Edición testing
23 de septiembre de 2020, 15:14:49
Poder Kaníbal


Con ayuda de Maduro, Henri Falcón se asoma al patio ruso

Por Caleb Zuleta

Por Caleb Zuleta (KonZ).- La diplomacia de Maduro se mueve. Se mueve por Europa. Se mueve menos por América Latina. Pero se mueve. Intenta con dirigentes del PSUV y de la oposición minoritaria acciones en el Parlamento Europeo. Estos mismos entregan por taquilla una carta al Papa. Se reúnen con algunos eurodiputados de izquierda. Son acciones limitadas. De poco impacto. Pero no dejan de moverse. Y es lo que acaba de hacer en Rusia la diplomacia de Maduro con el excandidato Henri Falcón.


Porque no hay duda de que ha sido el lobby de Nicolás Maduro el que ha hecho todo lo posible para abrirle las puertas a Falcón, uno de los líderes de la oposición minoritaria, en Rusia. Y es verdad. El lobby de Maduro logró que Falcón se reuniera con el viceministro de Relaciones Exteriores, Serguéi Rybakov, y el director del Departamento de la Cancillería para América Latina, Alexander Schetini.

El nuevo episodio de la guerra entre Guaidó y Maduro es esta batalla diplomática

Parlamentarios de España, Costa Rica, Argentina y Nicaragua...

Leer más

Falcón fue a Moscú a plantear que la salida a la crisis de Venezuela es electoral. ¿Y quién lo duda? El problema es cómo se hace, con quién se hace, cuándo se hace. Pero esa aspiración también la tiene Rusia. Que Rybakov y Schetini lo han expresado en otras oportunidades, así como el presidente Vladímir Putin y también el canciller ruso, Serguéi Lavrov.

Falcón habla de la crisis económica, porque no tiene más remedio. La crisis es inocultable. Hasta Rusia lo ha dicho. Pero no habla de Nicolás Maduro. De los presos políticos. De la crueldad de Maduro. De la persecución. De la corrupción. Del desastre petrolero, tema sensible en Rusia.

Lo que pasa es que la visita de Falcón a Moscú, con la ayuda del régimen, refuerza la posición de Rusia de apoyo a la oposición minoritaria que se ha sentado con Maduro en la llamada mesa de diálogo. Y es como si Falcón no tuviera ninguna experiencia al respecto. Ya le hizo el juego a Maduro en las elecciones presidenciales de 2018, comicios que después el propio Falcón, tarde ya, tildó de fraudulentos. Lo mismo pasa esta vez. No es apoyar las elecciones, que nadie lo niega, sino en qué terreno y en qué patio se juega. Y Falcón se asoma al patio de Rusia que juega con Maduro.

De paso Falcón va a Rusia, y en vez de guardar las formas, golpea al campo de la oposición cuando dice que a esta “no la constituyen cuatro partidos, es falso; así como el liderazgo no habita en 3 o 4 personas. Existe una oposición diversa, amplia, que aboga por el ejercicio de la política, la racionalidad y la responsabilidad frente al país y el mundo, en un escenario tan difícil y complejo como el que vivimos actualmente”. Golpea en vez de llamar a la unidad.

Falcón habla de la crisis económica, porque no tiene más remedio. La crisis es inocultable. Hasta Rusia lo ha dicho. Pero no habla de Nicolás Maduro. De los presos políticos. De la crueldad de Maduro. De la persecución. De la corrupción. Del desastre petrolero, tema sensible en Rusia.

La delegación de Nicolás Maduro entra al Vaticano, ¿pero quién la recibe?

“Hoy cumplimos”, dijo este viernes el exministro chavista y líder...

Leer más

Falcón va a Moscú y no le cuesta acomodarse el discurso de Rusia y al de Maduro contra las sanciones y Donald Trump. De paso, señala lo que Moscú quiere escuchar: que “lamentó la falta de voluntad política del sector oficialista y la oposición dentro de la Asamblea Nacional, para cumplir con el nombramiento de un nuevo CNE”.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  konzapata.com