Edición testing
16 de septiembre de 2019, 12:58:09
Kolumnistas


Le explicamos la pesadilla de la megadeuda externa que le deja el chavismo a Guaidó

Por Juan Antonio Avellaneda

Por Juan Antonio Avellaneda.- La historia económica mundial siempre ha visto que cuando un país se encuentra en impagos de su deuda, el proceso de reestructuración de la misma básicamente tiene dos aristas, la deuda vía emisiones de bonos y la deuda con multilaterales. Por eso cuando se estudian casos como los default de México, Argentina, Rusia, Irak, etc. la literatura casi se concentra en el tema de bonos.


Desde el Club de París, en 1956, con Argentina como deudor, hasta los Bonos Brady de los años 90 con México como cabeza de varios países de Latinoamérica, el fuerte de esos proceso se basaba en los bonos.

Venezuela 2019 ya es atípica en procesos de reestructuración y manejo de deudas en impago, comenzando con que los analistas difieren de cuánto es el monto total de lo que debe Venezuela, pues se mueven cifras que van desde los 140.000 millones de dólares hasta los 200.000 millones de dólares; siendo 160.000 millones la cifra más aceptada.

De este monto, los 65.000 millones de dólares que se deben por concepto de bonos de PDVSA y la República en impagos (default) son el 40,6%; es decir menos de la mitad.

El 6 de diciembre de 1998, Hugo Chávez gana las elecciones...

Leer más

En consecuencia, el caso no será un proceso normal ni típico en virtud de que este renglón no llega ni a la mitad de lo que Venezuela como Estado debe.

¿Cómo es nuestra deuda?

En primer lugar, el stock de deuda de PDVSA y la República representa el 40,6%, así que la reestructuración será aquí un tema técnico financiero. El Gobierno de Juan Guaidó contrató al abogado Lee Buchheit para que maneje este tema. Buchheit es un experto reconocido por los mercados y que ha participado en casi todas las reestructuraciones de deuda en los países emergentes. Por lo tanto a mi parecer esta porción no parece que traerá problemas en una eventual transición.

Venezuela 2019 ya es atípica en procesos de reestructuración y manejo de deudas en impago, comenzando con que los analistas difieren de cuánto es el monto total de lo que debe Venezuela,pues se mueven cifras que van desde los 140.000 millones de dólares hasta los 200.000 millones de dólares; siendo 160.000 millones la cifra más aceptada.

En segundo lugar, con 17,5% de peso en la deuda total esta las acreencias de Venezuela con Rusia y China, aquí entra el juego geopolítico convirtiendo a este renglón en algo más allá de un tema financiero. Esta deuda, calculada en unos 28.000 millones de dólares, se debe negociar con estos dos países, tomando en cuenta que el primero es un aliado militar de Nicolás Maduro.

En tercer lugar, el 16,8%, unos 27.000 millones de dólares representan todas las facturas vencidas,principalmente en el sector petrolero. El monto compete a compañías de servicios petroleros, las aerolíneas, farmacéuticas y etc. Para muchos es una porción fácil dado que ya muchas empresas las han tirado a perdidas, para otros es un tema delicado dado que el mal manejo de este asunto puede despertar una cadena de demandas contra la República. De nuevo es un tema muy puntual que se debe manejar caso por caso.

En cuarto lugar, hay un 8,75% que representa entre 13.000 y 17.000 millones de dólares. Es la deuda sobre empresas nacionalizadas y que han demandado ante tribunales de arbitraje. Por ejemplo, Conoco Phillips, ya con un veredicto reconocido por Venezuela. Este quizás es el tema que más se presta a debate en los mercados. Y técnicamente hay que contabilizar todas estas deudas producto de la locura nacionalizadora en la que se metió Hugo Chávez a partir de 2006. Pero mucha de esta deuda puede negociarse con la entrada de nuevo de estas transnacionales al país.

En quinto lugar, el resto, un 11% aproximadamente, está dividido entre deuda de multilaterales y préstamos bilaterales, siendo los primero los más fáciles de llevar a la mesa. Sobre prestamos bilaterales que no son Rusia ni China, la mayoría son con empresas privadas petroleras con garantía en crudo como el préstamo que le hizo Chevron a PDVSA hace unos años.

Hugo Chávez decía que la oposición era la nada...

Leer más

Como se ve, son muchos acreedores y muy diversos y un solo deudor: Venezuela con un economía que roza a penas los 110.000 millones de dólares y deudas por 160.000 millones de dólares, con componentes geopolíticos, de tribunales de arbitraje, acuerdos privados, facturas vencidas y, por supuesto, bonos.

No cabe duda que el caso Venezuela 2019 sera único en la historia económica de reestructuraciones de deuda.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com