Edición testing
1 de junio de 2020, 16:02:05
Poder Kaníbal


La operación petrolera de Maduro es para quitarle poder a Diosdado Cabello

Por Juan Carlos Zapata

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Maduro dice que tiene promesas por 25.000 millones de dólares para la industria petrolera. Maduro es ligero con las cifras. ¿De dónde saca esa cantidad? En 2014 le dijeron también que en los fondos del Estado había 30.000 millones de dólares y se lo creyó. No había plata. Las arcas estaban secas. Hasta diciembre de 2014 y todavía en enero de 2015 estuvo esperando por 15.000 millones de dólares que iban a llegar de China. Tampoco llegaron. Se equivocó. Maduro no tiene plata. Se la comió toda en diciembre.


Nicolás Maduro reacciona ante la sanción de los Estados Unidos contra Rosneft Trading S.A., filial de la poderosa Rosneft que maneja Igor Sechin, el amigo del presidente ruso, Vladímir Putin. Reacciona Maduro sacando músculos. Anunciando que cuenta con promesas de multinacionales dispuestas a invertir 25.000 millones de dólares. Maduro no sabe lo que dice. Maduro saca a relucir la cifra. Pero esa cantidad no existe. ¿Cuál empresa está dispuesta a meter 1.000, 2.000 y menos 5.000 millones de dólares en Venezuela? Maduro pretende demostrar que no tiene miedo, que no está contra la pared, que la sanción contra Rosneft Trading S.A. no es el fin porque hay otras opciones en el mercado.

El triste final de Maduro: ahora no es la guerra económica sino el bloqueo financiero mundial


Leer más

Pero Maduro sabe que ni los rusos quieren meter plata fresca en Venezuela. Maduro sabe que ni Oswaldo Cisneros quiere seguir arriesgando en el negocio petrolero. Maduro sabe que las multinacionales conocen que PDVSA aún le debe dinero a socios en las empresas mixtas. A Maduro le dijeron en 2014 que en los fondos del Estado había 30.000 millones de dólares, y esa plata no existía, en verdad. Y decía Maduro que de China iban a llegar 15.000 millones de dólares, y no llegaron; después dijo que eran 10.000 millones y tampoco llegaron. Al final, llegaron 5.000 millones pero 4 años después.

En todo caso, Maduro incurre en el mismo error. En designar al frente de la comisión que reestructurará la industria petrolera a gente que poco sabe o nada sabe de petróleo. Incurre en el error cuando ya tiene experiencia en ello, al punto de criticar en privado la gestión del general Manuel Quevedo al frente de PDVSA. Y se vale de Quevedo para criticar a Diosdado Cabello, que fue el que puso a Quevedo en el cargo.

Maduro tal vez esté pensando en los 500 millones que se supone tiene comprometidos el fondo del expresidente de Chevron, Alí Moshiri. Pero Moshiri pensaba en otro escenario. En que las sanciones contra PDVSA iban a ser suspendidas por estas fechas. Pero en vez de eso, las sanciones recrudecen, y de allí el caso de Rosneft Trading.

A Maduro lo que hay que creerle es lo que va a hacer con PDVSA. Habla de un plan de reestructuración de la empresa. Ese es el plan que se puso en marcha en 2019. De entregarle todas las operaciones a las multinacionales. Desde la producción hasta la venta y cobro del petróleo. Maduro va por la privatización de PDVSA. Y va hacia la creación de una nueva compañía con otro nombre que no se llame PDVSA con el fin de sortear las sanciones pues piensa que creando otra compañía que se asocie con los amigos del poder, no habrá riesgo de que las medidas de los Estados Unidos la afecten. Maduro debe saber que el problema no es PDVSA. Es el régimen. Es la usurpación. Es la falta de elecciones presidenciales.

En todo caso, Maduro incurre en el mismo error. En designar al frente de la comisión que reestructurará la industria petrolera a gente que poco sabe o nada sabe de petróleo. Incurre en el error cuando ya tiene experiencia en ello, al punto de criticar en privado la gestión del general Manuel Quevedo al frente de PDVSA. Y se vale de Quevedo para criticar a Diosdado Cabello, que fue el que puso a Quevedo en el cargo; y se vale de Quevedo para decir que Cabello es un fracasado, que exceptuando lo que hizo en Conatel entre 1999 y 2000, todo lo demás ha sido fracaso tras fracaso, cuanto y más su paso por la gobernación de Miranda. Y critica que ninguno de los hombres de Cabello, los que estuvieron en altos cargos con Chávez, pueden mostrar una gestión.

En apenas 2 años este general enterró a la industria petrolera de Venezuela


Leer más

De modo que esta operación para reestructurar la industria tiene varios cometidos:

-Darle forma al esquema operativo ya puesto en marcha en 2019.

-Terminar de privatizar la industria.

-Entregarle negocios a los amigos del régimen.

-Crear una nueva compañía a ver si puede evadir las sanciones.

-Quitar a Manuel Quevedo de PDVSA y seguir restándole poder a Cabello.

-Nombrar a Delcy Rodríguez al frente de la “nueva” PDVSA o la nueva compañía que surja de la reestructuración; al fin y al cabo, es Delcy Rodríguez una de las operadoras de este proyecto.

El libro Los Midas del valle de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y Kindle


Encuentralo Aquí

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  konzapata.com