Edición testing
3 de agosto de 2020, 13:53:14
Poder Kaníbal


Muere en cárcel de Maduro un corrupto peso pesado: ¿Qué pasará con los otros boliburgueses?

Por Juan Carlos Zapata

Juan Carlos Zapata (ALN).- Era amigo de Cilia Flores, esposa de Maduro. Y se les murió en la cárcel. Era hombre de confianza de Nicolás Maduro. Y se les murió en la cárcel. Era expresidente de PDVSA. Y se les murió en la cárcel. Era exministro de Petróleo. Y se les murió en la cárcel. Era expresidente de Citgo. Y se les murió en la cárcel. Era el experto que iba a salvar a PDVSA. Y se les murió en la cárcel. Nelson Martínez lo había alcanzado todo en la industria petrolera de Venezuela. Fue acusado de corrupción y se le murió este miércoles a Maduro, en la cárcel del régimen más cruel que haya padecido Venezuela en toda su historia republicana. Maduro ya supera la crueldad de la dictadura de Juan Vicente Gómez, el dictador que inspiró el personaje de El Otoño del Patriarca de Gabriel García Márquez.


Alguien ya lo anticipaba hace dos semanas, luego de la sentencia que un juez de Florida impuso al extesorero de Hugo Chávez, al boliburgués Alejandro Andrade: son preferibles 10 años en una cárcel de los Estados Unidos que un año en una prisión de Nicolás Maduro. Nelson Martínez llevaba un año bajo arresto, acusado de corrupción, y se murió. Sufría de un problema cardiaco crónico, y se murió. El fiscal general de Maduro, Tarek William Saab, dijo que el expresidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA) y exministro de Petróleo había recibido la atención médica debida. Pero se les murió en la cárcel. Y nadie debe morir en la cárcel. Ni un delincuente común. Ni un procesado por corrupción. Ni un mafioso. Se puede morir en la cárcel, a menos que la sentencia sea a cadena perpetua o a muerte. No era el caso de Martínez. Sin embargo, su caso, confirma que en el régimen chavista los detenidos, con sentencia o no, están condenados a muerte, o al menos, todos se sienten condenados a muerte hasta que no salen de aquellos calabozos de tortura. En octubre pasado, otro caso le dio la vuelta al mundo. El del concejal opositor, Fernando Albán. El régimen dijo que se había suicidado. El fiscal general ni el Gobierno ni nadie del chavismo ha podido demostrarlo. Solo faltó que de Nelson Martínez también dijeran que había optado por el suicidio.

La muerte de Nelson Martínez tendrá impacto directo en los boliburgueses. En aquellos que prefieren el exilio. Aquellos que prefieren esconderse. Que prefieren acogerse a un programa de testigo protegido en los Estados Unidos. Aquellos que prefieren purgar 10 años en el imperio del que tanto denostaron. O prefieren prisión en España, o en cualquier otra cárcel del mundo. Menos en Venezuela. Por eso se fue Andrade. Por ello se fueron los boliburgueses petroleros Nervis Villalobos, Rafael Reiter, y se fueron Claudia Díaz, la exenfermera de Chávez y su esposo, el exguardaespaldas de Chávez, Adrián Velásquez. Villalobos y Reiter están detenidos en España. Por ello los empresarios Roberto Rincón y su hijo Roberto Rincón, ligados a negocios turbios con PDVSA, prefirieron Estados Unidos. Villalobos, Reiter Díaz y Adrián Velásquez, prefieren España. Sobre Díaz y Velásquez pesan solicitudes de extradición. Y el abogado de Díaz en Madrid dijo a ALnavío que, si regresa a Venezuela, el régimen de Maduro la mata, que le puede ocurrir lo mismo que al concejal, que lo lanzaron del décimo piso de la cárcel política.

Siga leyendo esta informacíon en ALnavio.com

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  konzapata.com