Edición testing
14 de noviembre de 2019, 6:54:08
Konfidenciales


Maduro, Padrino López y Diosdado Cabello desafían a Trump en varios terrenos

Por Juan Carlos Zapata

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- El chavismo sigue desafiando. Porque el lobo nunca llegó. El lobo dice que está listo. El lobo dice que todas las opciones están sobre la mesa. Pero el chavismo no se detiene. El chavismo dice que el lobo no llegará. Que no habrá intervención militar. Y que es cosa de tiempo que las sanciones puedan ser evadidas. De alguna forma. Y el régimen seguirá adelante.


A Nicolás Maduro lo señalan de estar al frente de un Estado delincuente, de un Estado forajido, y Maduro va y abre una embajada en Corea del Norte. Es una forma de Maduro de seguir desafiando. Y también de establecer una plataforma que permita “evadir en físico” las sanciones de los Estados Unidos, dice un experto radicado en Washington. Maduro hará negocios con Corea del Norte, y ya es posible anticipar la naturaleza de los acuerdos que pueda firmar con el régimen de King Jong-un. Maduro, en este contexto de tensiones y bloqueo, le dice a los Estados Unidos que sigue adelante, que va a seguir adelante, y como dijo Hugo Chávez, como ha dicho Maduro, como ha dicho Diosdado Cabello, si tienen que aliarse y pactar con el diablo, pues así lo harán.

Hugo Chávez siempre se cuidó de no mezclarse más de la...

Leer más

El jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, Craig Faller, declara desde Brasil, que los marines están listos, que el ejército más poderoso del mundo está listo, que la Marina de EEUU está preparada para “hacer lo que sea preciso” en Venezuela, y el general Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa de Nicolás Maduro, responde con otro desafío: Aquí también estamos listos, y además de la frase, el general le da un manotazo a la mesa, y quienes lo oyen aplauden a rabiar. Que vengan, dice el ministro. Que van a salir millones de centauros, millones de caribes, y millones de soldados patriotas para enfrentar a los invasores.

Padrino López en otro desafío a los Estados Unidos, le sacó un convenio a Rusia que establece la posibilidad de que la Armada pueda atracar buques en las costas venezolanas. Las fuentes consultadas por KonZapata coinciden en esta apreciación: Rusia es un soporte moral, un soporte político, y un soporte estructural en cuanto al petróleo. Sin Rusia, Maduro estuviera en aprietos.

Donald Trump se decide por la Orden Ejecutiva que profundiza las sanciones contra el régimen de Maduro porque el objetivo es que haya elecciones libres sin Maduro en el poder, y Maduro abandona la mesa de negociación, Diosdado Cabello celebra que no haya negociaciones porque no hay nada que negociar, e insiste en su posición de elecciones parlamentarias antes que presidenciales, y se cuela lo peor, que el gobierno de Trump y el régimen de Maduro han sostenido conversaciones paralelas, lo cual le da pie a Cabello para decir que eso ya es un reconocimiento de Washington a Maduro.

Y como la Orden Ejecutiva alerta a empresas y países que hacen negocios con Maduro, la vicepresidenta Delcy Rodríguez va a Rusia, y en Moscú es recibida por el canciller Serguéi Lavrov, y si bien la gira no logra resultados concretos en materia de financiamiento y acuerdos sectoriales, el mensaje está dado, el mensaje de que Rusia y Maduro seguirán bailando al son de la misma música. Rusia no le va a dar plata fresca a Maduro, pero lo sigue apoyando en materia petrolera, en inteligencia, en la recuperación del sistema eléctrico y en asuntos militares. De hecho, Padrino López en otro desafío a los Estados Unidos, le sacó un convenio a Rusia que establece la posibilidad de que la Armada pueda atracar buques en las costas venezolanas. Las fuentes consultadas por KonZapata coinciden en esta apreciación: Rusia es un soporte moral, un soporte político, y un soporte estructural en cuanto al petróleo. Sin Rusia, Maduro estuviera en aprietos.

El régimen de Maduro se moviliza hacia Rusia. Hay buenas y...

Leer más

Maduro observa el escenario. Padrino López mira el contexto. Diosdado Cabello analiza el panorama. El lobo no llegó. La invasión no llegó. La opción se desinfló. No cuenta con apoyo mundial ni regional. Por ello Padrino López dice que vengan los marines, estamos listos; por ello Cabello grita, que vengan, no vamos a salir corriendo, estaremos Maduro y yo en primera fila. Y Maduro, que de relaciones exteriores algo aprendió, mira el G-7. Mira las contradicciones de las potencias reunidas en Francia. Mira cómo el presidente Emmanuel Macron le enreda la política a Donald Trump con Irán, hasta el punto de que sea posible una cumbre entre el presidente persa, Hasan Rohani y Trump. Es lo que quiere Maduro. Es lo que desea. Por tal razón lleva años buscando el encuentro con Trump, pidiendo que discutan cara a cara el caso Venezuela. Estuvo a punto de lograrlo en la penúltima Asamblea General de la ONU. Maduro quiere un Macron de su lado. Lo busca. Un Macron que le haga el lobby ante Trump. Un Macron que le ha tomado el pulso a Trump y al mismo tiempo se lleva bien con el presidente de Rusia, Vladímir Putin. Maduro y Cabello dirán que las conversaciones secretas con Washington son un avance. Y para que haya avance, para que Trump le preste atención, lo tome en cuenta, y abandone a Juan Guaidó, Maduro seguirá desafiando, seguirá retando, tensando la cuerda, así tenga que ir al infierno de Corea del Norte a hablar con el diablo.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com