konzapata.com

Jesús Torrealba: “El diálogo es como un arbolito de Navidad, se marchita en enero” (y II)

viernes 04 de noviembre de 2016, 17:17h
Por Elvia Gómez @ElviaGomezR.- El Secretario Ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática está incorporado a la mesa que abordará el tema económico y social que coordina el ex presidente dominicano Leonel Fernández. Reconoce que en ese encuentro el diputado Elías Jaua, representante del Gobierno en el intento de diálogo, tuvo una posición “con cierta dimensión autocrítica” sobre la gestión de Nicolás Maduro en materia de abastecimiento de alimentos. Sobre la dinámica interna de la MUD, el portavoz alerta: “El domingo estuvimos al filo del desastre. Una alianza política a la que le cuesta tanto ponerse de acuerdo para ir a una reunión que nosotros mismos pedimos, las tiene duras para decirle al país y al mundo que sí está en condiciones de gobernar”.
Por Elvia Gómez @ElviaGomezR.- Jesús “Chúo” Torrealba rechaza las críticas que a través de las redes sociales le formularon por haber estrechado la mano de Nicolás Maduro la noche del domingo 30, y que estuvo destacada en varias primeras planas de la prensa nacional. “El hecho de que algunos que se asumen demócratas y contrarios al ofensivo del proyecto totalitario critiquen eso, es una señal de que uno tiene que revisarse. ¿Tendría yo que haberle escupido en la cara? No, el hecho de que el señor Maduro se haya portado como un malandro contra mí y me llamara en cadena nacional “basura”, no me obliga a mí a conducirme como un malandro”.

Jesús "Chuo" Torrealba, secretario Ejecutivo de la MUD. Jesús "Chuo" Torrealba, secretario Ejecutivo de la MUD.

-Usted comentó en su programa de radio “La fuerza es la unión” que a Thomas Shannon le planteó lo mismo que le había dicho antes a Elías Jaua, sobre el peligro de que en Venezuela estalle la violencia social por la falta de alimentos, ¿En qué términos se dio ese debate?

-Uno de los cuatro focos temáticos que se abordarán con el diálogo es el económico, que  lo va a coordinar Leonel Fernández. Ahí estaremos Jaua y yo, hasta tanto no se produzca la incorporación de Voluntad Popular. Recuerda que Unasur preparó una propuesta económica que rebotó muy duramente en el Gobierno y eso se planteó de inmediato. Lo primero que Fernández planteó en la reunión, la madrugada del lunes, cuando se instaló la mesa en el Museo Alejandro Otero y se definía quiénes integrarían la comisión económica, fue que como marco para iniciar la discusión se iniciaba con ese proyecto, y la respuesta de Jaua fue: “Ese es el marco para saber lo que no vamos a hacer”.

-¿Textual, así?

-Así, textual, pero entre sonrisas. Sin embargo, cuando se produce la reunión en sí misma, a las 10:45 de la mañana, la cosa evolucionó bastante bien. La primera exposición, larga, la hace Jaua, con sentido autocrítico de lo que, a su juicio, eran las altas y bajas del Gobierno en materia de alimentos, para aterrizar en que lo más urgente era el abastecimiento. Pedía el desarrollo de una iniciativa nacional para resolver el desabastecimiento. Pidió que no se parezca a la cosa “mendicante y demagógica” del canal humanitario. Dijo que todo eso es una alharaca publicitaria. Yo le dije que la Oposición revisó su posición porque estábamos bastante cerrados al tema económico y social como parte del diálogo; decíamos que no se podían discutir parcialmente soluciones sino el modelo y para eso había que resolver el cambio político. Hoy hemos reevaluado porque la situación de colapso es tan grave que no podemos decirle al país que espere el cambio de Gobierno: Hay que trabajar desde ya. La destrucción de la imagen del Gobierno es tan grande que si se lograran algunas cosas en la microeconomía, el Gobierno no estaría en posibilidad de capitalizar eso. La gente agarraría el logro, el pancito, con la convicción de que a estos tipos hay que sacarlos. Además, el proceso de recuperación del país va a ser tan difícil que hay que empezar de una vez. A Jaua le dije, como activista social que soy, que lo que ha destruido todos los intentos del Gobierno por abordar el tema económico ha sido la corrupción. El tema de los CLAP -que aclaró Jaua es una cosa coyuntural- se lo está comiendo vivo la corrupción, que ahora afecta al consumidor final -las bolsas no llegan o llegan incompletas- que está en sectores populares donde hay indignación y armas. Hay 12 millones de armas ilegales circulando en el país. El país está al borde de una violencia terrible por hambre. Le dije a Jaua, desde el mejor ánimo, que si quiere cooperación en la resolución de ese problema trabajemos juntos.

-¿Hablaron de Polar y de las empresas del sector de alimentos acosadas por el Gobierno?

-En realidad no.

Elías Jaua, diputado y ex canciller. Elías Jaua, diputado y ex canciller.

-¿Qué respondió Jaua?

-Jaua reconoció la corrupción generalizada y que el problema de la violencia era posible. Jaua en esa reunión tuvo una dimensión autocrítica importante, desde su bandera, por supuesto.

-¿Se adelantó algo en el primer encuentro sobre las garantías electorales?

-Planteó (Ernesto) Samper que exista acá una Comisión de Garantías Electorales, similar a la que hay en Colombia. Eso lo vemos en principio con agrado.

-¿Y garantías para el oficialismo para cuando tengan que enfrentar sus cuentas con la Justicia?

-Eso es aparte… Lo hemos dicho con claridad: En el mapa del futuro tenemos que vernos todos, si no, no habrá incentivos para que quienes puedan perder el poder participen del proceso.

-Uno de los participantes del proceso por la MUD me comentó que calculaba que en dos meses podrían tener la satisfacción de los ocho puntos que se consensuaron en el documento conjunto divulgado el lunes, ¿Tiene idea de en cuánto tiempo se pondrán presentar logros?

-Hay gente que piensa que el país se acaba en diciembre. Hay gente que dice que hacer política contra reloj es la manera más segura de equivocarse. El consenso en la Oposición es que este proceso debe dar logros concretos, evaluables por el país, en el término del año 2016, las próximas ocho semanas. El diálogo es como un arbolito de Navidad, eso se marchita en enero. Para mí lo más importante no es cuántas reivindicaciones logré de la lista, sino salir del esquema de la cultura política chavista, del juego suma cero. Esta sería la primera victoria cultural contra el proyecto autoritario. La victoria cultural de (Rómulo) Betancourt fue cuando su partido, por una diferencia mínima, le entregó a Rafael Caldera, demostró que el sistema político que él ideó funcionaba. Si eyectamos a Maduro de Miraflores dentro del mismo esquema, que quien gana descalifica y mete preso al otro, será la victoria cultural definitiva del chavismo. Con este proceso de diálogo nosotros tenemos la oportunidad de recuperar el horizonte electoral, recomponer los poderes públicos y su autonomía, y salir del bullying como política de Estado.

-Carlos Ocariz afirmó que el próximo día 11 se vería si había o no avances en el diálogo, pero si eso empezaba a dar frutos podría resultar un proceso complejo y largo. Cabe una autocrítica de su parte, porque la MUD ha fallado en plantearle a sus seguidores plazos inminentes que a su término no alcanzaron lo ofrecido, ¿Debe la MUD hablarle al país con más claridad para no seguir creando expectativas falsas que alimenten el desánimo?

-Hay personas que como desconocen al pueblo y creen que en diciembre el país se transforma en furro y tambora y se desmoviliza. Los diciembre de 2015 y 2014 fueron extremadamente convulsos a nivel económico y social, y este año no va a ser menos. Quien está siendo devorado por el tiempo y la realidad es el Gobierno, pero ha tenido un aliado: Nosotros, que hemos creado unos elementos fantasmas, que si “la raya amarilla” o cosas como las que Celia Cruz llamó “plazos traicioneros”, que jamás han servido para amarrar al Gobierno sino para amarrarnos nosotros y crear ansiedad y frustración. Yo, como luchador social, prefiero decirle al país que aquí viene una lucha dura y que no va a ser breve, que no termina con la salida de Maduro del poder por un proceso democrático y constitucional. Luego viene la transición pacífica a la democracia, y luego la reconstrucción nacional. Es un esfuerzo de largo aliento. El domingo estuvimos al filo del desastre. Una alianza política a la que le cuesta tanto ponerse de acuerdo para ir a una reunión que nosotros mismos pedimos, las tiene duras para decirle al país y al mundo que sí está en condiciones de gobernar. Esa es mi autocrítica.

KonZapata