Edición testing
20 de septiembre de 2019, 9:57:22
Poder Kaníbal


Y ahora qué pasará con la negociación entre Guaidó y Maduro

Por Juan Carlos Zapata

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Tanto se habló en Noruega. Tanto se avanzó. Y por tanto se espera que se siga avanzando. Porque Oslo no ha muerto. El proceso sigue abierto, y ocurrió lo que anticipamos. Que en el momento que se abordara el tema de las elecciones con Nicolás Maduro en el poder, el juego se iba a trancar. Pese a ello, la opción se mantiene.


Una fuente involucrada en la negociación dijo al diario ALnavío: Insistiremos en la mediación. Pero aclara: “Siempre y cuando estimemos que haya posibilidades de una solución acordada”.

No ha sido posible por ahora, aunque esta posibilidad era remota, tratándose de la primera jornada de discusión en serio.

Queda claro que la opción sigue sobre la mesa, y que al contrario de lo que se pensaba, no sólo el tema electoral estuvo en discusión, sino, con seguridad, aspectos institucionales como la Fuerza Armada, el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral, y la crisis, la catástrofe económica y social que sufre Venezuela, confirmada por los indicadores que acaba de hacer públicos el Banco Central de Venezuela.

Pero lo sorprendente es lo mucho que se habló. En dos viajes. Tres sentadas frente a frente. Lo deja entredicho el comunicado del gobierno de Noruega: “Los partidos han demostrado su voluntad de avanzar en la búsqueda de una solución acordada y constitucional para el país, que incluya asuntos políticos, económicos y electorales”.

Queda claro que la opción sigue sobre la mesa, y que al contrario de lo que se pensaba, no sólo el tema electoral estuvo en discusión, sino, con seguridad, aspectos institucionales como la Fuerza Armada, el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral, y la crisis, la catástrofe económica y social que sufre Venezuela, confirmada por los indicadores que acaba de hacer públicos el Banco Central de Venezuela.

Juan Guaidó ordenó a su equipo que había que medir la voluntad de negociación de Maduro. Y la midieron. Constataron que el asunto clave y central es que Maduro no quiere elecciones presidenciales porque, argumentan sus negociadores, ya las hubo, ya las ganó; en consecuencia, Maduro es legítimo, y debe ser reconocido como tal.

Lo contrario dice la oposición. Lo contrario dicen los más de 50 países que reconocen a Juan Guaidó como Presidente Encargado de Venezuela. En todo caso, el comunicado del gobierno de Noruega es explícito: Se avanzó y se mostró voluntad de seguir adelante en la búsqueda.

Un experto en negociaciones, el mismo que reveló a este diario el inicio de las negociaciones -y que fue primicia mundial-, observa que no hay ruptura sino “un juego de poses”.

El comunicado de Guaidó señala que no hubo acuerdo. Y la verdad es que no podía haberlo en esta primera jornada. No se esperaba. Las expectativas estaban centradas en lo que afirma el comunicado del gobierno de Noruega, en los avances. Y eso fue lo que se filtró el día anterior, el martes: que se había avanzado en el tema electoral, pero jamás se pensó en que se firmara un acuerdo. Ayer explicamos lo complicado de este proceso. (Lea esta nota de apoyo.)

Hasta dónde llegan los avances en Oslo entre los delegados de Guaidó y Maduro

Leer más

La opción sigue abierta, tan abierta, que la frase final del comunicado noruego no deja lugar a dudas. “Con el fin de preservar un proceso que puede llevar a resultados, se solicita a las partes que muestren su mayor cautela en sus comentarios y declaraciones con respecto al proceso”.

Siga leyendo esta información en ALnavío.com

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com