Edición testing
21 de septiembre de 2020, 14:02:29
Katalejo


Los mercados de Argentina se preparan para días agitados con el regreso del peronismo al poder

Por Carlos Deseda

Carlos Deseda (KonZ/Rendivalores).- El peronista Alberto Fernández ganó la presidencia en Argentina con el 47,45% de los votos, contra su contrincante de derecha, Mauricio Macri, que obtuvo el 41,11%. De esta forma, el abogado de 60 años junto a su vicepresidenta Cristina Kirchner dictará el rumbo del país suramericano por los próximos cuatro años.


En cuanto a lo económico, los inversionistas temen que Alberto Fernández adopte el sistema económico que utilizó Cristina Kirchner durante su mandato en años previos. Además, sus promesas de mejorar las cosas se encontrarán en dificultades al inicio de su mandato, dada la falta de fondos para maniobrar: la economía se está contrayendo, la inflación se ubica por encima del 50%, el desempleo es más del 10% y un tercio de la población vive por debajo de la línea de pobreza. Los inversores también esperan que el gobierno falle en algún momento.

En cuanto a las expectativas de los próximos cuatro años, existen dos posibilidades. La primera es el cumplimiento por parte del nuevo gobierno con el pago del préstamo otorgado por el Fondo Monetario Internacional de 57.000 millones de dólares, del cual aún faltan por entregar 13.000 millones de dólares. El FMI esperaba por los resultados electorales para entregar el próximo tramo. De cumplir con el pago, Alberto Fernández generaría confianza en las personas que votaron por Mauricio Macri. Caso contrario, de no cumplir, se generaría tensión internacional y desconfianza en el mercado

Pero desde las primarias los inversores dieron señales de pánico, la depreciación del peso argentino se ubicó en niveles históricos, y el Banco Central se vio en la necesidad de quemar reservas internacionales en varias ocasiones para controlar al mercado cambiario.

El mercado accionario local se vio perjudicado igualmente en las primarias, ya que su principal indicador -Merval argentino-, disminuyó más de 30% en la apertura de mercado después de dicha jornada electoral, lo que llamaron lunes negro argentino. Sin embargo, se espera una jornada muy similar hoy, aunque la mayoría de los inversores preveían los resultados obtenidos.

En cuanto a las expectativas de los próximos cuatro años, existen dos posibilidades. La primera es el cumplimiento por parte del nuevo gobierno con el pago del préstamo otorgado por el Fondo Monetario Internacional de 57.000 millones de dólares, del cual aún faltan por entregar 13.000 millones de dólares. El FMI esperaba por los resultados electorales para entregar el próximo tramo. De cumplir con el pago, Alberto Fernández generaría confianza en las personas que votaron por Mauricio Macri. Caso contrario, de no cumplir, se generaría tensión internacional y desconfianza en el mercado, además de la ejecución de políticas populistas al estilo Kirchner, que probablemente incubarán una crisis económica severa en el largo plazo.

Una pequeña esperanza de las declaraciones de Fernández durante su campaña, fue que dijo que en sus planes de gobierno está el cumplimiento del pago de la deuda, que no conviene bajo ninguna circunstancia dejar de ser pagada.

Recordando para prepararse, políticas económicas de Cristina Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner fue presidenta de Argentina de 2007 a 2015, y le entregó a Macri una economía distorsionada por años de peronismo.

En su tiempo como presidenta, Kirchner aumentó los aranceles, imprimió dinero, ignoró a los inversores y publicó datos económicos que subestimaron la inflación y exageraron el crecimiento.

Fernández tiene una amplia gama de asesores, desde formuladores de políticas tradicionales hasta economistas que ayudaron a implementar las políticas de Kirchner cuando estaba en el cargo.

En la campaña, ha hablado de aumentar los salarios y los pagos de la seguridad social, impulsar las exportaciones, reducir las tasas de interés y reducir la inflación, todo mientras alcanza un superávit fiscal, lo que carece de sustento económico.

El favoritismo de Alberto Fernández para las elecciones en...

Leer más

Elegido en 2015, Macri prometió cambiar la economía, reducir la inflación, acabar con la pobreza y volver a colocar a Argentina en el escenario mundial con reformas a favor del mercado. Sin embargo, sus políticas se centraron en atraer la inversión extranjera, y acumular deudas para cubrir el déficit hinchado que heredó de Kirchner.

Es probable que la economía argentina se haya contraído durante tres de los cuatro años de mandato de Macri. Ahora Alberto Fernández toma las riendas sin opciones fáciles por delante.

En la madrugada del lunes, el Banco Central de Argentina tomó la decisión de limitar a sólo 200 dólares por persona al día la compra de divisas, restringiendo así el denominado “cepo cambiario”, con el objetivo de frenar la depreciación del peso.

De esta manera, el panorama para el país sureño no parece ser prometedor. El grado de intervencionismo estatal que propiciará el próximo gobierno argentino dictaminará en gran medida el destino de un país que sufrirá los embates del populismo durante los próximos cuatro años.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  konzapata.com