konzapata.com

Y por fin Juan Carlos Escotet compra casa, un puesto en la Bolsa de Caracas y se hace corredor (V)

miércoles 29 de julio de 2015, 10:00h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- No lo tuvo fácil quien después iba a ser el corredor de la OPA del Banco de Venezuela. Trabas. Algunas a propósito. El modelo de examen fue cambiado a última hora. Pero el que pasó con máximas notas, es reconocido como uno de los mejores jamás rendidos ante la Comisión Nacional de Valores. Sobre la primera casa dice: “Todavía me acuerdo de los tres años viendo televisión con una almohada en el piso porque no tenía muebles. O sea, imagínate tú, era una deuda muy fuerte en la que me había metido”.
 

KESCOTETDELUXPor Juan Carlos Zapata @periodistajcz. -¿Y cuándo definitivamente compras el puesto en la bolsa?

-En ese proceso trato de hacerme corredor. Compro mi oficina  en la Torre Orinoco, consigo el crédito, me dedico a montar  la oficina y empiezo  a buscar una acción en la Bolsa de Valores de Caracas. Por eso te digo: yo fui el corredor que más se ha demorado en entrar porque no había acciones, supuestamente. ¡No había acciones y no había acciones! Por fin, como a los ocho meses, aparece una acción que la pagué, estamos hablando, fíjate de la época, para que tú veas que me costó y fue difícil: en seis millones y medio de bolívares.

 -¿Cuándo fue eso?

-Eso fue en el año 1987.

 -¿Viste que volvieron a llegar a seis millones y medio de bolívares?

-Así es, y yo llego a la conclusión de que había deliberada intención de que yo no entrara.

-¿Y de dónde sacaste los seis millones y medio?

-Me los prestó la Organización Provincial. Conseguí un préstamo por garantía de las acciones.

-¿Cuánto ganabas tú como office boys en el Banco Unión en aquel tiempo?

-Seiscientos cincuenta bolívares.

-¿Cuánto ganaste en Credival?

-En Credival tenía un paquete de doscientos cincuenta mil bolívares.

-¿Cuánto empezaste ganando en la sociedad financiera?

-Empecé con un paquete de trescientos y pico mil  bolívares.

-¿En cuánto terminaron tus ingresos en el grupo Latinoamericana cuando rompiste lazos?

-En ese momento estaba como en los cuatro millones de bolívares.

 -¿El paquete anual?

-El paquete anual.

 -¿Cuánto te dieron de liquidación?

-De liquidación recibí como seis millones de bolívares.

-¿Cuánto te costó la oficina?

-Dos millones de bolívares, dos millones trecientos mil.

-¿La compraste con la liquidación o la compraste a crédito?

-La compré a crédito porque necesitaba capital para trabajar y además también quería pagar mi casa, usted sabe uno siempre…

 -¿Esta casa en la que estamos haciendo esta entrevista también fue en esa época, de1987?

-No, yo tengo aquí ya mis cinco o seis años.

-¿Cuánto te costó la casa en aquel tiempo?

-Dos millones de bolívares.

-¿Cuánto vale hoy?

-Puede valer unos quince millones de bolívares. Esta casa se la compre yo a Pérez Mena.

 -¿A Pérez Mena?

-Siii, todavía me acuerdo de los tres años viendo televisión con una almohada en el piso porque no tenía muebles. O sea, imagínate tú,  era una deuda muy fuerte en la que me había metido.

-¿Está totalmente pagada ya?

-Afortunadamente, afortunadamente.

-Okey. Tardas ocho meses para comprar el puesto, sin embargo sigues operando en la bolsa.

-Sí, sigo operando, el grupo me siguió. O sea, lo pude hacer gracias a la organización, gracias al apoyo del grupo Latinoamericana pude hacer un buen volumen de operaciones que me permitió amortizar la acción de la bolsa, a Dios gracias. La pagué en el primer año y hubo utilidades por montos mayores en otro tipo de papeles en mercados secundarios.

 -¿Cuándo vuelves a ingresar al grupo?

-Dentro de ese proceso,  ya cuando sale Salazar se plantea. En realidad, nunca me desvinculé de la organización.

-¿Por qué?

-Hubo una etapa en la que sí hubo exclusivamente una asesoría y yo estuve más dedicado a mi negocio que fue el proceso de la compra de la acción,  la presentación del examen. Y este fue otro parto. Para sacer el título de corredor te puedo decir que todas las pruebas de rendición de conocimiento para optar al título de corredor ante la Comisión Nacional de Valores, eran pruebas que tenían toda la vida y que, como eran pruebas que tenían mucho tiempo siendo iguales, te puedes imaginar que eran del conocimiento público. Entonces me dijeron (me acuerdo lo que me dijeron los corredores cuando dije que iba a presentar la prueba), me dieron una carpeta y me dijeron: "aquí tienes veinte exámenes tipo y uno de esos es. Con que los resuelvas todos, ya tú sabes que tienes tu cuestión aprobada". Me dediqué a trabajar porque quería salir ya, porque sabía que las intenciones no eran nada buenas. Es que en ese proceso, la Comisión Nacional de Valores, no sé por qué razón, decidió cambiar las pruebas pues consideró que esas pruebas eran definitivamente muy fáciles y que -¡por mi madre, te estoy contando esto que es verídico!- no eran lo suficientemente actualizadas y que definitivamente debían actualizarse y que no podían ser pruebas de selección múltiples, sino que tenían que ser pruebas de desarrollo y un mayor nivel de exigencia de conocimientos. Dije, bueno, perfecto, vamos a hacer la prueba. Hicieron unos exámenes que fueron una atrocidad desde el punto de vista pedagógico. Para que tengas una idea, yo estuve siete horas y media en la prueba. Entré a las ocho de la mañana y salí a las cuatro y media de la tarde. ¿Qué?,  más, entré a las nueve de la mañana y salí a las siete y media de la tarde. Afortunadamente te puedo decir, con orgullo, que ellos mismos comentan hoy que ha sido unas de las mejores pruebas que se ha presentado ante la Comisión Nacional de Valores. Es más, entiendo que en estos días alguien me dijo que le habían dado copia de la misma como modelo. Pero evidentemente que eso yo no sé si fue con deliberada intención o no, o no estuvo bien, y en todo caso, si no hubo, ni había mala intención - yo no sé qué era lo que había- pero me llama poderosamente la atención que las cosas hubieran sido así como te las estoy contando. Presenté mi prueba, salí aprobado, se demoraron no sé cuánto para corregirla. Por fin me entregaron mi título de corredor y le compré  la acción a Nelson Mazzei.

-¿Nelson Mazzei?

-Sí, Nelson Mazzei, en seis millones y medio. Resulta que cuando le compro la acción se arma un problema porque Mazzeei había opcionado esa acción a un tercero y a ese tercero se le venció la opción.  No ejecutó la compra en el lapso de avaluación y en ese momento que Nelson Mazzei me la vende, me le meten una demanda por prohibición  de enajenar y gravar la acción porque supuestamente el adquiriente estaba en su derecho. Entonces otra vez se me vuelve a complicar el asunto, se me vuelve a enredar todo el tema, entonces resulta que tuve que salir a meter una fianza ante el tribunal aun siendo yo un tercero y comprador de buena fe. Entonces tuve que darle una fianza a Nelson Mazzeei para que Nelson Mazzei  la presentara ante el tribunal y me dejaran mi acción tranquila y yo pudiera ingresar a la Bolsa de Valores de Caracas. Como verás, fue bastante accidentado. Total que entro a la bolsa y empiezo mi operación. Pero paralelamente…

 -¿Cómo se llamaba el puesto originalmente?

-Estuvo siempre a mi nombre, a nombre de Juan Carlos Escotet. Acuérdate que en aquel momento no existían las casas de bolsa. Recién ahora es que se llama Escotet Valores Casa de Bolsa y ahora le estoy cambiando el nombre porque  para el desarrollo de las casas de bolsas lo que viene en el mercado es muy importante tratar de darle ya una imagen institucional.

 -¿Cómo se va a llamar ahora?

-Probursa, Productos Bursátiles Sociedad Anónima, Probursa Casa de Bolsa, entonces y en realidad creo que eso es importante porque...

 -¡Cámbiale ese nombre!

-No te gusta, jajajaja.

-Suena mucho a productos alimenticios, algo así.

-Jajajajaja, está bien aceptaremos el consejo. Déjame decirte que la agencia de publicidad de todas maneras está estudiando otras opciones porque ellos no estaban muy convencidos.

 -Claro, busca algo que suene más financiero.

-Ahora déjame decirte que hay una casa de bolsa que se llama igual. De hecho el nombre no es original mío. Hay una casa de bolsa que es muy buena, es la tercera casa de bolsa en México, se llama Productos Bursátiles Sociedad Anónima PROBURSA y además el logotipo curiosamente es un ajedrez, el caballo de un ajedrez. Un poco parte de estrategia. Pero de todas maneras ahí la agencia de publicidad DMB está estudiando eso; pero en todo caso tengo esa intención.

-Entonces sigues vinculado al grupo, pero cuando ya te metes otra vez ¿te integras de lleno?

-En realidad como te decía, nunca me desvinculé. Hubo ese proceso cuando estuve un poco más free-lance. Eso fue muy bueno para mí porque gracias al apoyo pude hacer un volumen de negocios importantes que me dio mi apalancamiento patrimonial. Debo decirte que no he tenido un año tan bueno como ese.

 -¿El 1987?

-El 1987; es más…

-¿1987 ó 1988?

-Si te lo comparo con este año que ha sido excepcionalmente bueno, estamos hablando que este año en producción debo de pasar los doce mil millones de bolívares en producción, estamos hablando de comisiones  más otro tipo de negociaciones, la facturación en la oficina puede estar por arriba de los cincuenta millones de bolívares.

-¿Y tu comisión exacta?

-Este… yo te puedo decir que ese año fue mejor.

-¿Cuánto?

-El año 1987… Lo que pasa es que ahí me creas un problema que es la parte fiscal. Jajajajaja, eso no lo menciono.

-Yo me imagino cuánto fue mejor.

-Sí, o sea, tú supones.

-Exacto.

-En realidad fue un año muy muy bueno.

 -Pero dímelo a mí, ¿cuánto fue mejor?

-Eh…

  -¿Sesenta millones?

-Por ahí puede andar.

-¿Y cuánta gente tenías tú en aquel tiempo en tu oficina o eras tú solo?

-Eramos mi cuñado y yo, José Antonio Miguez.

-¿Así que tú te pusiste cuatro millones mensuales de sueldo?

-Prácticamente, porque en realidad fueron momentos muy buenos, de una circunstancia que surgió con un tipo de papel muy especial y en dólares. Se pudieron hacer las operaciones y ese tipo de negocios es el que se te presentan dos o tres veces en la vida.

-¿Y ahora cuánta gente tienes en tu oficina?

-Yo tengo un desarrollo inmobiliario que estamos terminando en la ciudad de Tucacas en sociedad con otros cuatro accionistas. Cada uno tiene  20% y eso se maneja por mi oficina. Es un complejo turístico de 158 apartamentos en Morrocoy. Tenemos también por ahí un desarrollo que estábamos haciendo en Margarita y lo paramos por la situación del negocio de la construcción. Se maneja Prosomaca, que son productos de sorgo y maíz. El año pasado inauguré una planta que la hice yo mismo y la maneja otro familiar mío, que es Juan Carlos Álvarez, un muchacho muy joven, ingeniero, hermano de mi esposa, que es el que está al frente de la operación. La finca la inicié en sociedad con otras dos personas y en el ínterin le compre las acciones y actualmente lo mantengo como un negocio  yo solo y eso se maneja también por esa oficina. Por ello te hago esta explicación, porque a lo mejor te llama la atención el número de personas. Estamos hablando que en nómina son casi cincuenta personas. Pero repito, se incluye también el personal de la planta. Ahorita estamos en una ampliación…

-¿Pero en puras operaciones bursátiles este año son 50 millones, de comisión?

-Puede ser mayor, depende de lo que pase con Venezuela.

Producción KonZapata