Edición testing
25 de septiembre de 2020, 9:25:00
Katalejo


No es ciencia ficción, los que se infectaron, se curaron y no contagian el virus serán los privilegiados del mundo

Por Caleb Zuleta

Caleb Zuleta (ALnavío).- Ya no es ciencia ficción. Se ha entrado en un mundo del cambio de las cosas, de las conductas, de las actitudes. Que esté planteado la expedición de un carnet o pasaporte para aquellos que hayan sufrido el virus y puedan movilizarse con libertad, ya coloca en contexto muchas de las “cosas” que aparecerán como expresión del cambio, y con ellas, las conductas.


Es el periodista de origen británico, John Carlin, quien este domingo abordó una ironía si se quiere siniestra pero no tan lejana de la realidad inmediata. Que los que hoy sufren o han sufrido el virus y queden completamente inmunes y además no sean agentes de contagio, pasarán a engrosar la lista de privilegiados. ¿Una especie de elite?

Para Carlin, que vive en Barcelona, España, y escribe en La Vanguardia, “no es disparatado pensar” que entonces esos, los que enfermaron y después libres de contagiar, tendrán acceso al carnet y, por ende, puerta franca a los bares, a los cines, a las terrazas, a los restaurantes, a los estadios, a las discotecas, al teatro y al trabajo.

En cambio, apunta, aquellos que no han sido contagiados serán identificados con un brazalete, que es como sufrir una especie de “separación”, que es, señala Carlin, lo más cercano a un apartheid.

Lea esta nota completa en ALnavío

Konzapata.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  konzapata.com