Edición testing
18 de septiembre de 2019, 0:35:10
Poderómetro


Chavistas y opositores ya anticipan un acuerdo en la negociación entre Guaidó y Maduro

Por Juan Carlos Zapata

Juan Carlos Zapata (ALNavío).- Tres vías y tres señales hacen posible conjeturar que no por difícil, la negociación entre Guaidó y Maduro no pueda arribar a un acuerdo. Los equipos vuelven a verse la cara. Vuelven a sentarse. Y aunque el terreno resulta escabroso, ¿hay que ser optimistas? Veamos lo siguiente:


La primera señal fue el comunicado del gobierno de Noruega en el que se deslizó la palabra “esperanza”. Si el acuerdo entre las partes es que sólo sea la mediación la encargada de la vocería y que la vocería, discreta, cuidadosa, parca, haya introducido la esperanza de que se arribe a un arreglo, pues hay que pensar que los avances están sobre la mesa.

Porque Héctor Rodríguez aspira a un acuerdo, a un acuerdo de los actores políticos, un acuerdo que luego sea reconocido por la gente. Lo dijo así: Si la sociedad no dialoga y se escucha, “los actores políticos pueden llegar a un acuerdo que la gente no reconoce”. Aquí está la buena noticia. Este dirigente del PSUV, del chavismo, ya piensa en el acuerdo, y piensa en uno que cuente con el respaldo del país.

La segunda señal. Héctor Rodríguez, gobernador del estado Miranda, miembro del equipo negociador de Nicolás Maduro y, por demás, el candidato de Maduro a las presidenciales en caso de haberlas, reconocía este martes en el Circuito Unión Radio de Caracas, que “se está avanzando” en la negociación. Interpretándolo, el avance es de tal naturaleza que ya Héctor Rodríguez comienza a decir que el “diálogo” debe trascender a Barbados, el diálogo debe ser una manifestación cotidiana de la sociedad, para que el país se reconozca y baje la confrontación. Ahora, ¿por qué afirma esto? Porque Héctor Rodríguez aspira a un acuerdo, a un acuerdo de los actores políticos, un acuerdo que luego sea reconocido por la gente. Lo dijo así: Si la sociedad no dialoga y se escucha, “los actores políticos pueden llegar a un acuerdo que la gente no reconoce”. Aquí está la buena noticia. Este dirigente del PSUV, del chavismo, ya piensa en el acuerdo, y piensa en uno que cuente con el respaldo del país. Héctor Rodríguez apunta que el hecho de “estar sentados en Barbados es un avance”. Y esta frase, no es cualquier cosa. Porque el diario ALnavío supo de buena fuente que a raíz de las más recientes sanciones de Estados Unidos contra los hijastros de Maduro -hijos de Cilia Flores, su esposa-, y contra el boliburgués Alex Saab -de extrema confianza de Maduro y Flores-, sus socios, hijo y empresas, el régimen de Maduro dudó en volver a la mesa de la negociación. Como ya estaba el antecedente de la sanción contra el hijo de Maduro, Nicolasito Maduro Guerra, los contrarios a la negociación querían que esta fuera la excusa para romper. Y Maduro no rompió. Y vuelven a la mesa. Y vuelven con este discurso de Héctor Rodríguez de más diálogo, más reconocimiento y menos confrontación y polarización.

Siga leyendo esta información en ALnavío.com

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com