Edición testing
20 de septiembre de 2019, 13:35:56
KonDinero


La PDVSA con la que sueña Guaidó necesita mucho dinero y esfuerzo

Por José Antonio Bautista

Por José Antonio Bautista.- Juan Guaidó habló por espacio de 30 minutos exactos. No habló de los despidos masivos de 2003 ni de revanchas. Al contrario, garantizó la estabilidad laboral a todos los trabajadores de la actual PDVSA, haciendo mención especial a los trabajadores de Citgo, y a todos los empleados públicos, enfatizando que la nueva PDVSA debe servir como ejemplo para el reencuentro de la sociedad venezolana.


El mensaje de Juan Guaidó en su encuentro con los ex trabajadores de Petróleos de Venezuela, en el foro Industria Petrolera Nacional: Estrategias y Perspectivas, realizado en el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), estuvo lleno de optimismo y esperanza.

La alocución de Guaidó fue precedida por las del dirigente político Yon Goicoechea, y el de un panel jurídico-financiero conformado por la abogada Loly Dobarro, el diputado Luis Stefaneli y el experto petrolero José Toro Hardy. También intervinieron, en el panel técnico, los ingenieros Pedro Castillo, Francisco Javier Larrañaga y Antero Alvarado.

También asistieron algunos representantes del cuerpo diplomático acreditado en el país (España, Portugal, Francia, Estado Unidos de América, Países Bajos, Italia, Brasil), el Presidente del IESA y expresidente de PDVSA, Gustavo Roosen y una cantidad importante de ex trabajadores de PDVSA que abarrotaron 9 de las salas del Instituto.

Aseveraron que sí es posible la recuperación enfocándose con mística y disciplina en todos los espacios de la corporación, con equipos que incluyan viejos expertos, la gente experimentada de la nómina actual y una gerencia por objetivos que aproveche las ventajas competitivas de cada sector, dándole cabida a la gerencia experimentada de las empresas mixtas y reforzando la producción con esfuerzos propios, pero sin complejos en la contratación de las tradicionales proveedoras de servicios petroleros como Halliburton, Baker Hughes, Schlumberger, entre otras.

Yon Goicoechea centró su discurso sobre las líneas políticas que deben ceñir la estrategia para la recuperación de la industria petrolera: abrirse a la inversión extranjera, ya que ni la empresa ni el país cuentan con los recursos financieros necesarios para el rescate de la industria y utilizar el producto de la explotación en una verdadera siembra del petróleo, al mejor estilo del recordado anhelo de Arturo Uslar Pietri. Goicochea es uno de los autores del Plan País, el cual es la línea de acción de Guaidó para la recuperación de Venezuela.

El panel jurídico-financiero conformado por la abogado Loly Dobarro, el diputado Luis Stefaneli y el experto petrolero José Toro Hardy, resumió que el estado de cosas actual en PDVSA es dramático e insostenible, pero que con una apropiada estrategia legal de defensa; la consolidación de un marco jurídico que genere confianza (nueva Ley de Hidrocarburos; devolución de la autonomía al BCV; independencia en la dirección del accionista (Ministerio de Petróleo) a las operaciones de la industria; creación de una Agencia Venezolana de Energía, entre otros), se podrán atraer las inversiones necesarias del sector privado para recuperar y garantizar el éxito de la industria petrolera.

José Toro Hardy indicó que a pesar de no tener acceso a los libros de la empresa estima que su deuda actual está alrededor de 35.000 millones de dólares, alcanzando una suma de 5.000 millones de dólares en pagos vencidos, añadiendo que para lograr los niveles de producción de 1999 se necesitarían entre 25 y 35.000 millones de dólares por año, durante 9 años.

De igual modo, criticó que se haya hipotecado el 100% de Citgo, gravándose el 50,5% de las acciones como garantía de bonos emitidos de deuda y el 49,5% como garantía a la petrolera rusa Rosneft.

El panel técnico conformado por los ingenieros Pedro Castillo, Francisco Javier Larrañaga y Antero Alvarado, resaltó que la estrategia global para la recuperación de la industria pasa por despolitizar a la compañía y colocar personal técnico especializado en todas las áreas: el mismo desiderátum que los enfrentó a Hugo Chávez hace 18 años y generó la salida de miles de trabajadores de PDVSA.

Aseveraron que sí es posible la recuperación enfocándose con mística y disciplina en todos los espacios de la corporación, con equipos que incluyan viejos expertos, la gente experimentada de la nómina actual y una gerencia por objetivos que aproveche las ventajas competitivas de cada sector, dándole cabida a la gerencia experimentada de las empresas mixtas y reforzando la producción con esfuerzos propios, pero sin complejos en la contratación de las tradicionales proveedoras de servicios petroleros como Halliburton, Baker Hughes, Schlumberger, entre otras.

Luego de constituirse por décadas en la segunda economía...

Leer más

Juan Guaidó, en su intervención de 30 minutos exactos, dijo: “Hoy arranca la verdadera PDVSA…No podemos utilizar nunca más el petróleo para esclavizar a los venezolanos, el petróleo debe ser una palanca de emancipación del venezolano, de desarrollo, de oportunidades para la sociedad venezolana”. Destacó que el vínculo actual entre la empresa y el ciudadano era de subsidio o miedo: el Estado solo favorece a aquellos que por miedo obedecen sus políticas, situación que se debe erradicar.

Denunciando la tragedia que sufre el país, Guaidó rescató algo: que el petróleo sí sembró en los venezolanos un espíritu republicano y democrático, describiendo al venezolano y no solo al trabajador petrolero, como personas con mucho talento, lo cual ha quedado demostrado nacional e internacionalmente y quienes están dispuestos a darlo todo por la recuperación del país. No habló de los despidos masivos de 2003 ni de revanchas. Al contrario, garantizó la estabilidad laboral a todos los trabajadores de la actual PDVSA, haciendo mención especial a los trabajadores de Citgo, y a todos los empleados públicos, enfatizando que la nueva PDVSA debe servir como ejemplo para el reencuentro de la sociedad venezolana.

El ambiente generalizado es de una reactivación ya en marcha. De una transición en proceso. Los viejos petroleros, como en una película, se manifiestan dispuestos a arremangarse sus camisas para volver a la batalla. Aunque se notan los años – han transcurrido 17 años desde su salida y muchos de los viejos trabajadores ya pasaron la edad de su jubilación ordinaria de 60 años – esa experiencia es invalorable y debe ser aprovechada.

Para todos está implícita la salida del viejo régimen y la implementación de un plan estructurado para reconstruir al país y la industria petrolera: “Sí tenemos un plan y lo hemos presentado a Venezuela. Tenemos toda una estrategia”, concluyendo el foro con la entonación del Himno Nacional.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com