konzapata.com

El PSUV también inhabilita a sus socios y le jala la oreja al MEP

lunes 27 de julio de 2015, 09:30h
Por Redacción.- En 2010, la rebeldía del partido morado le costó una dura derrota a Cilia Flores en Caracas. Ahora los rojos no quieren sorpresas y por eso el TSJ liquidó con una sentencia a un viejo rival de Darío Vivas y de Aristóbulo Istúriz
elpsuvPor Redacción.- El PSUV le echó un jalón de “oreja” al MEP. La sentencia 155 de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia, publicada el 16 de julio, ordenó la reestructuración de la dirección nacional del histórico partido morado, removiendo de su cúpula al secretario general, Wilmer Nolasco.

“Lo que está sufriendo el MEP no es para nada distinto a lo que ya padecieron PPT y Podemos”, advierte un veterano dirigente de la organización fundada por el maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa. En los casos de PPT y Podemos, fallos judiciales aseguraron que sectores afectos al chavismo conservaran esas tarjetas en detrimento de aquellos militantes que habían roto sus lazos con la revolución chavista.

Nolasco ha sido una figura incómoda para sus socios rojos. “Su enfrentamiento con Aristóbulo Istúriz y Darío Vivas ha sido público, notorio y comunicacional”, acota una fuente. Para las elecciones parlamentarias de 2010, Nolasco rompió la unidad del oficialismo y “contribuyó” con la derrota que sufrieron Cilia Flores y el Polo Patriótico en Caracas. En esos comicios, la lista encabezada por Flores en el Distrito Capital perdió por tan solo 741 votos, mientras que el MEP - que se inscribió al margen de la alianza- acumuló 5.033 sufragios.

En esta ocasión, el PSUV no quiere sorpresas. “La decisión del TSJ busca evitar que Nolasco sea candidato –en 2010 se lanzó por el circuito 5 de Caracas contra Vivas y sacó 2.941 votos – y que se pueda postular en este proceso”, comenta un abogado vinculado con el MEP. En su condición de militante, señala que la directiva “provisional” designada por la Sala Electoral está “totalmente controlada por los rojos. Allí solo Benita Romero de Finol es mepista”.

Nolasco domina el Sindicato Único de Trabajadores de la Industria de la Construcción (Sutic) en Caracas. Sus rivales internos denunciaban que aprovechándose de su poder, “sustituía a verdaderos líderes con historia dentro del MEP por fichas de Sutic”. “Wilmer estaba expulsando a líderes históricos del partido y a cualquier otro militante que se atreviera a levantar su voz en señal de protesta por esta situación, sin abrirles el debido proceso”, comenta otra fuente.

Un miembro del Polo Patriótico recuerda que “el lío entre Nolasco y Darío Vivas tomó fuerza en medio del debate sobre los créditos indexados. Ejerciendo como jefe de Sutic, Nolasco discrepó de las posiciones oficiales, situación que molestó a Darío, que lo llegó a tachar de ‘sindicalero adeco’”.

En el chavismo repiten insistentemente que “la unidad no se decreta, se construye”. Sin embargo, para ahorrarse sobresaltos, aquí la unidad se sentencia, gracias al TSJ. “El MEP era el partido que les faltaba, luego de lo que le hicieron a PPT y Podemos. La culpa es de Wilmer Nolasco, pero la consecuencia la está pagando toda la organización”, lamenta un viejo combatiente.

Producción KonZapata