konzapata.com

El imperio chino también busca petróleo en Guyana

lunes 24 de septiembre de 2018, 15:14h
Por Juan Antonio Avellaneda.- Para ponerlo en perspectiva: Si continúa el declive de producción de PDVSA y el desarrollo de los campos offshore de Guyana se manejan de acuerdo a lo estimado, es probable que en algún momento Guyana y Venezuela produzcan la misma cantidad de petróleo. Algo parecido ocurre con Colombia.
El plan chino es garantizarse energía barata / Foto: Partido Comunista de China.
Ampliar
El plan chino es garantizarse energía barata / Foto: Partido Comunista de China.

El presidente Nicolas Maduro anunció a su regreso de China que el presidente de la empresa petrolera estatal china CNPC estaría llegando a Caracas próximamente para firmar los acuerdos de aumento de producción de crudo. Así, CNPC ha sido colocada como la gran socia estratégica de PDVSA para la recuperación de la industria.

Este caso estratégico del gobierno de Maduro se parece a otro. El de la empresa CNOOC (Otra empresa petrolera estatal china dedicada a la producción off-shore de petróleo) que es socia en un conglomerado que posee los derechos de explotación de los campos en aguas abiertas, aguas que forman parte de la zona en reclamación del Esequibo.

No es extraño que China firme acuerdos con Venezuela y Guyana simultáneamente, con PDVSA y la ExxonMobil o con quien sea. La meta es conseguir la energía que sirva de combustible al plan de desarrollo.

Guyana un pequeño país de 800.000 habitantes y un Producto Interno Bruto de apenas 6.000 millones de dólares anuales lleva 4 años siendo la vedette del mundo petrolero. Y es que en aguas marítimas ( técnicamente en disputa con Venezuela por el reclamo del Esequibo ) ha descubierto el mayor yacimiento de crudo de los últimos años que lo pondría a producir unos 750.000 barriles diarios para 2025, y obtener ingresos de por lo menos 20.000 millones de dólares anuales a partir de 2020.

Para ponerlo en perspectiva: Si continúa el declive de producción de PDVSA y el desarrollo de los campos offshore de Guyana se manejan de acuerdo a lo estimado, es probable que en algún momento Guyana y Venezuela produzcan la misma cantidad de petróleo. Algo parecido ocurre con Colombia.

Este cuento de fantasía del vecino país puede complicarse si Venezuela ejerciera la presión diplomática adecuada dado que según algunos expertos la mayoría de esas reservas de petróleo están en agua territoriales de la zona en reclamación.

¿Cuál empresa está a cargo de estos descubrimientos, explotación y producción?

Un consorcio liderado por la ExxonMobil con 45%, Hess Corporation 30%, y la estatal china CNOOC con 20%. Es la ExxoMobil la trasnacional norteamericana que se enfrentó a Hugo Chávez por lanacionalización de sus activos en la Faja del Orinoco y demandó a Venezuela.

Hess Corporation es la trasnacional norteamericana que tuvo problemas legales con Venezuela por su sociedad con PDVSA en la refineria Hovensa en las Islas Virgenes.

Y CNOOC es el brazo petrolero off-shore de la República Popular China. En efecto, China, el aliado político de la revolución bolivariana.

Desde que Xi Jinping tomo las riendas de la Republica Popular China el 14 de marzo del 2013 (curiosamente meses antes de la victoria electoral de Nicolas Maduro), el pragmatismo es lo primordial en el gobierno chino. Las metas económicas, sociales tecnológicas en el llamado plan “Sueño Chino 2049 ” incluyen inversiones fuertes en África y Latinoamérica con un solo fin: Obtener energía de la forma más barata.

Maduro guarda silencio ante el plan chino en Guyana / Foto: Ministerio de la Presidencia de Venezuela

En consecuencia, no es extraño que firmen acuerdos con Venezuela y Guyana simultáneamente, con PDVSA y la ExxonMobil o con quien sea. La meta es conseguir esa energía y esos recursos naturales de la mejor forma posible que sirvan de combustible y sostengan el plan de desarrollo.

Del lado de Venezuela es que aparecen todas las interrogantes. Históricamente gobiernos populistas en el mundo han aprovechado el nacionalismo para aumentar su popularidad. El caso de estos descubrimientos petroleros pone en bandeja de plata que el Gobierno de Maduro se plantee una estrategia en tal sentido. Se trata de petróleo descubierto en aguas en reclamación y además hallado con el liderazgo de una empresa se supone enemiga, la imperialista ExxonMobil.

Sin embargo ese 20% de intereses chino en ese jugoso proyecto parece ser suficiente para que elgobierno de Maduro olvide el tema del Esequibo. ¿Es esta la explicación?

Si el tema Guyana-Venezuela es tratado o no en las cumbres China-Venezuela es casi imposible saberlopor el hermetismo en la información del lado de Pekín y la desinformación del lado Venezolano, pero sí es sospechoso la forma como desde hace unos años, primero Hugo Chávez, y ahora el gobierno de Maduro,dejaron en segundo plano el tema de la zona de reclamación con Guyana. ¿Será una petición expresa de Xi Jinping?