konzapata.com

Maduro goza en Estambul mientras aparecen detonantes de la crisis

jueves 20 de septiembre de 2018, 19:00h
Por Orlando Zamora.- La acción política del día a día es impredecible. Aparecen los detonantes. Tienen su propia dinámica. Aún bajo el mayor desaliento de los desesperados por cambiar el rumbo del país, acontecen esos detonantes políticos.
Maduro goza en Estambul mientras aparecen detonantes de la crisis

Cuando el debate por el poder transcurre en terrenos de alternancia democrática, basta esperar una elección presidencial y el descontento acumulado se convierte en votos que varían el destino de un país.

Bajo regímenes autoritarios se arrincona la disidencia, se destruyen las organizaciones políticas y se obliga a depender de lo que llamamos detonantes. Como hay muchos tamaños los clasificamos en detonantillos, detonantes y el gran detonante final.

Los detonantes para que tengan éxito tienen que venir acompañados de sindicatos, gremios unidos, partidos y ciudadanos simples. La lucha tiene que ser tenaz y consecuente.

Estambul: Decir que todo lo organizó el chef es una tontería, elaborar un tour presidencial tiene su ciencia y secreto, personalizar tabacos lleva su tiempo. Fue un error de cálculo político.

Lo acontecido en un restaurant situado en la ciudad de Estambul no destronará del poder a Nicolás Maduro, pero, como pequeño incidente tiene una gran trascendencia: unifica por horas una indignación profunda de los venezolanos que tienen meses o años sin ver un churrasco de carne o la escena cinematográfica de un personaje con poder y tabaco.

Decir que todo lo organizó el chef es una tontería, elaborar un tour presidencial tiene su ciencia y secreto, personalizar tabacos lleva su tiempo. Fue un error de cálculo político, que sacudió las redes y a estas no las mueve cualquiera a su voluntad, son libres, espontáneas.

Septiembre y octubre: meses de detonantes

La palabra detonante es bélica. El diccionario Larousse la define como “Capaz de detonar o hacer explosión:mezcla detonante”. En éste último sentido la entendemos. Conjunto de factores que coinciden para hacer virar un rumbo, pacifico tal vez, lo deseamos así, pero es de lucha y las formas de éstas las determinan las condiciones imperantes.

No entendemos la impaciencia y división mental de tantos, las luchas se unifican y arrancan con o sin partidos organizados. Al final todos entran en la lucha.

Fueron detonantes el “Por ahora” de Chávez en 1992. También la amenaza de éste de instaurar un régimen autócrata en 2002 (o acaso no lo fue). El cierre de RCTV en 2007. El socialismo anunciado ese preciso año, derrotado en las urnas, en el referendo constitucional.

Las protestas son cada vez más numerosas en Venezuela. Foto Twitter: @VTVcanal8

Fueron detonantes también las ventajistas elecciones del 2013, la denuncia de la Fiscal General Ortega Díaz en el 2017, paremos de contar, ¿Se acabaron los detonantes en Venezuela? Nada que ver. Sobran:

  • Ya los gremios desentierran el hacha de pelea, nada más y nada menos que por la pulverización de 3.000 contrataciones colectivas que indemnizan las escalas salariales al gordo salario mínimo actual.
  • El sector público encabeza esa pelea, metro, electricistas, Cancillería, Salud, magisterio, médicos integrales, universidades siderúrgico. Los privados: construcción, ganaderos, comercio.
  • La pérdida prematura del poder de compra del salario mínimo, tremenda confrontación expresada en colas en búsqueda de alimentos, remedios, el dinero en efectivo que inicia el circulo vicioso de la sobrevivencia.
  • Los estragos del paquetazo rojo, neoliberalismo en socialismo, recién comienzan.
  • La nueva constitución comunal socialista que anuncia ya sus desastres: estado centralizado, senado comunal, rudas sanciones a los traidores del socialismo, alternancia ilimitada en el poder.
  • La hiperinflación llegó para quedarse, esta desarrolla su peor fase y se le combate con gasolina. Caída de todos los medios de obtención de divisas. Diáspora eterna.
  • Servicios en el suelo: luz, aseo, comunicaciones, transporte, gas, seguridad.
  • Default hecho realidad, la hipoteca del país al imperio chino, mayores sanciones financieras y económicas. Dificultades operativas de la enana banca criolla. La dolarización del turismo, pasajes aéreos a la Isla de Margarita.
  • En el exterior la pelea no es entre venezolanos sino propia, vista las grandes dificultades creadas al interior de numerosos países vecinos o no.

No hay forma de contener al cansancio. Este se acumula. Se multiplica en silencio en forma exponencial.