Edición testing
12 de agosto de 2020, 23:41:02
Katalejo


Por qué en China no han terminado el riesgo del coronavirus y el riesgo económico

Por Caleb Zuleta

Caleb Zuleta (KonZ).- En China no han terminado los riesgos. Lo dice el FMI. Ni el riesgo económico ni el riesgo de que haya nuevos brotes de coronavirus. “Si bien hay señales alentadoras de normalización económica en China -la mayoría de las empresas más grandes han declarado que han vuelto a abrir sus puertas y muchos empleados locales están nuevamente en sus puestos de trabajo- persisten graves riesgos. Entre ellos, la posibilidad de que aumente el número de nuevas infecciones a medida que se reanuden los viajes nacionales e internacionales. Aunque no se produzca otro brote en China, la pandemia actual está creando riesgos económicos”.


Un análisis del FMI reconoce los esfuerzos de China para atacar la expansión del coronavirus. China celebró la semana pasada haberla controlado en la zona cero. Pero este lunes se informó de nuevos casos de infección local e importados. Allí persiste el riesgo.

“A medida que un mayor número de países se enfrentan a brotes y los mercados financieros mundiales oscilan, es posible que los consumidores y las empresas permanezcan cautelosos, lo que frenará la demanda mundial de bienes chinos justo cuando la economía vuelve a ponerse en marcha”

Cuando analiza la respuesta económica de China, el FMI apunta que “mitigar el impacto de este grave shock exige brindar apoyo a los más vulnerables. Las autoridades chinas se han centrado en los hogares vulnerables y buscaron nuevas formas de llegar a las empresas más pequeñas; por ejemplo, eximiéndolas de las tasas de seguridad social, las facturas de servicios públicos y canalizando el crédito a través de empresas de tecnofinanzas. Otras políticas también pueden ser útiles. Las autoridades gestionaron rápidamente el crédito subsidiado para respaldar la ampliación de la producción de material sanitario y otras actividades críticas relacionadas con la respuesta al brote”.

En otro sentido, explica el FMI que “en China, las autoridades intervinieron en una etapa temprana para respaldar los mercados interbancarios y proporcionar apoyo financiero a las empresas sometidas a presión, permitiendo al mismo tiempo que el renminbi se ajustara a las presiones externas. Entre otras medidas, se brindó orientación a los bancos para colaborar con los prestatarios afectados por el brote; se incentivó a los bancos a otorgar préstamos a las empresas más pequeñas mediante financiamiento especial del banco central de China, y se realizaron recortes focalizados de los encajes legales para los bancos. Las empresas más grandes, incluidas las de propiedad estatal, gozaron de un acceso al crédito relativamente estable en todos los sectores, en gran parte debido a que los grandes bancos estatales de China les siguieron otorgando generosos préstamos”.

FMI: La recesión de 2020 será peor que la crisis financiera mundial de 2008


Leer más

Los expertos del FMI, sin embargo, alertan que “dar a una amplia gama de deudores más tiempo para cumplir sus obligaciones financieras puede socavar la solidez financiera más adelante si esta medida no está dirigida específicamente a abordar el problema en cuestión ni limitada en el tiempo; el crédito subsidiado puede asignarse de manera errónea, y mantener a flote a las empresas que ya son inviables podría frenar el crecimiento de la productividad más adelante. Está claro que, siempre que sea posible, utilizar instrumentos bien focalizados es el camino a seguir”.

Ni los mercados lo vieron venir: El coronavirus devasta la economía de China en enero y febrero


Leer más

Es que el problema no ha terminado. Los riesgos siguen allí. Dice el FMI: “Si bien hay señales alentadoras de normalización económica en China -la mayoría de las empresas más grandes han declarado que han vuelto a abrir sus puertas y muchos empleados locales están nuevamente en sus puestos de trabajo- persisten graves riesgos. Entre ellos, la posibilidad de que aumente el número de nuevas infecciones a medida que se reanuden los viajes nacionales e internacionales. Aunque no se produzca otro brote en China, la pandemia actual está creando riesgos económicos. Por ejemplo, a medida que un mayor número de países se enfrentan a brotes y los mercados financieros mundiales oscilan, es posible que los consumidores y las empresas permanezcan cautelosos, lo que frenará la demanda mundial de bienes chinos justo cuando la economía vuelve a ponerse en marcha. Por lo tanto, las autoridades económicas chinas deben estar preparadas para respaldar el crecimiento y la estabilidad financiera en caso necesario. Teniendo en cuenta la naturaleza mundial del brote, muchos de estos esfuerzos serán más eficaces si se coordinan a escala internacional”.

El libro El Suicidio del Poder en Venezuela de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y Kindle


Encuentralo Aquí
Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  konzapata.com