Edición testing
5 de agosto de 2020, 9:45:24
Hemeroteka


No hay cosa más terrible que migrar por la frontera colombo-venezolana

Por Caleb Zuleta

Caleb Zuleta (ALnavío).- Un estudio realizado en campo, refleja en lo que se ha convertido la frontera de Venezuela y Colombia entre San Antonio del Táchira y Cúcuta. Es un análisis sobre la tragedia de la migración del venezolano. Porque migrar no es un paseo. Es confundirse con el delito. Con los riesgos. A veces es ir hacia el abismo.


Yorelis Acosta es la autora del trabajo. Explica que realizó la investigación “asumiendo que la violencia en las fronteras venezolanas ha aumentado y se ha hecho más compleja debido a los conflictos políticos, la crisis económica y la falta de políticas de seguridad. Al mismo tiempo, cabe enfocar algunos procesos desde la psicología social, área que constituye mi formación académica”. Yorelis Acosta es psicóloga clínica y social, y se desempeña como jefa del área sociopolítica del Centro de Estudios del Desarrollo (Cendes) de la Universidad Central de Venezuela, UCV. El trabajo de Acosta acaba de ser publicado en la revista Nueva Sociedad, bajo el título “Escapar por la frontera colombo-venezolana”.

Explica que “el trabajo de campo implicó cinco viajes a Táchira, uno a Zulia y otro a Bolívar. Es un trabajo etnográfico cualitativo, que incluyó entrevistas a migrantes, a representantes de los cuerpos de seguridad fronteriza, a residentes de Cúcuta, San Antonio, San Cristóbal, Maracaibo y Bolívar, así como a periodistas que cubren sucesos en la zona, comerciantes y representantes de las cámaras de comercio de esas localidades. Llevé adelante observaciones de un día entero en cada uno de los pasos formales de Táchira al Norte de Santander: el Puente Internacional Simón Bolívar, de 315 metros de longitud y siete metros de ancho, el de mayores dimensiones y tránsito de personas, que une San Antonio y La Parada; el Puente Internacional Francisco de Paula Santander, de 210 metros de largo, en Ureña, y el Puente Internacional La Unión, en Boca de Grita. Todos los puentes están sobre ríos y tienen dos carriles (uno de ida y otro de vuelta); en su momento transitaban vehículos, desde el año 2015 solo hay paso peatonal”.

Lea esta nota completa en ALnavío

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  konzapata.com