Edición testing
4 de abril de 2020, 4:38:19
Konfidenciales


Lo dice un empresario: Es una piratería de Maduro decir que en 2020 va a recuperar la producción petrolera

Por Juan Carlos Zapata

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Es una temeridad decir que PDVSA puede estar produciendo 2 millones de barriles diarios de petróleo en 2020. “Es una piratería”, dice este empresario petrolero. Si lo dijera Rafael Ramírez se expresaría de igual manera pero con otras palabras: No conocen el negocio petrolero. Ni Manuel Quevedo ni Maduro.


Para el empresario, que primero fue experto y analista, señala que para alcanzar niveles de y sobre los 2 millones de barriles diarios se requiere un esfuerzo sostenido de al menos una década y 200 frentes de trabajo. Es decir, empresas multinacionales unidas a empresas locales, compañías de servicio, y un gran equipo técnico y gerencial. El país no dispone de estas empresas. Y las multinacionales no están dispuestas a arriesgarse. Rafael Ramírez y Hugo Chávez, detonaron la capacidad de recuperación cuando estatizaron las empresas de servicio en la Costa Oriental de Lago de Maracaibo y en los campos de Monagas. ¿Cuánto cuesta armar otra vez esa infraestructura experticia de servicio?

Para alcanzar ese bombeo de petróleo hace falta mucho dinero. Toneladas de dinero, dice el empresario. Le escuchaba decir al general Rafael Alfonzo Ravard, primer presidente de PDVSA, que el petróleo produce toneladas de dinero pero para sacarlo del subsuelo y comercializarlo también se requieren toneladas de dinero. ¿Dónde está el dinero? En los bancos que no quieren prestarle a compañía alguna que vaya a trabajar en Venezuela. No hay que olvidar que el de Nicolás Maduro es un régimen sancionado.

Para alcanzar ese bombeo de petróleo hace falta mucho dinero. Toneladas de dinero, dice el empresario. Le escuchaba decir al general Rafael Alfonzo Ravard, primer presidente de PDVSA, que el petróleo produce toneladas de dinero pero para sacarlo del subsuelo y comercializarlo también se requieren toneladas de dinero. ¿Dónde está el dinero? En los bancos que no quieren prestarle a compañía alguna que vaya a trabajar en Venezuela. No hay que olvidar que el de Nicolás Maduro es un régimen sancionado.

Nicolás Maduro y Manuel Quevedo se han inventado un esquema con el que pretenden subir la producción. Que ha sido entregarle toda la operación –desde la producción hasta la venta del crudo- a las multinacionales asociadas con PDVSA y a compañías de amigos afectos al régimen. El empresario dice que eso no es suficiente, en el caso de que por ejemplo, Repsol, Chevron o Rosneft, para mencionar tres, estuvieran dispuestas a inyectarle dinero al negocio. ¿Lo van a hacer? Ya tienen la experiencia de una PDVSA que no paga. Y los rusos y chinos y hasta los españoles de Repsol, lo que están haciendo es cobrarse viejas deudas. Están amortizando con petróleo.

El empresario menciona el caso de Oswaldo Cisneros y PetroDelta. “A Cisneros lo robaron”. Y ahora Cisneros dice que si firma un contrato en el que se le cede toda la operación, pues seguirá adelante en su sociedad con PDVSA. Hoy PetroDelta produce cero petróleo. Y Cisneros señala que levantará 800 millones de dólares destinados a la inversión. Cisneros lo que está buscando es darle valor a la empresa. El sabe que con esta PDVSA no podrá trabajar. No hay reglas de juego. Según los cálculos, levantar 100.000 barriles diarios tiene un costo de 13.000 millones de dólares. ¿De dónde sacará este volumen de plata Oswaldo Cisneros?

El empresario, que lleva 60 años metido en el negocio petrolero, le dice a KonZapata que lo que hace posible que el petróleo fluya y salga del subsuelo es:

Filosofía de trabajo

Armonía

Todos remando en la misma dirección

Con estímulo

Con premios

Y a veces con castigo

Espíritu de cuerpo

“El año 2020 tiene que ser el año del regreso de la industria...

Leer más

Pero la savia fundamental es el dinero. Si no hay abundancia de dinero para invertirla, ese fluido no llega a la superficie. Entonces, como las sanciones están dirigidas a controlar el flujo del dinero, no hay forma ni manera que esa industria pueda levantar vuelo. Y quedó demostrado que Maduro no les pagó. Se quedó con el petróleo, lo vendió y no les pagó. Eso lo sabe el mundo del petróleo. En consecuencia, no hay confianza. Porque el régimen está controlado por grupos, por parcelas de poder, que piensan más en el poder y en los negocios particulares que en el país. No tienen ese espíritu de cuerpo. No puede generar confianza. Esto es un negocio. Y el negocio es tiempo. Es dinero. Es conocimiento. Es riesgo. Es confianza.

Dice el empresario que algunos de esos socios pueden ayudar a detener la caída, pero jamás a recuperar la capacidad de producción, tal como lo ha dicho Maduro, tal como lo ha repetido Quevedo. El presidente de PDVSA ha dicho: “El año 2020 tiene que ser el año del regreso de la industria venezolana a su nivel histórico (…) el año del crecimiento y la prosperidad que merece nuestro pueblo”.

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  konzapata.com