Edición testing
8 de abril de 2020, 20:16:47
Kolumnistas


¿Funciona o no funciona Juan Guaidó para los Estados Unidos y Donald Trump?

Por Juan Antonio Avellaneda

Por Juan Antonio Avellaneda (KonZ).- El secretario de Estado, Mike Pompeo declaró a principios de la semana pasada que la intervención militar estaba totalmente descartada en Venezuela y que la salida debía ser pacifica y democrática. Esta declaración abrió una serie de acciones dentro de la administración de Donald Trump que ha producido cualquier tipo de especulaciones sobre si el gobierno de Estados Unidos mantiene su confianza en el plan de Juan Guaidó.


El mismo Mike Pompeo en su cuenta de Twitter este sábado aclara esta turbulenta semana colocando que “Juan Guaidó @jguaido personifica la lucha y esperanza del pueblo de Venezuela por recuperar la democracia, y nosotros estamos totalmente atrás de esta lucha. Hacemos un llamado a todas las naciones que le den su apoyo y que la Asamblea Nacional de Venezuela le de total apoyo para poder restaurar la democracia pacíficamente para el pueblo venezolano”.

¿Qué ocurrió en Washington? ¿Por qué se produjeron tantas declaraciones confusas?

El 02 de diciembre, en la Universidad de Louisville, Kentucky, Mike Pompeo dice que en Venezuela no habrá intervención militar. Esto desata en las redes sociales y entre algunos analistas todo tipo de conjeturas indicando que el mensaje significaba el fin del apoyo de Donald Trump a Juan Guaidó luego de las últimas semanas de escándalos de corrupción en la oposición.

El 06 de diciembre, la agencia Bloomberg publica una nota en la que dice que jueves 05 se llevó a cabo una reunión en la Casa Blanca encabezada por el Vice-Presidente Mike Pence en la que se buscaba replantear la estrategia sobre Venezuela, puesto que era evidente la pérdida de confianza de Donald Trump en Juan Guaido.

Estados Unidos por primera vez pone sobre la mesa que la salida debe ser en acuerdo con Rusia, aceptando la influencia de este país en Venezuela. Tal como ocurrió en Siria donde el fin de la guerra civil fue un acuerdo EEUU-Rusia pero Bassar Al-Assad, ficha de Rusia, sigue en el poder.

Esta nueva estrategia no incluye ningún aspecto militar (coincide con Pompeo) y busca una salida democrática aplicando sanciones más severas a Venezuela y Cuba.

En esta reunión se habló también de buscar una solución en alianza con Rusia, siendo primera vez que la administración Trump acepta que la salida de Venezuela pasa por una comunicación con Moscú.

El 06 de Diciembre a las 3:50 pm, casi 24 horas después de esa reunión que reportó Bloomberg, Michael Kozak, subsecretario de Estado declara en rueda de prensa que ”nuestro apoyo ha sido a las instituciones democráticas, no a Juan Guaidó como persona, sino como Presidente electo de la Asamblea Nacional, apoyaremos a cualquiera que ocupe ese puesto”.

El 07 de diciembre, Mike Pompeo lanza el mensa de apoyo a Guaidó. Es claro que contradice a Kozak.

Todo esto ocurre porque desde el punto de vista de objetivos, los mismos no han sido cumplidos. Nicolás Maduro se mantiene en el poder y según analistas, incluyendo a The Wall Street Journal que en su edición de este domingo ya comentan que Maduro se ve sólido en el Palacio de Miraflores luego de este 2019 lleno de eventos.

No cumpliéndose los objetivos es obvio que los Estados Unidos busque cambiar la estrategia, cuestión que Washington viene calculando desde septiembre. Recordemos que ese mes salió John Bolton de la administración, Bolton fue el arquitecto del Plan Venezuela desde enero de 2019.

¿Qué factores hay que tomar en cuenta, y qué podemos concluir de esta semana?

1. En enero hay elecciones para Presidente de la Asamblea Nacional, y hace un mes era un hecho que Juan Guaidó sería reelecto. Hoy, aunque tiene alta probabilidad y es la decisión lógica no se puede afirmar en un 100%. Estados Unidos envía un mensaje final en ese tuit de Pompeo de que Guaidó sea reelecto.

2. Estados Unidos empaquetó para el 23 de enero de 2020 dos decisiones fundamentales en lo que ha sido la estrategia de este 2019: La protección deCitgoy las licencias de operaciones en Venezuela para empresas petroleras norteamericanas, principalmente Chevron. Los mercados entienden hoy más que nunca que la presencia de Chevron en Venezuela es primordial dado que su salida implica que esos activos pasen a manos rusas o chinas. Por su parte, la protección de Citgo ha sido clave para la administración Guaidó.

3. Estados Unidos por primera vez pone sobre la mesa que la salida debe ser en acuerdo con Rusia, aceptando la influencia de este país en Venezuela. Tal como ocurrió en Siria donde el fin de la guerra civil fue un acuerdo EEUU-Rusia peroBassar Al-Assad, ficha de Rusia, sigue en el poder.

4. Elecciones en Estados Unidos. Se anticipa una reñida campana electoral en 2020, Trump busca la reelección, cualquier ficha geopolítica que juegue tendrá mucho que ver con las encuestas y la percepción del pueblo norteamericano; probablemente por esto Pompeo oficialmente descartó la intervención militar. La opción militar no es popular en el electorado.

Dados estos factores es de esperarse una nueva estrategia de Estados Unidos sobre Venezuela. Todo pareciera que vuelve a estar sobre la mesa el cómo empezar de nuevo. Son muchos factores que se deben tomar en cuenta en 2020. Sobre la confianza y apoyo a Juan Guaidó solo ese tuit de Pompeo parece aclarar que continúa, y sin embargo conocemos a este gobierno de los Estados Unidos. Aquí Donald Trump tiene la última palabra. Probablemente en el corto plazo habrá otro twit de Trump apoyando a Juan Guaidó. Esa es la expectativa.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  konzapata.com