Edición testing
10 de diciembre de 2019, 13:56:29
Kolumnistas


¿Está la Casa Blanca dispuesta a todo contra Maduro?

Por Juan Antonio Avellaneda

Por Juan Antonio Avellaneda.- No es secreto que la producción petrolera de Venezuela está en caída libre. Solo en 2018 se estima que se dejaron de producir alrededor de 600.000 barriles diarios. Y esta cifra ubica la producción total de PDVSA entre 1.200.000 barriles diarios y 1.350.000, dependiendo de la fuente. Como consecuencia,Estados Unidos se ha convertido en el principal cliente de PDVSA. De hecho, un informe de la banca de inversiónBarclays de la semana pasada concluye que Venezuela es muy vulnerable a cualquier restricción o sanción petrolera que tome la Casa Blanca.


El reporte demuestra que a finales de 2015 las exportaciones de PDVSA a Estados Unidos se ubicaban en un 35% de las exportaciones totales. Hoy significan un 50%. Por lo tanto, en la Casa Blanca como en el Palacio deMiraflores saben que esta alta dependencia puede ser un catalizador para medidas que apuntan hacia laprohibición de compra de crudo venezolano por parte de los Estados Unidos, que es una manera de aumentar la presión sobre el gobierno de Nicolás Maduro, ahora cuando aumenta la presión interna por parte de la oposición liderada por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. La pregunta es: ¿Estará Washington dispuestoa dar este paso? La respuesta no es sencilla por los múltiples intereses que existen.

Por otro lado, están los intereses empresariales y el lobby. Además de Citgo , Valero Energy y Chevron serían las empresas más afectadas por estas potenciales sanciones. Valero, con base en San Antonio, Texas, ha sido una gran lobista y contribuyente del Partido Republicano. Colocada en muchos rumores como una compradora deCitgo, su voz es seguramente escuchada por la administración Trump. Chevron, como se sabe, sigue siendo la empresa norteamericana con una presencia considerable en Venezuela. Las sanciones petroleras podrían poner en riesgo los activos de Chevron en Venezuela, cuestión por lo que probablemente esta corporación también hace sonar su voz en Washington.

Casualmente la agencia de noticia Reuters publicó esta semana un artículo -“Refinerias de EEUU dan la pelea mientras la Casa Blanca considera sanciones a Venezuela”- en el cual se aborda el tema de reuniones de funcionarios del gobierno de Donald Trump con ejecutivos de empresas petroleras que serían afectadas por las potenciales sanciones.

Y es que los 500.000 barriles de crudo pesado que PDVSA exporta a Estados Unidos van a refinerías especificas preparadas para procesar ese petróleo específico, y una prohibición de importaciones de tal crudo colocaría a estas refinerías en una posición vulnerable, y aunque esto tendría un impacto casi nulo en los Estados Unidos sí puede afectar severamente las poblaciones donde operan esas refinerías. Son pequeños pueblos de Texas y Luisiana, con elecciones a la vuelta de la esquina. Para Trump estos dos estados han sido bastiones republicanos históricos donde se podrían perder escaños en el Congreso.

Sobre una posible sustitución del petróleo pesado de Venezuela, Trump debe considerar que la OPEP es de las pocas organizaciones mundiales que reconoce a Nicolas Maduro por lo que no se sabe a ciencia cierta si los socios en la Organización estarían dispuestos a ayudar estas refinerías. Quedan solo, por lo tanto, Mexico y Canadá que tienen además un petrolero parecido al de Venezuela. El gobierno de Andrés Manuel Lopez Obrador no parece ser confiable en estos momentos, deben pensar la Casa Blanca; y Canadá confronta problemas en su producción.

Por otro lado, están los intereses empresariales y el lobby. Además de Citgo , Valero Energy y Chevron serían las empresas más afectadas por estas potenciales sanciones. Valero, con base en San Antonio, Texas, ha sido una gran lobista y contribuyente del Partido Republicano. Colocada en muchos rumores como una compradora deCitgo, su voz es seguramente escuchada por la administración Trump. Chevron, como se sabe, sigue siendo la empresa norteamericana con una presencia considerable en Venezuela. Las sanciones petroleras podrían poner en riesgo los activos de Chevron en Venezuela, cuestión por lo que probablemente esta corporación también hace sonar su voz en Washington.

Queda claro que los mercados financieros ven como una...

Leer más

Podemos concluir que la Casa Blanca sí se plantea seriamente dar ese paso en el conjunto de sanciones petroleras. Pero por lo complicado del tema en los mercados se preguntan ¿Estará dispuesta la Casa Blanca a darlo?

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com