Edición testing
12 de noviembre de 2019, 6:49:30
Poder Kaníbal


Elías Jaua anda alzado contra la constitución de Maduro

Por Juan Carlos Zapata

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Bueno. Elías Jaua anda de crítico. Señalando que a la economía hay que levantarla. Señalando que el chavismo no pudo con la corrupción. Que el chavismo no pudo con el rentismo. El ex ministro de Hugo Chávez y Maduro cuestiona muchas otras cosas. Reconoce a Maduro como líder del proceso chavista pero mantiene reservas hacia el proyecto de constitución que estudia la Asamblea Nacional Constituyente. Este es un problema.


Cada vez resulta más evidente que la procesión está adentro. Que el chavismo no se atreve a dar el paso de atreverse contra la Constitución de 1999. La que llaman la constitución de Chávez.

Lo que arrancó como una propuesta de Nicolás Maduro para que se concretara este año, encalló en la ANC. Encalló en medio del poder chavista. Comenzaron a aparecer observaciones. Que si mejor reforma de la Constitución vigente. Que preferible dejar las cosas como están. El primero que lanzó el alerta fue el exZar de PDVSA, Rafael Ramírez, cuando apuntó aquello de cuidado con cruzar la línea roja. No es casual el silencio de las últimas semanas del constituyente, Hermann Escarrá, el hombre que lleva adelante el proyecto, y que anunció que estaba casi todo listo. Pues resulta que no. Y lo evidente es Jaua. Lo que ha escrito y lo que ha dicho.

Lo que arrancó como una propuesta de Nicolás Maduro para que se concretara este año, encalló en la ANC. Encalló en medio del poder chavista. Comenzaron a aparecer observaciones. Que si mejor reforma de la Constitución vigente. Que preferible dejar las cosas como están. El primero que lanzó el alerta fue el exZar de PDVSA, Rafael Ramírez, cuando apuntó aquello de cuidado con cruzar la línea roja. No es casual el silencio de las últimas semanas del constituyente, Hermann Escarrá, el hombre que lleva adelante el proyecto, y que anunció que estaba casi todo listo. Pues resulta que no. Y lo evidente es Jaua. Lo que ha escrito y lo que ha dicho.

En el más recuente artículo publicado en Aporrea, señaló Jaua lo siguiente: “En este sentido, es necesario valorar en su justa dimensión el peso de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999. A 19 años de su aprobación popular, ésta se ha convertido en el epicentro de la unidad nacional. Es por eso que, en cualquier caso, debemos cuidar celosamente las bases éticas, políticas, económicas, sociales y culturales que la transversalizan a lo largo de todos sus artículos. No cometamos los errores del pasado reciente”.

Aquí no hay medias tintas. Aunque se cuide de no ser más directo. Decir que “no cometamos los errores del pasado reciente” es coincidir con Ramírez en cuanto a no cruzar la línea roja. Lo que pide con “valorar” a la Constitución de 1999, es que hay que pensarlo mejor. Y cuando apunta que el texto es el “epicentro” de la unidad nacional, no le falta la razón. Tanto chavistas como opositores enarbolan el cumplimiento y respeto a la Constitución a la hora de diseñar políticas. Pero Jaua dice más: está señalando que mientras la Constitución une, el proyecto de Maduro divide. Que el proyecto de Maduro va a generar problemas, conflictos.

Jaua quiere decir que ese proyecto divide al chavismo. Y generará más conflictos con el campo de la oposición. Divide tanto al chavismo que el proyecto de Maduro puede acercar a un sector de chavistas al campo opositor. Si hay referendo del proyecto, Maduro se sometería a una derrota segura. Si Maduro pierde, las consecuencias sobre la estabilidad del Gobierno son impredecibles.

Ya en la entrevista que concedió a la BBC de Londres, Jaua había asomado su desacuerdo. A su modo y a su estilo. Le pregunta el periodista Guillermo D. Olmo, y Jaua responde:

“-Yo pensaba que una Asamblea Constituyente se formaba para hacer una Constitución. ¿No va a ser así?

-Puede hacer una reforma puntual, ratificar la actual o hacer una nueva constitución. En cualquier caso, sería sometido a referéndum.

-De nuevo: ¿habrá una nueva Constitución?

Esa es una decisión que corresponde a los miembros de la Constituyente”.

Como se ve, la reforma o la ratificación del texto de 1999 están sobre la mesa. Ya Maduro, Escarrá y Cilia Flores no juegan en solitario. Pese a que el proyecto, se supone, está listo. Y es por ello que muchas veces se ha negado que haya un proyecto oficial. Es que la procesión está adentro.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com