Edición testing
5 de diciembre de 2020, 19:36:37
Konfidenciales


El coronavirus lleva a otro terreno la lucha entre Guaidó y Maduro

Por Zenaida Amador

Zenaida Amador (ALnavío).- Justo cuando la oposición venezolana comenzaba a recuperar el ímpetu de la protesta ciudadana, la posibilidad de que el Covid-19 esté en el territorio nacional llevó a Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, a reprogramar su agenda de protestas. Ya previamente Nicolás Maduro había ordenado la suspensión de “aglomeraciones” de personas en sitios públicos como una medida preventiva, mientras aseguraba que en el país no había reportes del coronavirus. La pugna pasa a otro terreno mientras los venezolanos esperan soluciones.


Tras más de tres meses de letargo, esta semana la oposición venezolana logró reanimar la chispa de la protesta popular. La idea era articular una agenda de manifestaciones públicas, en las cuales la ciudadanía retomaría las calles, para trazar la ruta hacia unas elecciones democráticas. Una muestra de esto ocurrió este 10 de marzo, cuando Juan Guaidó logró una importante movilización popular aun con el cerco aplicado por el régimen de Nicolás Maduro.

La agenda de Guaidó recién se iniciaba. Para este jueves 12 de marzo se tenían en agenda manifestaciones de representantes del sector salud como antesala a la gran marcha convocada para este 14 de marzo. Aunque la respuesta de los venezolanos fue positiva y llevó al chavismo a reactivar la represión como estrategia de contención, a Guaidó no le quedó más remedio que desmovilizar a la ciudadanía toda vez que el coronavirus fue declarado pandemia.

La protesta en tiempos del coronavirus: Maduro reprime, Cabello amenaza y Guaidó aumenta el desafío


Leer más

“Sabemos que el pueblo está decidido a cumplir con su rol en nuestra agenda de lucha que hemos articulado con nuestros aliados de la comunidad internacional, pero la amenaza de esta pandemia nos obliga a tomar medidas responsables y a redefinir las convocatorias de calle teniendo siempre claro nuestro norte”, señaló Guaidó en un mensaje a la nación.

Aun así, aseguró que la lucha por la democracia “no se suspende” y, por ello, los ciudadanos deben permanecer atentos a sus informes sobre “nuevas decisiones” acerca de las redefiniciones de la agenda.

Previamente Nicolás Maduro había anunciado medidas preventivas para el control del Covid-19, que incluyen la prohibición de “concentraciones públicas masivas”. Es decir, que las movilizaciones políticas quedan suspendidas.

¿Qué hacen?

Aunque Venezuela es un país con dos presidentes, una legítimo, pero sin control institucional, y uno ilegítimo, pero con control del poder, los venezolanos se sienten desguarnecidos. La posibilidad de que el coronavirus llegue al país, sumido en una emergencia humanitaria compleja, despierta profunda inquietud, pues es sabido por todos que el sistema de salud no tiene capacidad de respuesta ni para atender las necesidades menores de la población. Aun así, Maduro y Guaidó pusieron el Covid-19 en la agenda y desde ambos bandos ofrecieron “opciones”.

Guaidó explicó que el sector salud “nunca ha sido bloqueado” por sanciones y que gracias a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) han sido financiadas las vacunas de los programas especiales de sarampión y difteria de 2019 y 2020.

Guaidó dijo que se conformará un grupo de expertos, con médicos especialistas de la Sociedad Venezolana de Infectología, la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, la Cátedra de Salud Pública de la Universidad Central de Venezuela, y la Sociedad Venezolana de Terapia Intensiva, entre otras, que haga aportes para hacer frente al Covid- 19. “Hemos estado consultando sociedades médicas y expertos en el área nacional e internacional para tener información técnica de altura en el manejo de esta crisis”.

Maduro, por su parte, agradeció el apoyo de China, desde donde -aseguró- están llegando “miles de pruebas” para el control de la enfermedad. Además, dijo que le solicitó formalmente a su homólogo Xi Jinping el envío a Venezuela de médicos y científicos para “sumar conocimientos y esfuerzos” en el control del coronavirus.

De igual forma Guaidó dijo que instruyó a sus representantes en varios países para coordinar acciones. Particularmente con Colombia y Brasil dijo que trabajan en “la coordinación necesaria para optar por medidas que tengan un contexto científico y no un contexto político”.

Por qué ante el coronavirus los pobres de Venezuela son altamente vulnerables


Leer más

En cambio, Maduro agradeció a La Habana por su apoyo y dijo que “de Cuba han llegado 10.000 tratamientos de Interferón, que ha sido uno de los más exitosos en la recuperación y salvación de la vida de los pacientes”.

Aunque admitió que contempla el cierre de fronteras con Colombia y Brasil, dijo que lo prioritario “es la coordinación con las autoridades de salud de esos países. Vamos a insistir para que se pongan de lado las diferencias ideológicas”.

La manipulación

Maduro aprovechó el anuncio oficial de sus medidas, que incluyen el cede de vuelos desde Europa y Colombia por al menos un mes, para “exigirle al gobierno de Estados Unidos que levante las sanciones criminales que tiene contra Venezuela para que podamos salir al mercado a comprar todo lo que necesitamos a nivel médico”.

Y qué pasa si llega el coronavirus a Venezuela que se quedó sin políticas de Salud


Leer más

De hecho, dijo que intentó la compra de pruebas para el coronavirus a empresas privadas en el exterior, pero argumentaron estar “amenazadas con sanciones criminales” de Estados Unidos.

Guaidó explicó que el sector salud “nunca ha sido bloqueado” por sanciones y que gracias a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) han sido financiadas las vacunas de los programas especiales de sarampión y difteria de 2019 y 2020.

“Ponemos a disposición nuestra capacidad de interlocución con el mundo con las organizaciones internacionales de salud para solicitar apoyo a nuestro destruido sistema hospitalario, dejando a un lado la soberbia del régimen de no permitir el ingreso de la ayuda humanitaria”, señaló. Además, señaló que tras conversaciones “con países aliados” obtuvo la confirmación de que destinarán recursos para materiales hospitalarios, que serán entregados a través de Unicef y la Organización Panamericana de la Salud.

El enviado especial de Europa para Venezuela suspende el viaje a Caracas por el coronavirus


Leer más

Pies en tierra

“Hemos tomado todas las medidas preventivas para evitar la llegada del virus, pero siendo una pandemia hay que ser objetivos, tener los pies sobre la tierra y saber que en cualquier momento el coronavirus podría entrar a nuestro país”, aseguró Maduro.

Según dijo, cerrar pueblos y ciudades “lo haremos protegiendo a los trabajadores, a los empresarios”. Incluso indicó que “si nos toca suspender las clases en caso de que sea necesario, ya el ministerio está preparando alternativas para continuar las clases por otras vías como las redes sociales”.

El BID tiene 2.000 millones de dólares listos para contener el coronavirus en América Latina


Leer más

Guaidó, por su parte, dejó en claro que es el momento de “dejar entrar los apoyos que hemos conseguido para Venezuela”, algo que ha sido rechazado de forma violenta por el régimen de Maduro.

“El autoritarismo no es compatible con las pandemias porque busca siempre esconder la verdad. Una epidemia no se trata con control político ni con silencio, se trata con insumos, con médicos, con enfermeras, con hospitales dotados y con un sistema de salud que sí funcione”.

El libro Los machetes de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y en Kindle


Encuentralo Aquí
Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  konzapata.com