Edición testing
12 de noviembre de 2019, 12:59:31
Poder Kaníbal


Nicolás Maduro pasa una buena noche a costa de la crisis de Lenín Moreno

Por Juan Carlos Zapata

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- El chavismo de Maduro anda de fiesta. Nicolás Maduro calcula que la crisis en Ecuador le dará un respiro regional. La atención del continente y buena parte del mundo se desvía hacia el gobierno de Lenín Moreno. Maduro se burla de Moreno, que lo llamó tirano, que lo llamó dictador, y que ahora le dice que está detrás de un movimiento que intenta derrocarlo. Moreno señaló a Maduro y al expresidente Rafael Correa de conspirar contra su gobierno. Maduro se ríe de Moreno. Y él mismo se autodenomina el superbigotes que tumba gobiernos.


Mientras Lenín Moreno decreta toque de queda parcial que afecta los sitios estratégicos de las instalaciones del país, mientras los manifestantes indígenas toman la sede del Parlamento en Quito, mientras la protesta se mantiene y no parece llegar a término, mientras el Presidente ha tenido que mudar el gobierno a Guayaquil dejando atrás el Palacio de Carondelet en la capital, Maduro desde Caracas aprovecha para atacar a Moreno y al mismo tiempo colocar el caso Ecuador como lo que no se debe hacer en materia económica: aplicar las recetas del Fondo Monetario Internacional. Es un reclamo para Moreno y también una advertencia para la oposición en Venezuela.

Maduro acaba de pasar una buena noche. El régimen de Maduro está en crisis pero Maduro lo coloca como ejemplo de gobernabilidad, y de vanguardia entre los modelos progresistas. Maduro se ufana de que con pocos ingresos y pese al bloqueo y las sanciones internacionales, sigue atendiendo al pueblo, y sigue de pie. Maduro apela a la crisis de Ecuador para marcar el contraste:

Lea esta nota completa en ALnavío.com

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com