Edición testing
18 de julio de 2019, 10:54:23
Konfidenciales


Sabaneta de Barinas es de Guaidó y (un poquito) de Hugo Chávez

Por Juan Carlos Zapata

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Nos preguntamos el viernes que cómo le iría en Barinas a Guaidó. En la cuna de Hugo Chávez. Y no solo le fue. A Guaidó le va. Está allí. Presente. Vivo. Barinas respondió al cambio. ¿Y por qué?


Por lo mismo de toda Venezuela. Por el desastre. En Barinas el desastre es más pronunciado. Porque en ese estado nació Hugo Chávez. Luis Herrera dejó obra en Portuguesa, donde nació, y dejó obra en Lara, donde estudió. Y Carlos Andrés Pérez le hizo al Táchira. Y Rafael Caldera a Yaracuy. Con Pérez y Luis Herrera, Barinas se transformó. Por lo general, los presidentes le hacían al estado que los vio nacer. Pero lo de Chávez y los Chávez es insólito. Con todo el poder que acumularon.

Guaidó lo dijo en Sabaneta, viendo el abandono, pero culpando a Nicolás Maduro, estos años de Maduro. Guaidó, estratega, le restó peso a la responsabilidad de Hugo Chávez, porque este sigue estando presente, sigue siendo un sentimiento. Pero el periodista no es Guaidó ni tiene el cálculo de Guaidó y por tanto tiene que recordar el poder acumulado desde el año I de la revolución chavista con el padre, y la madre, y los hermanos, y los sobrinos, y toda la parentela que llega hasta primos y más allá.

Foto: Cortesía

Y hay que recordar cómo controlaron la gobernación, y las alcaldías, y el Consejo Legislativo, y cuántos recursos manejaron, y cuántas promesas hicieron, y cuántas tierras expropiaron, y cómo cantaba Chávez aquella canción, Linda Barinas. Y cómo aquellos ministros iban en procesión. Y cómo decían que Barinas no sería lo que es ahora. Igual que toda Venezuela.

Guaidó lo dijo en Sabaneta, viendo el abandono, pero culpando a Nicolás Maduro, estos años de Maduro. Guaidó, estratega, le restó peso a la responsabilidad de Hugo Chávez, porque este sigue estando presente, sigue siendo un sentimiento. Pero el periodista no es Guaidó ni tiene el cálculo de Guaidó y por tanto tiene que recordar el poder acumulado desde el año I de la revolución chavista con el padre, y la madre, y los hermanos, y los sobrinos, y toda la parentela que llega hasta primos y más allá.

Y fue desde el mismo año I que se desató la corrupción. Y la intriga familiar. Y la pelea familiar. Y el padre fue gobernador. Y la madre más que primera dama. Y Argenis Chávez se hizo llamar Secretario de Estado. Y los otros hermanos eran alcaldes. Y el hermano mayor, Adán Chávez era ministro y embajador. Y se sucedían los escándalos. Por la construcción del estadio para la Copa América de fútbol. O por la construcción del Complejo Azucarero Ezequiel Zamora que al final allá está, en Sabaneta, expuesto como gran símbolo del fracaso.

Y Chávez iba y hablaba de los fundos zamoranos, ¿cuáles quedaron?, y volvía y hablaba del progreso de Barinas, tanto progreso que una de las promesas de Argenis Chávez en la campaña que lo llevó a la gobernación, fue la reposición de un ascensor en el hospital central de Barinas. Insólito, habían pasado 16 años y ese hospital seguía en la desidia, y esa promesa de Argenis Chávez, corresponsable del desastre eléctrico nacional, ya entrañaba el fracaso de los Chávez en Barinas.

Hugo de los Reyes, el padre, fracasó, y fracasó Adán Chávez que lo sucedió, y fracasa Argenis Chávez en la gobernación. Y fracasó Hugo Chávez que, claro, se favoreció por la burbuja petrolera, y la burbuja de consumo, y por eso se le recuerda. Y se le recuerda porque la gente hace la comparación con Nicolás Maduro. Con la gestión de Maduro. Por ello es que Guaidó les dijo que ni siquiera cuidaron las formas, ni siquiera Maduro tuvo la precaución de prestar atención al hecho de que Chávez nació en Sabaneta de Barinas. En tal sentido se afirma:

-A Chávez lo respetan algunos, a la familia Chávez la detestan y a Maduro lo odian.

Foto: Cortesía

Eso pasa en Sabaneta, eso ocurre en Barinas la capital, eso se repite en Socopó y Pedraza y Barinistas, eso en todo el estado Barinas, y eso explica la derrota parlamentaria de 2015. Ahora es peor. Con decir que lo único que se recuerda de Maduro es el pajarito. El pajarito que le habló en Sabaneta. El milagro se convirtió en chiste. Y el chiste en tragedia. Y es por ello que la gente quiere cambio, y es por ello que la gente le respondió a Guaidó. Desde 2006, según el Instituto Nacional de Estadísticas, Barinas era el estado más pobre del país. Y eran tiempos de Chávez.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com