá. La agroindustria es algo extraño en Cuba. En Venezuela retrocedió.

Venezuela involucionó 70 años al producir 1,1 millón de barriles diarios de petróleo. El dictador Fulgencio Batista produjo 10 millones de toneladas de azúcar en un año. Fidel Castro jamás pudo llegar a esa cifra.

De Cuba escapó un millón de cubanos en 4 años. Venezuela triplicó esa cifra en 5 años. Cuba nunca renunció al dólar, Venezuela miente al intentarlo.

El transporte en Cuba es un grave problema, la demanda excede a las pocas unidades disponibles, y se habilitaron los camiones del Estado, se improvisaron los “Camellos”, mezcla de bus sin motor halado por un camión. En Venzuela las “Perreras” son privadas y ahora escasean víctimas de los costos de operación.

En La Habana, urbanizaciones como Miramar, El Vedado se degradaron por el populismo urbano. En Caracas, la Candelaria, Los Chaguaramos, Santa Mónica, Las Acacias, San Bernardino, Sabana Grande y muchas otras fueron transformadas por el desorden y construcciones de viviendas mal planificadas.

En La Habana resaltan lo que fue su pasado, la imbatible vida nocturna de sus hoteles y cabarets, los restos de letreros en neón lo atestiguan, sus jardines sin la alegría de antaño. Caracas cerró sus mejores restaurantes y locales nocturnos.

Las personas nacidas en Cuba, independientemente de la ciudadanía que ostenten, no podrán utilizar la Tarjeta de Turista para viajar a Cuba. Deben realizar los trámites de visado en un consulado cubano. En Venzuela se inauguró una era de control y reducción del otorgamiento de pasaportes.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com