Edición testing
17 de noviembre de 2019, 15:57:29
Konfidenciales


Por qué Eulogio del Pino ya era un hombre sentenciado desde el alto poder

Por Juan Carlos Zapata

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Ya Eulogio del Pino era un hombre en la mira. Mucho antes de ser acusado de corrupción por el fiscal General de Nicolás Maduro, Tarek William Saab. El expresidente de PDVSA era un crítico de la política económica del Gobierno. Y tomó posición. Así entró en terreno desconocido. Después, Del Pino se introdujo en terreno difícil cuando en julio de 2016 señaló que las expropiaciones acometidas por Hugo Chávez y Rafael Ramírez en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, habían sido un error. Hay otro elemento desconocido. Y hasta ahora es que se sabe. Y tiene que ver con la propuesta económica que le presentó Unasur al gobierno de Maduro en junio de 2016. El entonces presidente de PDVSA fue uno de los más fervientes defensores del documento. Y al hacerlo, entró en terreno sospechoso.


Se recordará que cuando comenzaron los primeros encuentros de reconocimiento entre Gobierno y Oposición, se abordó también el tema económico. Este punto estaba en manos de la comisión que coordinaba el expresidente de República Dominicana, Leonel Fernández. La crisis aún no había explotado en toda su dimensión. Para entonces, sin embargo, José Luis Rodríguez Zapatero alertaba sobre el “desafío económico”. Dijo que “nuestra tarea es un diálogo nacional sobre los grandes temas de convivencia, reconciliación y la situación social y económica".

Las fuentes señalan que Maduro y Cilia Flores estaban en el medio. No sabían qué posición tomar. Hasta que entró en escena el asesor. El asesor español Alfredo Serrano Mancilla y convenció a la pareja presidencial de colocarse en contra.

La crisis venezolana ya era única en el mundo. Nadie podía explicar cómo un país tan rico –el cuarto a decir de Zapatero- sufría la inflación más alta del mundo y la caída del PIB más pronunciada del planeta, pero también desabastecimiento de comida y medicinas, y un aparato productivo paralizado. Fernández agregaba que se conversaría “con el sector privado para que nos puedan suministrar los insumos para tratar de reencauzar la economía venezolana por senderos de estabilización y de confianza entre los distintos actores que permita que Venezuela vuelva a los niveles de crecimiento económico como históricamente los ha tenido".

En el entendido de que el grupo de ex presidentes actuaban bajo el paraguas de Unasur –Unión de Naciones Suramericanas-, un grupo de especialistas del organismo produjo una propuesta económica que a mediados de junio fue anunciada por su secretario Ejecutivo, el ex presidente de Colombia, Ernesto Samper.

La agencia oficial del gobierno, AVN, muy a su manera, (negritas nuestras), reseñó que “la Comisión Económica, dirigida por Samper, se reunió con el vicepresidente Ejecutivo, Aristóbulo Istúriz, para plantear un diagnóstico realizado por un grupo de especialistas y técnicos en materia económica para encontrar salidas a la coyuntura por la que atraviesa Venezuela, producto de la baja en el precio del petróleo y la guerra no convencional en la que participa la derecha para desestabilizar el país”.Ernesto Samper presentó el plan económico de Unasur. / Foto: Wikipedia

Agregó la Agencia Venezolana de Noticias que Samper indicó que la relatoría de este diagnóstico fue realizada por Pedro Silva, director de Asuntos Económicos de la Unasur. También apuntó AVN que Samper dijo que "hemos querido celebrar esta reunión en el día que vamos a hacerle al Presidente de la República (Nicolás Maduro) estas propuestas, lo que queremos es compartir con ustedes este diagnóstico".

Por último, reportó que Samper puntualizó que "sabemos que la responsabilidad, viabilidad, pertinencia y eficacia es algo que tendrá que valorar el equipo económico (venezolano), lo que queremos es ofrecerles que este equipo (de la Unasur) estará a su disposición y orden para lo que consideren importante".

Lo que se le salió a Elías Jaua

El optimismo de Samper se desvanecería bien pronto. El documento quedó de plano descartado por el gobierno de Maduro. Entonces no se ofrecieron detalles de lo planteado por Unasur. Pero al instalarse la Comisión de Economía de la Mesa de Diálogo, del diputado Elías Jaua le llagaría una pista al director Ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba. Este le contó a la periodista Elvia Gómez el 4 de noviembre en entrevista en KonZapata que lo primero que planteó el ex presidente Leonel Fernández en la reunión de “la madrugada del lunes (31 de octubre) cuando se instaló la mesa en el Museo Alejandro Otero y se definía quiénes integrarían la comisión económica, fue que como marco para iniciar la discusión se iniciaba con ese proyecto, y la respuesta de Jaua fue: “Ese es el marco para saber lo que no vamos a hacer”. Por la respuesta de Jaua se puede inferir lo incómodo que habría sido el documento de Samper.Leonel Fernández estaba claro en lo que había que hacer con la economía. / Foto: Youtube

En consecuencia, la crisis no solo siguió viva sino que se profundizó. De allí que Zapatero en octubre hablara de evitar el precipicio. Y el segundo emisario del Papa, Claudio Maria Celli, señalara el 5 de noviembre de 2016, en entrevista desde Roma al diario La Nación de Argentina, que “Es indudable que la situación está muy fea. No solamente a nivel político, sino a nivel social, económico. No hay comida, no hay medicinas. Es innegable que el país está enfrentando una situación muy difícil”.

Lo que no se sabía es que la propuesta de Unasur dividió al Gobierno. Y marcó, en parte, el destino de Elugio del Pino en la presidencia de PDVSA. Del Pino, como Rafael Ramírez, quería un giro económico para evitar la catástrofe, tal como se evidenció más tarde. Del Pino, con menos respaldo político, estaría en la mira desde entonces.

Ahora se sabe que entre los defensores del Plan de Unasur estaban Del Pino, Ernesto Villegas y Nelson Merentes. Y en contra, Jaua, Aristóbulo Istúriz, Ricardo Menéndez y Diosdado Cabello.

Las fuentes señalan que Maduro y Cilia Flores estaban en el medio. No sabían qué posición tomar. Hasta que entró en escena el asesor. El asesor español Alfredo Serrano Mancilla y convenció a la pareja presidencial de colocarse en contra. Allí no solo se acabó el Plan económico de Unasur, Samper y Leonel Fernández sino que también se decidió la vía radical. Y esa es otra historia conocida.
Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com