konzapata.com

Es la salida de Maduro la que puede parar la escalada de la violencia

martes 25 de abril de 2017, 18:00h
Por Pedro Benítez @PedroBenitezF.- El tradicional temor de los oficiales de la FAN venezolana ha sido la guerra civil. Pero los miembros del Alto Mando militar, que quieren una salida sin más violencia, están con los compañeros de ruta equivocados. Durante los últimos 18 años los dirigentes chavistas han gestado un peligrosísimo coctel de violencia social en las barriadas. San Félix, Los Teques, El Valle y el Guarataro son avisos de lo que viene. Ya no es (sólo) la protesta de la clase media.
Pedro Benítez.

Por Pedro Benítez @PedroBenitezF.- Era lógico que la pasada noche del jueves 20 para el viernes 21, el ex alcalde de Caracas y ex diputado Freddy Bernal realizara un Periscope manifestado la “absoluta normalidad y tranquilidad” de la ciudad. Después de todo, ha sido él uno de los más entusiastas promotores de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), que no ha podido impedir la sublevación de varias barriadas caraqueñas, y del interior de la República, contra las fuerzas del poder público y de los mal denominados colectivos, como aconteció esa noche-madrugada en la parroquia El Valle.

Pero además, desde su paso por el gobierno municipal, el ex burgomaestre ha sido uno de los principales promotores de los grupos de civiles armados al servicio del proyecto político oficial.

Ni los CLAP ni los “colectivos” contuvieron la desordenada furia de los centenares de habitantes de los barrios de El Valle que bajaron a protestar y a enfrentar a la Guardia Nacional. Señal de que el chavismo está perdiendo los mecanismos de control social en los que ha confiado. Esa noche Bernal trataba de calmar a Miraflores.

Todo el peligrosísimo coctel de violencia social que se ha gestado en las barriadas de Caracas durante los últimos 18 años, lo han alimentado dirigentes chavistas entre los cuales destaca él. Primero fueron los círculos bolivarianos. Le suministraron irresponsablemente armas, dinero y chapas. Fue una decisión fríamente calculada la de rodearse de un circulo de seguridad a modo de fuerzas de choque independientes de la FAN, compuesto por elementos con muy malos prontuarios. Esas armas circulan sin control por los barrios.

Freddy Bernal, Jefe del Centro de Control Nacional de los CLAP.

Por otra parte, una sociedad donde la riqueza nacional ha recibido tal grado de destrucción, que desde hace años se cuenta entre las tasas de homicidios por cada 100 mil habitantes más altas del mundo, la pregunta no es por qué aparece este brote de violencia, la pregunta es por qué no ha aparecido antes.

Ciertamente, este ambiente de protesta político-social lo han despertado las acciones de calle de la oposición venezolana. Pero si esa Oposición fuera la mitad de lo malvada de lo que aseguran voceros del oficialismo como Diosdado Cabello, el pasado miércoles no hubiera desperdiciado una oportunidad de oro para incendiar la mitad de Caracas, cuando una multitudinaria manifestación de centenares y miles de personas cruzó la ciudad de hacia el oeste, justo al borde del río Guaire, esa frontera natural que separa en dos la capital de Venezuela, y dentro de la cual se encuentran la mayoría de los edificios públicos que simbolizan el poder político nacional.

Sin embargo, los dirigentes opositores al mismo tiempo que desafiaron al régimen con esa movilización, enviaron un mensaje claro a quién puede interesar: No son ellos los que propiciaran la escalada hacia la guerra civil. Precisamente el mayor temor de los oficiales de la Fuerza Armada Nacional.

Y en este punto es bueno precisar una cuestión: Una cosa es el tipo de protesta de la clase media caraqueña (tradicional núcleo opositor) y otra la de las barriadas.

El chavismo civil (y sus aliados militares) van a recoger lo que sembraron.

Nicolás Maduro, Presidente de la República.

Porque pese a todos los defectos que le pueden achacar, nunca ningún vocero opositor ha avalado el armar a los barrios (como ha hecho Maduro)

Ni en su lenguaje ha estado presente hablar de Kaláshnikov o de sangre como recientemente han explícitamente manifestado varios connotados voceros oficialistas.

Si los miembros del Alto Mando Militar de la FAN quieren una salida sin más violencia, lamentablemente están con el compañero de ruta equivocado. Fue Maduro quien propició directamente los hechos acecidos en el estado Bolívar en diciembre pasado a razón del frustrado retiro de los billetes de 100 bolívares. Ha sido él quien ha precipitado el actual conflicto. Y mientras tenga el sartén por el mango, más hechos se sumarán a esta espiral de la violencia.

Ante la irresponsabilidad exhibida por el círculo del poder chavista, la dirigencia opositora venezolana tiene que dar muestras de un altísimo sentido de la responsabilidad, sin perder la audacia. Nada fácil.

KonZapata