konzapata.com

El juramento que no le cumplieron a Rafael Ramírez

lunes 26 de febrero de 2018, 15:30h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.-  Ahora comienzan a circular las versiones del pacto Chávez, Cabello, Maduro y Ramírez. Ahora que la pelea entre Maduro y Ramírez está al rojo vivo y no se dan tregua. En qué consistía el pacto. Y qué pasó.
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.-  Desde un lugar remoto,  el expresidente de PDVSA sigue golpeando a Nicolás Maduro y al Gobierno. Pero no son misiles. Son dardos. No le hacen daño a Maduro. No le hacen daño a lo que él llama el pranato del poder. Porque aparte de palabras, no hay denuncias, no hay secretos en lo que escribe y dice Ramírez. En cambio, del lado de Maduro y del poder del Palacio de Miraflores recibe bombazos que lo afectan a él, a su entorno y su familia. ¿No dice Ramírez que tiene secretos de Estado? Lo dice pero agrega que no los puede revelar porque se trata de un dirigente con responsabilidad. O será más bien que no cuenta con misiles. No tiene un As bajo la manga. Porque es lo que comentan quienes han hablado en los últimos meses con él. No lo reconoce él. Pero quienes lo conocen sacan estas conclusiones:

Hugo Chávez, ex presidente de Venezuela.

-Entregó PDVSA sin negociar. O confió en la palabra de Maduro, que iba de Vicepresidente Ejecutivo con todos los poderes.

-Que se confió en el pacto celebrado con Hugo Chávez, con Diosdado Cabello, con el mismo Maduro. El pacto con Chávez enfermo.

-Que el pacto consistía en una sucesión de presidencias. Primero Maduro y después él y más tarde Cabello.

-Que fue un juramento. Y en ello creyó.

-Que, además, el pacto establecía que conservaría la presidencia de PDVSA.

-Sin embargo, Maduro no lo quiso desde un primer momento. Y es que Maduro sabía, como Chávez, que el poder es PDVSA, y sabiéndolo Ramírez, cómo es que no midió las consecuencias de entregar la empresa.

-Como al parecer ni cuenta con un As bajo la manga, no tiene otra opción que la de apelar a la memoria de Chávez, convencido de que  era el segundo pupilo de aquel. Que Chávez lo estimaba. Y que Chávez confiaba en lo que hacía.

-Con ese discurso no se mantiene el poder. No se conquista el poder. Tal vez lo escuchen algunos chavistas, pero quien está arriba es Maduro, y Cabello, que un par de veces lo defendió, ahora guarda silencio. No puede hacer otra cosa Cabello. Este es el tiempo de Maduro.

-¿Fue ingenuo Ramírez? ¿O creía que estaba blindado en el poder? ¿Se creía muy poderoso?

KonZapata