Edición testing
23 de octubre de 2019, 7:38:19
Katalejo


Interpretando a Torres Ciliberto

Por Producción KonZapata


Publicado en El mundo 03 de junio de 2010 “Y la demagogia y el populismo enterraron la democracia en Uruguay, Chile y Argentina”. Arturo Uslar Pietri en Conversaciones con Alfredo Peña.  

I

    Pocos le creyeron a Ricardo Fernández Barrueco cuando dijo: éste es un plan político. Menos que pocos escucharon cuando Chávez señaló: Cuídate de lo que haces, Adán. Por donde se le mire, la operación política muestra las costuras.

     No se diga que no hay razones técnicas, esas siempre sobran en cuanto a los banqueros. Si el Gobierno decidiera quedarse con Econoinvest, por ejemplo, apelará a razones técnicas, y saldrán delitos como bonos, y los 4 directivos permanecerán en la cárcel. Si el gobierno decide quedarse con la Polar, sobrarán  razones técnicas –especulación, acaparamiento- y saldrán delitos como arroz, como granos de maíz.

    El día que se lo llevaban preso, Fernández Barrueco apuntó: “Soy víctima de una conspiración”. La retaliación posterior contra el grupo de empresas, tiende a confirmar su versión. Y ahora lo dice Pedro Torres Ciliberto:Considero que aquí ha habido el interés de cobrarle a Ricardo Fernández algún hecho que desconozco”.

    No hace falta hurgar demasiado. El grupo crecía y creciendo aumentaba la influencia. ¿Qué decía Ricardo Fernández en privado? Creciendo más puedo sobrevivir, y sobreviviendo, pueden sobrevivir las demás empresas. Pero Fernández cayó y su delito mayor fue creerse garante del capital, y aún más creer que Chávez no lo sabía.

 II

    Ahora, si caía Fernández Barrueco, ¿qué podía esperarse de los demás grupos? De modo que a estas alturas nada salva a la Polar como tampoco nada salva a los bancos privados. Sobrarán las razones técnicas, otra vez, para decidir la estatización, igual que han sobrado razones para acabar con las casas de Bolsa.

    La Polar todavía se sostiene porque la familia no abandona el barco, y por el contrario, han dicho al núcleo más cercano que de caer, caerán con las botas puestas. No es que Lorenzo Mendoza esté pecando de ingenuo, es que el compromiso con la historia así le reclama. ¿Cómo respondió Churchill cuando le plantearon pactar con Hitler? Más o menos así: los pueblos que se rinden no se levantan; los que resisten, pueden caer, pero se levantan y con la moral en alto.

    Josep Pla decía que lo peor de la guerra civil española era lo que había sembrado: la discordia, la desconfianza y la pérdida de la amistad. Sirva esto como fondo de la realidad venezolana. Cuando caían los boliburgueses, el resto del capital aplaudió como si con ello quedaban a salvos de la arremetida. Algunos banqueros satisfechos volvían a soñar con el reino de los depósitos. Y en la agroindustria sacaban cuentas de lo que venderían a Mercal y PDVAL.

  III 

    Pues la historia es otra. La banca está sentenciada desde antes. Incluso Central Madeirense fue uno de los primeros grupos a los que el gobierno le puso el ojo en 2004. Y la sentencia de Polar es de 2003. Sólo que esto lleva sus tiempos. La caída de los boliburgueses se dio en medio del Congreso del PSUV como escarmiento a quienes pretendían desviar el partido, y desviar las primarias rojas de este año. La caída de la Polar va en la misma dirección: es la demostración de Chávez de que él es el poder, que ya nadie puede contra él, y por tanto, candidatos, votantes, partido, militantes, deben cerrar filas en torno a su propuesta para  alcanzar la mayoría total en la Asamblea Nacional.

     Polar es la bandera electoral de este proceso. Como la banca lo será del siguiente, o antes, ya que releyendo a Pedro Torres Ciliberto,  “queda claro que aquí hay en marcha un plan para estatizar a todo el sector financiero que va más allá de mí o mis empresas. ¿No te parece raro que en un espacio de dos meses pasaron 12 bancos a manos del estado? En un universo de menos de 45 bancos privados me parece un número alarmante, ¿cuántos más vendrán? Y ahora está pasando lo mismo con las casas de Bolsa. Siempre hay una excusa pero el patrón está claro”.

IV

    Por eso es que a Torres Ciliberto no le quedan dudas de que la caída de los bancos, de los suyos y de otros,  “fue montada desde el mismo Gobierno. Fíjate en la manera como se produjo la toma de mis empresas, o sea, Baninvest, Real, Central y Previsora. De la noche a la mañana ocurre un retiro masivo de fondos del Estado que dejan ilíquido, especialmente, a Baninvest, que como banco de inversión había puesto una suma importante para adquirir La Previsora. Central y Real ayudan financieramente a Baninvest, pero después también les saca el Gobierno los fondos y se quedan ilíquidos. Esto era un plan, y como tal actuaron”. Eso no exculpa a Torres Ciliberto y a los demás de los detalles técnicos, sin embargo.

    Por el camino que va, en cambio Chávez sí  terminará justificando y exculpando a los que se fueron primero. Si ejemplos como los de Econoinvest, Polar, Central Madeirense, Éxito, no lo satisfacen, siendo que ellos, igual Ricardo Fernández, Monaca, han apostado al país, invirtiendo, creciendo, reinvirtiendo, aún tomando en cuenta el riesgo Chávez, entonces tenían razón los Kaufman, y los Tirado, y los José Zambrano. Tenían razón los que acumularon a la velocidad de la luz, llenaron sus cuentas afuera, y dijeron, chao, ahí los dejó en el calvario. Y tiene razón Torres Ciliberto al responder: yo no andaba comprando rápido. “La rapidez la veo en la respuesta del Estado más que en mis compras, ¿no te parece?”.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com