Edición testing
17 de noviembre de 2019, 11:00:32
Poderómetro


El estallido social que esperaban en Venezuela reventó en Ecuador

Por Juan Carlos Zapata

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Maduro dirá que todo es cuestión de tiempo. Es un personaje que sabe ganar tiempo. Lo ha hecho en todo este periodo, desde que asumió el poder en 2013. Rafael Correa le envía este mensaje a Ecuador, que resistan, que todo es cuestión de tiempo para que la revolución ciudadana, la que él encabezó, regrese, vuelva, y se instale de nuevo en el gobierno.


Maduro le dirá a quien ose murmurarle, insinuarle acaso, lo de las elecciones libres, que aguanten, que resistan, que los hechos hablan, que no son percepciones, que miren lo que pasa en Ecuador, que miren lo que pasa en Argentina, lo que ocurre en México, añadirá que Brasil no se asienta con Jair Bolsonaro, que en Perú el terreno es movedizo, y que Daniel Ortega ya aguantó en Nicaragua y Evo Morales volverá a ganar en Bolivia. Si falta algo más, dirá: Y Colombia. Iván Duque tiene problemas, y los tendrá todavía más. La guerrilla está alzada.

Los expertos, los políticos, los analistas, todos veían que el estallido social se iba a producir en Venezuela, pero no se produjo. La crisis eléctrica, el hambre, la inseguridad, la crisis hospitalaria, son causas más que suficientes para el estallido social. Pero la gente prefirió irse. La gente una, optó por resignarse, y otra por marcharse, en lotes, en volúmenes que conforman un éxodo descomunal de más de cinco millones.

Maduro toma ese aire. La crisis de Ecuador lo coloca en línea de ataque, le ofrece argumentos para arremeter contra los traidores, contra el FMI, contra las recetas neoliberales, contra los paquetazos. Maduro señala que el FMI entró en Argentina, y ya ven la situación de Mauricio Macri. Y le dirá al entorno: Todo es cuestión de tiempo. Maduro señala que el FMI entró en Ecuador, y al gobierno de Lenín Moreno lo tiene en jaque la protesta social.

Los expertos, los políticos, los analistas, todos veían que el estallido social se iba a producir en Venezuela, pero no se produjo. La crisis eléctrica, el hambre, la inseguridad, la crisis hospitalaria, son causas más que suficientes para el estallido social. Pero la gente prefirió irse. La gente una, optó por resignarse, y otra por marcharse, en lotes, en volúmenes que conforman un éxodo descomunal de más de cinco millones.

Maduro le dirá al entorno: Duque cometió un error, el de las fotografías, el de los falsos positivos sobre la presencia guerrillera en Venezuela, y me dio un respiro. Duque quedó mal con la ONU y sus aliados, señalará. Todo es cuestión de tiempo. Y ahora Ecuador, y ahora Lenín Moreno. Cometió el error de aumentar el precio de la gasolina y el país le explotó. Maduro dirá: Por algo yo no lo hago. Hay que tener cálculo político. Todos los que me han pedido que lo haga no ven lo que yo veo. Maduro prefiere que lo acusen de mal administrador antes que aumentar la gasolina. Ahora tiene la excusa de las sanciones. Que con el escenario de las sanciones menos que menos se justifica aprobar el aumento de la gasolina.

Es la indefensión aprendida. Mira las fotos. Mira las películas...

Leer más

A Maduro no le importa el costo económico. Le importa el costo social y el costo político. Rafael Correa dice que la política económica de Lenín Moreno es irracional, loca. La de Maduro también pero no aumenta la gasolina. Maduro prefiere que le digan populista, y que sigue manteniendo el rentismo y los subsidios. Pero no aumenta la gasolina.

Maduro dice que es cuestión de tiempo. Es lo que le dijeron los cubanos. Lo sabía John Bolton cuando en la cumbre de Lima señaló que los cubanos le recomendaban a Maduro que ganara tiempo. Maduro ha comprado tiempo y ahora ve la crisis avivarse allá, en aquellos dominios, donde señala, la revolución bolivariana tiene mucho que ofrecer como modelo alternativo ante lo que propone el FMI con el capitalismo salvaje.

Ya pocos descartan el estallido. Aparece en los análisis...

Leer más

No hay nada más salvaje que el paquetazo que le ha aplicado Maduro a los venezolanos. Pero Maduro calcula, saca cuentas, y no aumenta la gasolina. Los precios de la gasolina son fuego para una crisis. Combustible para el estallido social. Maduro lo sabe, pues sabe también que es minoría, electoral y política. Y porque lo sabe ni abre las puertas para unas elecciones libres porque las perdería, ni aumenta la gasolina porque el país estallaría y el régimen se derrumbaría. Todo es cuestión de tiempo. Maduro lo sabe. Tiempo en contra. Tiempo a favor. ¿Cuál compra?

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  konzapata.com